Murdoch abandona el barco de Trump

El multimillonario de 89 años ha dejado que este iceberg a modo de horóscopo filtrado se empotre de lleno en toda la proa del que en su día fue su protegido

Foto: Rupert Murdoch charla con Donald Trump en una imagen de archivo. (Reuters)
Rupert Murdoch charla con Donald Trump en una imagen de archivo. (Reuters)

Empieza a sonar la música final del 'sálvese quien pueda' del Titanic. Las mujeres, los niños y los poderosos, primero. La orquesta hace esfuerzos, pero se está quedando sola. Se hunden. Al menos, así retumbaron ayer los supuestos comentarios que el magnate Rupert Murdoch habría hecho a tres colaboradores suyos: “Joe Biden va a ganar las elecciones de manera aplastante” y que publicó ayer en exclusiva 'The Daily Beast'. Asimismo, añadía el periódico digital que el presidente de News Corp habría apuntalado sus vaticinios con otro pronóstico alentador para el pueblo americano: “La gente está lista para 'sleepy' Joe “, el mote famoso que han puesto durante toda la campaña al candidato demócrata, que hace referencia a la vejez y somnolencia de Biden y que todo sea dicho, se ajusta bastante a la realidad.

Sea como fuere, estos adelantos en voz alta no han sido desmentidos por el entorno del todopoderoso dueño de un holding que dirige una lista eterna de periódicos, entre ellos 'The Wall Street Journal', 'The New York Post', 'The Sun' y 'The Times', la cadena de televisión FOX TV, revistas, editoriales, la famosa 20th Century Fox compañía de cine filial de Walt Disney, equipos de rugby y futbol, y un largo etcétera de negocios que controlan medio mundo del entretenimiento y facturan, cifras astronómicas.

Según el diario, y a petición de una confirmación de estas declaraciones, Murdoch respondió: "Sin comentarios, excepto que nunca he llamado a Trump idiota" refiriéndose a una noticia publicada en 2018 en la que el billonario llamó al presidente un "jodido idiota" después de unas declaraciones que hizo sobre inmigración. Si bien Murdoch cree que el resultado de las elecciones es un hecho, su tabloide de Nueva York ha estado haciendo lo indecible para ayudar a Trump.

Si bien Murdoch cree que el resultado de las elecciones es un hecho, su tabloide ha estado haciendo lo indecible para ayudar a Trump

Este pasado miércoles 'The New York Post' publicó un reportaje bajo el título “Los correos secretos de Biden” haciendo referencia a los emails con los que Hunter Biden había puesto en contacto a su padre con un empresario ucraniano cuando era vicepresidente. Aunque el Post se basó en documentos no probados que parece fueron entregados por el abogado de Trump, Rudy Giuliani, el equipo de Biden ha negado que tal reunión haya tenido lugar. El asunto ha pasado sin pena ni gloria y suena ya a una canción demasiado repetida y poco documentada.

Según 'The Daily Beast', la crisis entre Trump y Murdoch viene desde el principio de la pandemia, y al parecer, se ha visto agravada por las constantes quejas del republicano contra el canal de televisión FOX. Algo difícil de entender porque salvo algunas honrosas excepciones, los periodistas de este canal están haciendo prácticamente de portavoces de la Casa Blanca. Pero la realidad es que el multimillonario de 89 años ha dejado que este iceberg a modo de horóscopo filtrado se empotre de lleno en toda la proa del buque del que en su día fue su protegido.

Donald Trump durante un mitin. (Reuters)
Donald Trump durante un mitin. (Reuters)

Y no es la primera vez que pone la mano en la bola de cristal y se descuelga con un anticipo electoral. Acertó con el triunfo de Obama en 2008, algo que tampoco era tan difícil de adelantar. Pero hoy nuestra realidad es tan volátil como aterradora y aunque los republicanos siguen esperanzados en una réplica de la victoria no esperada de hace cuatro años, todo apunta a que pintan bastos, frío y hielo para Donald Trump. Lo gélido de verdad, vendrá después. Porque por mucho que las encuestas, los town-halls, los medios de comunicación, las redes sociales, las estrellas del cine, los mítines, incluso la llegada al poder en el Tribunal Supremo augure victorias y derrotas, no habrá nada que celebrar.

Los republicanos siguen esperanzados en una réplica de la victoria no esperada de hace cuatro años, todo apunta a que pintan bastos, frío y hielo

Porque los esfuerzos puestos en desalojar a Donald Trump del despacho Oval no están revirtiendo en crear una alternativa que sepa (y pueda) guiar este país los próximos cuatro años. No habrá tiempo ni dinero para poder entrar en charcos como derogar el Obamacare como prometen los republicanos ni mejorarlo hasta llegar a una especie de sanidad universal como aseguran los demócratas. Tampoco se hará nada para modificar una coma de la legislación actual del aborto, aunque aseguren que para eso está destinada la jueza Barrett y decepcionará a todos esos que le han convertido de manera injusta en un demonio al igual que los que le exigen ser un cruce entre Santa Teresa y la mejor firma de abogados del mundo.

Por desgracia, este no estará en 2021 para nuevas travesías. Porque una cuarta parte de los consumidores estadounidenses dicen que tienen menos de tres semanas antes de que su dinero en efectivo se termine, según Credit Karma. Esto afectaría a millones de personas que se encuentran haciendo el pino con sus finanzas después de que las cifras altísimas de paro no dejen de empeorar. Y es que este informe señala que uno de cada cinco americanos podría quedarse sin dinero antes del día de las elecciones.

Y esto, a parte de los otros dramas, hará de este país donde se cumplen los sueños, una interminable pesadilla. El mundo mejor al que todos aspiramos se va a quedar parado mientras solo podrá concentrar sus fuerzas en sobrevivir. Las mujeres y los niños no serán los primeros. Porque del barco herido de muerte, ya están saltando los ricos y poderosos primero y Murdoch, el gran magnate de la derecha, ya se han instalado en otro buque que, de momento, no se ha tragado el hielo. Porque los demócratas, si ganan, tendrán que sacar del agua a demasiados y no hay flotadores para todos. Y los republicanos se están gastando toda su fortuna en salvar sus muebles. Unos por otros, veremos lo que dura esta película. Yo, me la imagino agarrada a una tabla y con los labios morados de frío.

540 Park Avenue
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios