Frente a los falsos debates contra Colón en EEUU, es hora de recordar el legado hispano

Estados Unidos es heredera de la influencia inglesa y francesa, pero no se puede borrar de un plumazo su profundo legado hispano

Foto: El entonces príncipe Felipe en Florida por el aniversario de Juan Ponce de León. (Reuters)
El entonces príncipe Felipe en Florida por el aniversario de Juan Ponce de León. (Reuters)

El próximo 15 de septiembre comienza en Estados Unidos el Mes de la Herencia Hispana, un período de celebraciones en el que se organizan una larga lista de actividades culturales, sociales y educativas para reivindicar el legado de los hispanos en la cultura e identidad del país. Establecida en 1968 por el presidente Lyndon B. Johnson como Semana de la Herencia Hispana, fue ampliada a su periodo actual de 30 días en 1988 por iniciativa de Ronald Reagan.

Desde entonces, cada año se aprovecha esta fecha para homenajear a los hispanos de Estados Unidos, una comunidad que no para de crecer y que ya está formada por casi 60 millones de personas. Un año más la Casa Blanca acogerá el 27 de septiembre un acto de gala con líderes hispanos de diferentes ámbitos. Será sin duda una cita donde la atención estará centrada en Donald Trump y en sus declaraciones.

En los últimos años la comunidad hispana está haciendo frente a importantes y difíciles desafíos.

Muchos ven en su crecimiento una amenaza contra Estados Unidos, pero olvidan que la cultura hispana ha sido una parte esencial en el origen y el desarrollo de este país en los últimos siglos. La historia oficial nos ha contado una y otra vez que los orígenes de Estados Unidos se remontan a la llegada de los peregrinos en el buque Mayflower a las costas de Massachussets en 1620, pero no podemos olvidar que más de un siglo antes, en 1513, Juan Ponce de León llegó a las tierras de Florida y con él se iniciarían más de tres siglos de presencia activa y una profunda influencia en gran parte de los territorios del país.

La historia nos cuenta los orígenes de EEUU en los peregrinos del Mayflower, pero olvidamos que más de un siglo antes Juan Ponce de León llegó a Florida

Un legado que sigue muy presente en la cultura, la arquitectura, las tradiciones, los símbolos, la toponimia y otros muchos ámbitos.

Estados Unidos es heredera de la influencia inglesa y francesa, pero no se puede borrar de un plumazo su profundo legado hispano. Es decir, los hispanos no son unos recién llegados desde una cultura ajena. De hecho, han jugado un papel tan esencial como desconocido. Muchos con sus propias vidas sirviendo en el Ejército; otros tantos creando negocios y generando riqueza y, en definitiva, formando parte activa de sus comunidades.

Por ello, la mejor manera hoy de hacer frente a los enemigos de lo hispano es transmitir a las nuevas generaciones la cultura, la historia y el legado hispano de Estados Unidos.

España no debería quedarse al margen de este gigantesco desafío

Cuando hoy se abren falsos debates acusando a Cristóbal Colón de genocida, o se persigue al español como si fuera una lengua ajena, no sólo se falta a la verdad, sino que se desprecia una parte crucial de la historia de Estados Unidos. Es evidente que falta mucho camino por recorrer, pero hay luz al final de túnel. Son cada vez más las voces - tanto del ámbito hispano como anglosajón - que están redescubriendo y divulgando el legado hispano en Norteamérica y en los últimos años vemos más autores, más publicaciones y más eventos de difusión que tratan de hacer frente a la manipulación y el fanatismo.

La solución pasa, una vez más, por la cultura y la educación. Y desde España no deberíamos quedarnos al margen de este gigantesco desafío por el que merece la pena dar la batalla.

Arlington Bridge
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios