Sanders sube, Buttigieg aguanta y Warren se hunde: las claves de las primarias en EEUU

Tras la celebración de las primarias de New Hampshire, la carrera por la nominación demócrata está dejando algunas conclusiones interesantes

Foto: El candidato Bernie Sanders. (Reuters)
El candidato Bernie Sanders. (Reuters)

Tras la celebración de las primarias de New Hampshire, la carrera por la nominación demócrata está dejando algunas conclusiones interesantes, si bien todavía estamos en una fase inicial y puede haber cambios.

En primer lugar, la imagen del Partido Demócrata sigue dañada. No sólo por el ridículo que hizo en los caucus de Iowa, sino también por la profunda crisis de identidad en la que sigue sumergido y que puede verse en los perfiles tan diferentes de los distintos candidatos. Desde la izquierda más socialista hasta los que defienden posiciones más centristas.

En este sentido, Bernie Sanders y Pete Buttigieg están ahora mismo en cabeza tras las dos primeras citas. Por su parte, Joe Biden y Elizabeth Warren tienen serios problemas y si no son capaces de remontar en las próximas votaciones en Nevada (22 febrero) y Carolina del Sur (29 febrero) sus opciones se alejarán todavía más.

En el caso del exvicepresidente Biden, sus esperanzas pasan por la hipótesis de que los siguientes estados, donde la población afroamericana e hispana es más importante, supongan un balón de oxígeno para su candidatura. En caso contrario, Joe Biden podría convertirse en el nuevo Jeb Bush, que en 2016 partía como el candidato favorito oficial y poco a poco su campaña fue desmoronándose.

Elizabeth Warren, la candidata que partía como la heroína de la élite intelectual demócrata, está teniendo serios problemas hasta la fecha. Tanto en Iowa como New Hampshire ha cosechado dos sonoros fracasos, lo que está poniendo a prueba su capacidad de resistencia. Warren representa el ala izquierda tradicional del Partido Demócrata, pero tiene graves problemas para conectar con el voto joven, que mayoritariamente está apoyando al candidato de más edad, Bernie Sanders. Además, Warren tiene una imagen que recuerda mucho a Hillary Clinton, lo cual no supone un gran activo en estos tiempos.

Warren representa el ala izquierda tradicional del Partido Demócrata, pero tiene graves problemas para conectar con el voto joven

Pete Buttigieg dio la sorpresa en Iowa, a pesar del caos vivido durante el recuento. Frente a los 78 años de Sanders, Buttegieg tiene 37 y una trayectoria a priori diseñada para triunfar en la política de Estados Unidos: graduado en Harvard, alcalde de su ciudad natal, sirvió en el Ejército en Afganistán durante varios meses y cuenta además con experiencia en el sector privado, en una gran compañía como McKinsey & Co. De profundas convicciones religiosas, defiende posturas más próximas al centro, lo que hace que vaya cogiendo cada vez más apoyo entre amplios sectores del aparato de su partido. En caso de conseguir la nominación, sería el primer candidato milennial y gay en optar a la presidencia.

Pero si hay un nombre que sobresale en lo que va de campaña no es otro que el de Donald Trump. En pocos días, el presidente ha vivido sus mejores momentos desde que llegó a la Casa Blanca: asistiendo al colapso demócrata en Iowa; con su discurso del Estado de la Unión y la polémica reacción de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi [que rompió el discurso]; y, sobre todo, tras su absolución del proceso de 'impeachment'. Donald Trump está viviendo días felices en Pennsylvania Avenue.

Arlington Bridge
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios