¿Debe Europa prohibir el velo?

La izquierda que defiende el derecho a la identidad "musulmana" olvida que ésta solo es para restregársela a los varones. Ante las mujeres no hace falta. El hiyab expresa una identidad sexual

Foto: Mujeres con velo se abanican durante las oraciones de Eid al-Fitr que marca el final del Ramadán, en Ceuta, en junio de 2017. (Reuters)
Mujeres con velo se abanican durante las oraciones de Eid al-Fitr que marca el final del Ramadán, en Ceuta, en junio de 2017. (Reuters)

“El velo es como el alcohol: hace daño a una edad temprana y tiene que estar prohibido en la infancia”. Así de claro se ha pronunciado una pensadora tunecina, Hélé Béji, respecto a la eterna cuestión –llevamos 15 años con la copla– de qué hacer con el velo islamista en Europa.

Son palabras mayores. Pronunciar “velo” y “prohibición” en la misma frase hoy día casi equivale a ondear una bandera rojigualda con aguilucho, yugo y flechas o sacarse un selfie con Santiago Abascal montado a caballo. Prohibir cualquier cosa que se llama islámica, eso es el consenso hoy día, es de fachas. Peor: de islamófobos. De cruzados redivivos.

A eso hemos llegado. No sé si la izquierda todavía recuerda el adagio de Marx según el que la religión es el opio del pueblo, pero de ser así, está colocando un gran paréntesis alrededor del islam. ¿Prohibir el crucifijo en las aulas? Allá vamos. ¿Prohibir el hiyab a las alumnas? ¡Anatema!

Por supuesto se puede estar a favor de la legalidad de los opiáceos. Cada uno es libre de meterse en el cuerpo o en la cabeza lo que más gusto le dé. Bajo su responsabilidad de adulto informado: en los productos religiosos debería constar, por ley, una advertencia para hacer saber al consumidor que esa sustancia puede perjudicar gravemente la salud. Y otra para aclarar que no se debe suministrar a los menores de edad.

“El velo es una agresión de una personalidad que aún no está formada”, resume Hélé Béji la nueva práctica –no tiene nada de tradicional– de colocar un hiyab a las niñas mucho antes de ver conveniente explicarles qué significa este trozo de tela.

Como me temo, lectora, que a usted tampoco han visto conveniente explicárselo, se lo resumo: el hiyab –desde el básico que tapa el pelo y el escote hasta el niqab que aniquila la cabeza de la mujer envolviéndola en una tela negra– trata de ocultar los encantos femeninos para no suscitar en los hombres pensamientos de tipo sexual que podrían llevarlos a cometer un acto de agresión contra la mujer, verbigracia abalanzarse sobre ella y violarla.

Velos en venta durante el 35º Encuentro Anual de los Musulmanes Franceses (RAMF), un evento organizado por la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia, en Le Bourget, cerca de París, el 30 de marzo de 2018. (Reuters)
Velos en venta durante el 35º Encuentro Anual de los Musulmanes Franceses (RAMF), un evento organizado por la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia, en Le Bourget, cerca de París, el 30 de marzo de 2018. (Reuters)

¿Qué identidad?

Ver a una mujer desnuda provoca el apetito del hombre, le hace perder la cabeza y lleva a la agresión sexual. Porque un hombre no puede aguantarse si se excita, está en su naturaleza, es su derecho. Solución: evitar que el hombre vea una mujer desnuda. Y “desnudo” es, en esta versión ultraortodoxa del islam que hoy se vende en farmacia como la única aprobada por las autoridades sanitarias, el cuerpo entero de la mujer, salvo el óvalo de su cara, sus manos y sus pies. (Lo de tapar la cara ya es voluntario, para intensificar el efecto).

No hablo de un significado histórico, remoto, rebuscada en los pergaminos de teología. Hablo de lo que significa el hiyab hoy día, en su vida cotidiana, para absolutamente toda mujer que decide ponérselo. Repito: toda mujer. Con la excepción, quizás, de alguna conversa como Laure Quiroga, capaz de posar en Interviú para promocionar su negocio particular de opiáceos light, casi cabría decir surtido de metadona.

Por supuesto, si pregunta usted a las conversas, o las semiconversas –aquellas que por tener un padre magrebí o árabe se consideran musulmanas por nacimiento– les dirán que ponerse el hiyab es una cuestión de “identidad”. ¿Qué identidad? Porque no es la de una etnia ni de un colectivo inmigrante que quiera conservar las costumbres de su tierra: en Marruecos no se conocía el concepto del hiyab hasta los años 80. El concepto de que el pelo de una mujer justifica una violación solo se ha difundido por el mundo con la corriente del ultrafundamentalismo financiada, en santa competencia, por los seguidores de Jomeini y los salafistas respaldados por las monarquías wahabíes del Golfo. Esos que han usurpado el nombre del islam y van destruyendo, a conciencia y sin piedad, la cultura y las creencias de todos los países a los que les tocó en suerte llamarse musulmanes.

Así que haga usted la prueba: pregunte a una mujer que haya decidido libremente llevar el hiyab en qué momento puede quitárselo. Le adelanto la respuesta: delante de hombres, no (salvo el novio, marido, padre, hermano). Delante de mujeres, sean quienes sean, sí. La 'identidad' solo es para restregársela a los varones. Ante las mujeres no hace falta.

En otras palabras: el hiyab expresa una identidad sexual. Sexista, para ser más claros.

Y esto tiene consecuencias: por ejemplo, pedir horarios separados por sexos en las piscinas públicas. Por identidad. No poder ir a la playa nunca, salvo utilizando ese maravilloso invento australiano comercializado bajo el nombre de burkini. Como no es algo especialmente cómodo, tal vez la solución sea pedir playas separadas por sexos también, como ya las hay en Israel para las ultraortodoxas (judías, en este caso: en el sexismo, las religiones están todas hermanadas).

Una joven en burkini se hace un selfie en una playa de Cannes, en 2017. (Reuters)
Una joven en burkini se hace un selfie en una playa de Cannes, en 2017. (Reuters)

Exigencia desde la cuna

Por supuesto, a usted le puede producir ternura una chavala de 13 años que llega al colegio e insiste en llevar hiyab (“porque quiero”, dirá); ya se ocuparán documentales y películas educativas, encargados por los movimientos islamistas, de promover este sentimiento de: si lo dice la niña, habrá que respetarlo, habrá que darle esta libertad. La libertad de no ser libre. Porque el velo, este es su característica esencial, no se puede quitar (ante el sexo masculino). Si pudiera quitarse, no habría debate.

Si pudiera quitarse, ninguna empleada recurriría al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo para que le certifique que ella tiene derecho a trabajar con el velo puesto. El argumentario ante la Justicia no es que una empleada puede vestir cómo le dé la gana –porque ninguna empleada puede vestir como le da la gana– sino que está obligada, por una fuerza superior a las normas de la empresa, a llevar este velo. Lo que se pide a la Justicia es que reconozca esta obligación. Que eleve la falta de libertad a rango de bien jurídico a proteger.

Y esta falta de libertad es la que las familias islamistas de Europa exigen para sus hijas. Desde la cuna: dese una vuelta por Facebook para ver los parabienes que se echan mutuamente ciertas señoras ante la foto de una bebé con el hiyab puesto. En 2016, el público de Austria descubrió la existencia de guarderías –sí, guarderías– donde a las niñas les colocaban un chador blanco. Cuando saltó el escándalo, académicos y politólogos que se declaran portavoces de la “tolerancia” dirigieron su furia contra la prensa: publicar esas fotos era señal de islamofobia, aseveraron. No se pronunciaron sobre qué significa colocarle a niñas de tres años un atuendo necesario para no espolear el impulso sexual masculino. A esto hemos llegado.

A esto hemos llegado con el pleno apoyo de Europa: de sus dirigentes políticos, sus empresarios, sus movimientos contestatarios. Por 6,99 euros, usted puede comprar en Marks & Spencer un hiyab negro como uniforme escolar para su hija de tres años. No digo un pañuelito. Digo un chador al estilo de la Revolución de Jomeini, más negro y más largo, más casto y más decente que el que llevaba Nora Baños cuando pidió ser candidata a eurodiputada en las filas de Podemos. Puede ver la foto aquí: sigue en venta. Se montó la polémica, pero la empresa no ha retirado el artículo. Lo piden desde los propios colegios, aseveran. Para niñas, repito, de tres a ocho años.

“Te acercamos la realidad del islam” reza la portada de la Fundación de Cultura Islámica española (FUNCI), bajo una foto que muestra a un hombre, de cabeza descubierta, camiseta y pantalón, junto a cuatro féminas, todas cubiertas con pañuelos que le llegan hasta media espalda, una de ellas claramente menor de diez años. Usted, lectora, pensará seguramente que se trata de una web creada por Vox para denunciar la “islamización de Europa”: así exactamente es como la ultraderecha, desde Santiago Abascal a Viktor Orban, pasando por Geert Wilders y la AfD alemana, pinta al “enemigo invasor”.

Pero no es una web de la ultraderecha. Financia: Obra Social La Caixa. Y colaboran: Aecid, Ministerio de Educación y Cultura, Ministerio de Asuntos Exteriores, Ayuntamiento de Madrid, Instituto Cervantes, Unión Europea y Unesco. “Combatimos los tópicos”, tiene la cara de añadir la misma fundación, que suele ayudar a difundir el “Día del hiyab” anual, tipo degustación gratuita para quienes quieren acercarse a la droga.

Un hombre participa en una protesta contra el Consejo de Estado de Francia tras la decisión de prohibir el burkini en las playas galas, en agosto de 2016. (Reuters)
Un hombre participa en una protesta contra el Consejo de Estado de Francia tras la decisión de prohibir el burkini en las playas galas, en agosto de 2016. (Reuters)

La secta del velo no es "el islam"

Sí: Tapar a las niñas musulmanas es una causa común europea en la que cierran filas banqueros con concejalas que se creen de la izquierda. Juntan sus fuerzas los accionistas de una multinacional textil y las activistas de la Puerta del Sol: las que dieron sus votos a Nora Baños para que representara a la izquierda española en Bruselas, con su uniforme religioso enarbolado en señal de “diversidad” y “tolerancia”. Para lanzar, desde debajo de este uniforme diseñado para no perturbar la paz sexual masculina, discursos contra el Patriarcado.

Por supuesto, cada persona adulta es libre de propagar la ideología que desee desde los escaños de un Parlamento. Pero ¿desde la pizarra de un colegio? ¿desde la guardería? ¿No es la obligación del Estado vigilar que niñas y niños crezcan en un ambiente sano, sin opiáceos y sin normas que les enseñen que es obligación de la mujer taparse el pelo para evitar las violaciones? ¿No debería ofrecer al menos un espacio, el del colegio, con sus aulas y su patio, para garantizar que estas niñas tengan posibilidad de experimentar la igualdad de sexos y el respeto mutuo? ¿Un espacio en el que no tengan validez las normas de la secta (llamar religión a la ideología del velo sería un insulto al islam) que rigen en su casa?

A usted no le hablarán de la obligación de taparse ante el otro sexo: ante usted defenderán la “libertad de elegir” la vestimenta y la opción de “no seguir las normas occidentales”. Es decir: defenderán la libertad del teólogo fundamentalista de imponer su obsesión sexual a toda niña nacida de padres a los que su país de origen les obligó a poner “musulmán” en la casilla del carné de identidad.

Y evitarán cuidadosamente que usted se haga la siguiente pregunta: ¿podrá esta niña, libre y feliz con su velo, participar en clases de natación? ¿O es que nadar es un invento occidental? ¿Podrá participar en un taller de teatro en un papel que no sea el de monja o musulmana? ¿O es que el teatro es un invento occidental? ¿Podrá enamorarse de un chico no musulmán? O es que enamorarse en un invento occidental?

Para quienes promueven el velo, todo lo que no coincide con su visión de segregación de sexos es 'occidental', así fuese costumbre y tradición en los pueblos de los que provienen sus padres (sí: allí también bailan, nadan y se enamoran). El velo, hoy en Europa, sirve para dividir la población en dos grupos: los que viven acorde a inventos occidentales –nadar, bailar, besarse– y los musulmanes. Las musulmanas, mejor dicho: los teólogos les han asignado a las mujeres, solo a ellas, el trabajo sucio de hacer la labor de segregación. Estos colectivos musulmanes hoy ya son guetos: en ellos –véase Inglaterra– pesa más la voz de un telepredicador de Qatar que la de la ley. Los políticos europeos – véase Cataluña – preparan concordatos con Estados islámicos para transferirles la gestión de esas comunidades, vía la mezquita.

Posters electorales de Kenza Drider, candidata a la presidencia de Francia en 2012 que basó su campaña en la defensa del derecho al velo integral. (Reuters)
Posters electorales de Kenza Drider, candidata a la presidencia de Francia en 2012 que basó su campaña en la defensa del derecho al velo integral. (Reuters)

Súbditos ideológicos de otras potencias

Europa –el nombre que con tanto orgullo se da la Unión Europea– está diseñando en estos momentos su disolución como territorio unido por leyes comunes, derechos comunes, una ciudadanía común. Está finiquitando el proyecto de unidad surgido tras la II Guerra Mundial. Promociona y financia la fragmentación de su población en grupos visualmente distintos, reconocibles a primera vista, con derechos y deberes diferenciados. Está creando colectivos sociales que no serán europeos sino súbditos ideológicos de otras potencias geopolíticas. Siguiendo el mismo modelo con el que Israel ya ha conseguido erigirse en portavoz y en representante legal de toda comunidad judía en el mundo, pero ahora a una escala numérica infinitamente mayor.

Lo visual es fundamental: para dividir una población en dos bandos, incapaces de unirse, hace falta que sus miembros se reconozcan en la calle aún antes de haber podido saludarse, haber podido reconocerse como hermanos. A esto servía la estrella amarilla de los judíos bajo la dictadura nazi, y para ello sirve el velo impuesto a toda una población, condenada a mantenerse apartada. Porque ¿cómo podría reconocer usted a una chica de veinte años como inmigrante magrebí si no llevara velo? Podría pensar, dios no lo quiera, que es igual que usted, española, europea, con las mismas ideas. Podría usted pensar que todos somos europeos, con independencia de dónde nacieron los padres de cada uno.

El velo es la bandera izada para proclamar la disolución de Europa como proyecto de una ciudadanía común y su división en grupos “étnicos” separados. Esto es un proyecto de la derecha, esa que cree que las mujeres musulmanas, todas, nacen con el velo puesto y no son ni podrán ser nunca europeas. Y que hace falta Santiago Matamoros Abascal, montado a caballo, para echarlos del territorio. La ultraderecha es la más activa en respaldar la misión ultrafundamentalista islámica, al proclamar que los yihadistas, cuanto más radical mejor, representan el “verdadero islam”. Al igual que dice la Funci, sus conversas y sus palmeros de la izquierda. La promoción del velo como “símbolo del islam” une en un mismo frente a fascistas nacionalcristianos con marxistas posmodernos: todos repiten los mensajes del imam que paga Arabia Saudí.

Europa se está dinamitando. Y lo triste es que para ello paga a quienes tapan, segregan, encierran y apartan del mundo a las niñas a las que les tocó en suerte nacer en una familia llamada musulmana. Europa, con su dinero, sus bancos, sus políticos, sus empresarios y sus activistas sociales, está fabricando con las cabelleras de estas niñas la pólvora que necesita para hacerse saltar por los aires.

De Algeciras a Estambul

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
71 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios