Es noticia
Menú
La "estrategia de dos pasos" de Trump: crear una crisis, dar marcha atrás y cantar victoria
  1. Mundo
  2. El GPS global
Fareed Zakaria

El GPS global

Por

La "estrategia de dos pasos" de Trump: crear una crisis, dar marcha atrás y cantar victoria

Hay quien insiste en que el presidente estadounidense tiene una estrategia coherente, incluso si no lo comprendemos. Pero si es así y está jugando una partida global, pierde por goleada

Foto: Donald Trump durante su rueda de prensa conjunta con Jean-Claude Juncker, el 25 de julio de 2018. (EFE)
Donald Trump durante su rueda de prensa conjunta con Jean-Claude Juncker, el 25 de julio de 2018. (EFE)

Escuche atentamente. Ese sonido que oyó en la rueda de prensa conjunta del pasado miércoles entre los presidentes de la Comisión Europea y de EEUU era Donald Trump dando marcha atrás una vez más. Esto se ha convertido en una rutina familiar, que sigue más o menos este patrón: empieza por el lanzamiento de insultos a la otra parte, algunos de los cuales tienen una base real pero son sobre todo exageraciones salvajes. Se amenaza con consecuencias extremas. Luego se encuentra con la otra parte, se da marcha atrás y se anuncia de forma triunfante que has salvado el mundo de una crisis que de hecho habían provocado tu retórica y tus acciones. Llámenlo “la estrategia de dos pasos de Trump”.

Piensen en la actividad de Trump sobre Corea del Norte. Empezó llamando a Kim Jong-un “un loco al que no le importa asesinar o matar de hambre a su pueblo” y amenazando con “furia y fuego… como el mundo nunca ha visto”. Resolvió su propia crisis haciendo concesiones unilaterales a Kim y hablando efusivamente sobre cómo el pueblo norcoreano “ama” a su dictador absoluto y cómo él, Trump, confía en él. El mismo patrón se aplica a la Unión Europea, a la que recientemente describió como “peor que nuestros enemigos”. Ahora, nos dice, tras encontrarse con el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, que EEUU yla UE realmente “se quieren”. Esperen escuchar algo similar sobre China cualquier día de estos.

Foto: Mujeres vestidas como personajes de 'El cuento de la criada' protestan contra los recortes a la planificación familiar en el proyecto de ley de salud propuesto por el Partido Republicano, el 27 de junio de 2018. (Reuters)

Para Trump, esta estrategia no tiene coste alguno, porque sus palabras carecen de peso. Empieza con lo que describió en su libro 'The Art of the Deal' como “una hipérbole verdadera” (como algo opuesto a las falsedades abiertas que dice también) y luego, al ser confrontado, lo ajusta a algo más cercano a la realidad.

Hay algunos que aseguran que el comportamiento aparentemente grotesco e impredecible es en realidad parte de una estrategia sagaz y sabia, que está jugando a algún tipo de ajedrez cuadrimensional, operando en el espacio-tiempo. Bueno, si es así, está recibiendo una paliza aquí en la Tierra. En ninguna de esas situaciones ha sido capaz de extraer concesiones reales. Su forma de proceder habitual es anunciar algo vago, como con Corea del Norte y con las conversaciones sobre comercio con Europa, o algo que ya existe, como la promesa de los miembros de la OTAN de gastar un 2% de su PIB en defensa para 2024, y anunciarlo como una victoria.

placeholder Kim Jong-un acompaña a Donald Trump a la salida tras su encuentro en Singapur, el 12 de junio de 2018. (Reuters)
Kim Jong-un acompaña a Donald Trump a la salida tras su encuentro en Singapur, el 12 de junio de 2018. (Reuters)

La inversión exterior en EEUU se desploma

Pero sí hay un coste para estas bravatas y cambios de chaqueta. Trump le está creando a Estados Unidos una reputación como país errático, impredecible, poco digno de confianza y fundamentalmente hostil al orden global. Líder tras líder en Europa lo han dejado claro. George Osborne me dijo que cuando él era ministro de Finanzas del Reino Unido, uno sabía que “el presidente de Estados Unidos te cubría la espalda”. Ni el Reino Unido ni ningún otro país puede estar ya seguro de eso. Como señaló Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, “con amigos como éste, ¿quién necesita enemigos? (…) Pero Europa debería estarle agradecida al presidente Trump, porque gracias a él lo hemos visto claro. Nos ha hecho darnos cuenta de que si uno necesita una mano que le ayude, [solo] la va a encontrar al final de su brazo”.

El economista Adam S. Posen argumenta que muchos países están ahora ignorando a Estados Unidos y construyendo una “economía mundial post-estadounidense”. Puede verse en el aluvión de acuerdos de comercio que no incluyen a EEUU, desde el Acuerdo Transpacífico (TPP), que fue finalmente firmado por todos sus miembros excepto América, al acuerdo de comercio que la UE ha firmado con Japón. Hay muchos más en camino.

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera ministra de Reino Unido, Theresa May. (Reuters) Opinión
Trump: ya basta
Miriam González

La indicación más dramática de que el mundo está puenteando a EEUU, dice Posen, es el declive en inversión exterior. “Ha caído por un precipicio”, me dice. De media, la inversión exterior neta en Estados Unidos ha caído a la mitad desde 2016. “El declive es aún más preocupante”, escribe Posen en Foreign Affairs, “dado que muchos factores deberían haber empujado la inversión directa en EEUU este año. El estímulo fiscal masivo aprobado por el Congreso debería haberlo incrementado de tres formas: elevando el gasto, que incremente la perspectiva de crecimiento de EEUU; haciendo la legislación fiscal más favorable a la producción en Estados Unidos; y recortando la tasa impositiva a las empresas”.

Tal vez parte de ese declive en inversiones es parte de una tendencia a largo plazo: otros países crecen más rápido que EEUU. Pero durante décadas, esa realidad ha sido contrarrestada por otra: que entre las naciones ricas del mundo, Estados Unidos era excepcional al tener buenas perspectivas de crecimiento acompañadas de políticas estables, predecibles y favorables al mercado. El ataque de Trump contra el comercio y contra los aliados del país, su disposición a castigar y recompensar a compañías individuales, y su poca fiabilidad en general, se suman a un paisaje de toma de decisiones políticas que parece más el de un errático país en desarrollo dirigido por un 'hombre fuerte'. La diferencia es que el hombre fuerte de América tiene el poder de alterar toda la economía global.

Escuche atentamente. Ese sonido que oyó en la rueda de prensa conjunta del pasado miércoles entre los presidentes de la Comisión Europea y de EEUU era Donald Trump dando marcha atrás una vez más. Esto se ha convertido en una rutina familiar, que sigue más o menos este patrón: empieza por el lanzamiento de insultos a la otra parte, algunos de los cuales tienen una base real pero son sobre todo exageraciones salvajes. Se amenaza con consecuencias extremas. Luego se encuentra con la otra parte, se da marcha atrás y se anuncia de forma triunfante que has salvado el mundo de una crisis que de hecho habían provocado tu retórica y tus acciones. Llámenlo “la estrategia de dos pasos de Trump”.

Jean-Claude Juncker