La estrategia de Trump con Irán es un tiro en el pie para sus relaciones en Oriente Medio

EEUU ha creado una crisis humanitaria en Irán y una crisis geopolítica en Oriente Medio sin tener un plan para resolver ninguna de las dos

Foto: Presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)
Presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)

Algo que ilustra perfectamente la incoherencia de la estrategia del Gobierno de Donald Trump con respecto a Irán ocurrió la semana pasada con un comunicado de prensa publicado por la Casa Blanca. "Hay pocas dudas de que incluso antes de que existiera el acuerdo, Irán estaba violando sus términos", se leía. La Casa Blanca no ha explicado todavía cómo un país puede violar los términos de un acuerdo antes incluso de que éste exista.

Este no es el único ejemplo de incoherencia. Cuando el presidente Trump anunció el mes pasado que había cancelado un ataque militar contra Irán, dijo que era porque se había enterado de que alrededor de 150 iraníes morirían en dichos ataques. En su lugar, ha endurecido las sanciones económicas contra Irán. Las sanciones impuestas tienen un efecto “masivo y paralizador" en el país, ha dicho Jeffrey Sach, un economista que ha estudiado los efectos de dichas medidas. "Se sabe que sanciones como esas causan un aumento significativo de la mortalidad", observa. “Dado el tamaño de la población iraní, en torno a 81 millones, es seguro que habrá más de 150 muertes".

No hay que olvidar que los que habrían muerto en los ataques militares probablemente serían soldados iraníes. Los que están muriendo ahora como consecuencia de las sanciones son bebés recién nacidos, madres, los ancianos y enfermos. Un estudio académico apunta que las sanciones generan escasez de medicamentos y aquellos que más sufren son "pacientes luchando contra el cáncer, la esclerosis múltiple, desórdenes de la coagulación y otras enfermedades graves".

Trump ha avivado las tensiones regionales sin ningún plan para solucionar el entuerto

El Gobierno de Trump ha creado una crisis humanitaria en Irán y una crisis geopolítica en Oriente Medio sin planes para resolver ninguna de las dos. El acuerdo con Irán había forzado a Teherán a prometer que nunca desarrollaría armas nucleares, descartar el 98% de su uranio enriquecido, rediseñar el reactor de plutonio y aceptar invasivas inspecciones durante 10 o 25 años. Los inspectores internacionales -así como las agencias de inteligencia de las grandes potencias- han confirmado que Irán estaba cumpliendo el acuerdo.

Fisuras entre los aliados Occidentales

Al retirarse del pacto nuclear, la Administración Trump ha permitido que Irán empiece a incumplir esos límites. Por ejemplo, Teherán había aceptado que no desarrollaría más de 300 kilos de uranio levemente enriquecido hasta 2030. Lo había mantenido en esos parámetros desde 2015. Irán superó el límite la semana pasada, justificando su decisión en que el propio Estados Unidos había revocado el acuerdo.

Las medidas de Estados Unidos contra Irán han también creado una fisura en la alianza occidental. Europa ha apoyado tremendamente la política de Washington hacia Irán, y la presión conjunta funcionó bien para llevar a Teherán a la mesa de negociaciones. Ahora los europeos han entrado en rebelión abierta contra el unilateralismo de Washington, y se han hecho esfuerzos para establecer un método de pago alternativo al dólar para el comercio con Irán.

Otras naciones en Oriente Medio son conscientes de la debilidad de Irán y se están movilizando para conseguir ventaja. Oficiales israelíes han informado, a título privado, a diplomáticos occidentales de que quizá Israel decida atacar las instalaciones nucleares iraníes en un futuro cercano. Arabia Saudí ha celebrado la campaña de máxima presión estadounidense, ya que intentan ampliar sus políticas anti-iraníes en diversos frentes.

Mientras el lazo se tensa en torno a Irán, éste ha reaccionado con crecientes operaciones con su propio ejército o, más a menudo, de las milicias asociadas, de Yemen al Golfo Pérsico. Y cada uno de estos movimientos genera una respuesta de Arabia Saudita o de Estados Unidos.

En otras palabras, Trump ha aumentado considerablemente las tensiones regionales sin un buen plan para resolverlas.

El Gobierno de Trump está esperando una capitulación de los iraníes

El Gobierno de Trump está esperando una capitulación de los iraníes, en la que retornarán a la mesa de negociación y aceptarán un acuerdo más costoso del que firmaron en 2015. Es posible que suceda, pero es mucho más probable que esta guerra fría regional se termine tensando aún más y que la probabilidad de un error de cálculo o una guerra accidental aumente.

Incluso si hubiera algún tipo de concesiones iraníes temporales, nacidas de la desesperación, seguramente no durarán. Los poderes heridos y amargados siempre encuentran la manera de regresar con una venganza. El gobierno de Trump parece olvidar que la civilización iraní ha sido un jugador importante en Oriente Medio durante miles de años. Tiene una población más de dos veces la de Irak y está ubicada más estratégicamente. Tiene una fuerte tradición de nacionalismo y una historia de resistencia a la dominación extranjera.

El camino para la estabilidad en Oriente Medio no pasa por estrangular a Irán. Esto solo sembrará las semillas del resentimiento y el rebanchismo, creando una región aún más estable en la que Estados Unidos se verá empantanado durante décadas.

El GPS global
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios