VICTORIA ELECTORAL

El inicio de la era Trump

El 8 de noviembre de 2016 pasará a la Historia por la victoria de Donald Trump. Este día marcará el comienzo de una nueva etapa a nivel global que se inicia con incertidumbre.

Foto: Vecinos de Sevnica (Eslovenia), ciudad natal de Melania Trump. REUTERS
Vecinos de Sevnica (Eslovenia), ciudad natal de Melania Trump. REUTERS

El 8 de noviembre de 2016 pasará a la Historia por la victoria de Donald Trump. Este día marcará el comienzo de una nueva etapa a nivel global que se inicia marcada por una gran incertidumbre. A partir de ahora, tanto Barack Obama como Hillary Clinton forman ya parte del pasado de Estados Unidos y se inicia la era Trump. Lo que hace poco más de un año parecía una excentricidad hoy es toda una realidad.

Lo advertimos en un artículo la semana pasada en este mismo medio, argumentado que había dudas sobre si las encuestas serían capaces de detectar el llamado voto oculto. Reino Unido, Colombia y ahora Estados Unidos son un claro ejemplo de que la espiral del silencio funciona y que, por tanto, los ciudadanos pueden decidir y elegir su voto al margen de los climas de opinión fomentados desde los medios.

En el primer discurso del nuevo Presidente electo hemos visto a un Trump desconocido hasta la fecha: elegante al alabar a Hillary Clinton por su campaña; apelando a la unidad de republicanos y demócratas y lanzando un mensaje de tranquilidad a la comunidad internacional. Por tanto, el presidente Trump parece haberse transformado en las últimas horas. Lo positivo para él es que sus expectativas son tan bajas que tiene un enorme espacio para mejorar su imagen tanto dentro como fuera de su país. Y su primer discurso ha sido un primer e inteligente paso hacia esa dirección.

En los próximos días, cuando el schock de la victoria de Trump termine de ser asumido, iremos conociendo los nombres que formarán parte del nuevo gabinete al tiempo que se analizará el estrepitoso fracaso de Hillary Clinton. Quizá una de las respuestas sea que Trump sí supo ver la creciente ruptura entre los ciudadanos de a pie y las élites políticas representadas por la candidata demócrata. La victoria de Trump es, sobre todo, una patada en el trasero del 'establishment', que tendrá consecuencias mucho más allá de Estados Unidos. La era Trump no ha hecho más que empezar. 

Espacio Atlántico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios