Biden y el ‘sueño europeo’ de los EEUU
  1. Mundo
  2. La capital
Nacho Alarcón

La capital

Por

Biden y el ‘sueño europeo’ de los EEUU

El presidente americano está superando todas las expectativas de los votantes demócratas más izquierdistas. En gran parte está defendiendo una visión europea de la economía

Foto: Biden como vicepresidente de EEUU en una visita a Bruselas en 2015 (Reuters)
Biden como vicepresidente de EEUU en una visita a Bruselas en 2015 (Reuters)

El presidente americano está demostrando ser mucho más ambicioso de lo que creían incluso los sectores más izquierdistas del partido demócrata, que lo consideraban únicamente un mal menor respecto a Donald Trump. Evitaría cuatro años más de erosión de la democracia, que no es poco, pero no daría solución a los grandes problemas. Lo votaron en masa, pero pensando que solamente era el último suspiro de un ‘establishment’ que moría con él. Cuatro años de apatía, no de ilusión.

Pero Biden está haciendo mucho más de lo esperado. Seguramente más de lo que podría haber hecho un presidente del ala más izquierdista del partido, quizás por eso que escribió en este mismo periódico Ramón González Férriz: porque si quieres hacer cosas radicales debes parecer un moderado.

Ha anunciado recientemente un paquete de 1,9 billones de dólares que se suman al paquete de 900 millones de dólares de diciembre. Y no son solamente cuántos millones se ponen sobre la mesa. Esta semana, en un discurso equilibrado y tranquilo, explicaba que los más ricos tendrían que pagar más impuestos, “la parte justa”. En las últimas semanas también ha impulsado la creación de un impuesto mínimo de sociedades para luchar contra los paraísos fiscales.

Foto: El presidente estadounidense, Joe Biden. (EFE)

Las medidas de Biden han sido aplaudidas por toda la izquierda europea y una buena parte de la derecha. Los primeros han acusado a los segundos de una cierta hipocresía, asegurando que en Europa se han rechazado esas recetas, mencionando como ejemplo a Unidas Podemos. Pero Biden no es Iglesias. Hablándolo de nuevo con González Férriz, y conectándolo con su columna, me comentaba que para muchos centristas las ideas económicas, conceptos como redistribución, no son relevantes en abstracto, sino que es determinante de la mano de quién vienen. En el caso de Biden es un moderado con décadas de experiencia y un historial contrastado.

Lo fundamental es que esa comparación que hacen algunos yerra en lo nuclear de lo que está ocurriendo e impide ver lo fundamental: Biden se está envolviendo en la bandera europea. Muchas de las medidas que está proponiendo el presidente americano ya están incluidas en nuestro modelo de estado de bienestar, y si bien Europa debería arriesgarse más y ampliar el Fondo de Recuperación, como defienden algunos economistas como Chris Odendhal, del Centre for European Reform, también es cierto que en la respuesta europea no tenemos en cuenta todos los estabilizadores automáticos, todos los resortes que ya se activan en Europa como parte de nuestro contrato social.

placeholder Biden reunido en 2015 con Donald Tusk, entonces presidente del Consejo Europeo (Reuters)
Biden reunido en 2015 con Donald Tusk, entonces presidente del Consejo Europeo (Reuters)

Más que parecerse a Pablo Iglesias, Biden empieza a parecerse a un socialdemócrata europeo o un democristiano europeo moderado. Lo que parecen olvidarse los que ahora tildan de hipócritas a los centristas europeos que aplauden a Biden es que el estado de bienestar de muchos países europeos sería considerado como socialismo salvaje en Estados Unidos, aunque sea cierto que hay una tendencia entre las fuerzas políticas conservadoras por deshacer precisamente parte de ese modelo. Quizás este giro de Biden ayude a entender a algunos que el estado del bienestar no es algo a desmontar, sino a reforzar y mejorar.

Hace unos días Miguel Otero y Federico Steinberg, investigadores del Real Instituto Elcano, escribían sobre esto en un artículo titulado "Cien días de Biden: unos EEUU más europeos, ¿y debería Europa volverse ahora un poco más norteamericana?". “Lo que está proponiendo la Administración Biden (aumentar el gasto público, mejorar las infraestructuras y reducir la desigualdad y precariedad, y financiarlo con mayores impuestos progresivos, tanto en casa como fuera) puede que se inspire en el New Deal de los años 30 de Franklin D. Roosevelt, pero en la realidad no es más que un intento de acercar la economía estadounidense a los principios básicos del modelo europeo de economía social de mercado. Es decir, aumentar el papel del Estado en la economía para intentar generar un nuevo contrato social para la era de la digitalización. Mucho de lo que ahora es consenso en el Partido Demócrata norteamericano lo lleva practicando la UE, o la mayoría de sus Estados, desde hace tiempo, y justamente era Washington quien se oponía”, escribían ambos investigadores, que también proponen que ahora Europa aprenda algunas cosas del modelo americano.

Foto: EC
¿El covid-19 revolucionará el capitalismo?
The Wall Street Journal James Mackintosh

Hay un giro en el pensamiento económico. Desde hace ya meses, incluso algún año, circulan por el Financial Times y The Economist, los libros sagrados del capitalismo, críticas con cómo ha estado funcionando la economía los últimos tiempos y proponen grandes cambios para el futuro. Esta semana un columnista del FT señalaba que la izquierda estaba ganando la batalla de las ideas económicas, especialmente tras la pandemia. “El modelo de capitalismo anterior al coronavirus, con altos niveles de desigualdad, está perdiendo apoyo popular, lo que sugiere la necesidad de un mundo post-Covid con más apoyo para los vulnerables y mayores impuestos, especialmente en niveles extremos de ingresos, riqueza y ganancias”, escribía el periodista del periódico británico.

Cuando los activistas más jóvenes del partido demócrata, esos que han estado impulsando a Bernie Sanders los últimos años, hablaban del modelo de sociedad que querían, lo que describían se parecía mucho a lo que tenemos en la Unión Europea. Desde hace tiempo hay una transición desde el “sueño americano” hacia el “sueño europeo”: protección social, con sus respectivo aumento de impuestos, un mayor equilibrio entre la vida y el trabajo o la lucha contra las desigualdades. Esa es la visión que domina hoy en el Partido Demócrata y que ahora guía a la Casa Blanca hacia un modelo más europeo.

Partido Demócrata Unión Europea The Economist Paraísos fiscales Financial Times Bernie Sanders Socialdemocracia
El redactor recomienda