Cosas en las que Trump se parece a Podemos… y cosas en las que se parece al PP

Demográficamente, su electorado es muy parecido al del PP. Su manera de hacer política y algunos puntos de su programa recuerdan más a Podemos

Foto: Un cartel contra Trump en una manfiestación. (Reuters)
Un cartel contra Trump en una manfiestación. (Reuters)

La madrugada del martes todavía no se había confirmado la victoria de Donald Trump y en España ya habíamos fabricado una nuevo tema de conversación. ¿Se parece Trump a Podemos? ¿Se ha convertido Viejo Gran Partido en punta de lanza de la 'internacional populista'? ¿O tiene más que ver con el PP, con una mutación de la derecha conservadora de toda la vida? ¿O ambas cosas a la vez? Vamos por partes.

Un electorado mayor de 45 años y rural 

El retrato robot del votante de Donald Trump es un hombre mayor de 45 años, casado, cristiano practicante, sin estudios universitarios, residente en los estados del Medio Oeste (interior) y, en general, en zonas rurales (no ganó en ninguna ciudad con más de un millón de habitantes). Es decir: un estadounidense tenía más posibilidades de votar a Hillary Clinton cuanto más joven fuese, más alejado del interior estuviese, menos tiempo pasase en la iglesia y más títulos académicos atesorase. Con el CIS en la mano, el electorado de Trump se parece mucho al del PP y el PSOE, y apenas nada al de Ciudadanos o Podemos (joven, urbano y con estudios universitarios).

No al NAFTA, no al TTIP

Al tiempo que bajar los impuestos e invertir masivamente en infraestructuras, Donald Trump ha prometido llevar de vuelta a EEUU los trabajos deslocalizados en las últimas décadas, revertir el proceso de globalización de las empresas americanas y reindustrializar el país. Para ello, ha amenazado incluso con elevar aranceles frente a socios tan importantes como China o revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA). En este sentido, su visión del comercio exterior se parece más a la de Podemos o Izquierda Unida (en contra del TTIP, con proyectos de reindustrializar el país…) que a la de cualquier otro partido español.

Endurecer al aborto

La agenda social de Trump es eminentemente conservadora. Se ha mostrado en contra del matrimonio homosexual (aunque ha dicho que respetará lo que establezca la Corte Suprema), es partidario de entorpecer desde Washington la práctica del aborto y de promocionar las tradiciones cristianas (“Si vuelvo a ser presidente, todos diremos 'Feliz Navidad' otra vez”, dejó dicho). Sobre la legalización de la marihuana, otra de las grandes transformaciones de los últimos años en EEUU, su posición no está del todo clara, pero parece que permitirá que sigan siendo los estados quienes decidan qué hacer.

El 'establishment' es casta

“¿Quién queréis que gobierne América, la clase política corrupta o la gente?”. “El sistema está amañado y es corrupto al 100%”. Las frases son de Donald Trump, pero las podría haber pronunciado cualquier diputado de Podemos. Su discurso contra el sistema, contra Wall Street, los grandes 'lobbies' y unas “élites que controlan todo” permite hacer paralelismos. Unos hablan de 'casta' y otros de 'establishment', pero están diciendo lo mismo.

En las antípodas migratorias

Ninguno de los cuatro grandes partidos españoles ha adoptado posturas abiertamente hostiles (o xenófobas) frente a los inmigrantes, una posición que Donald Trump ha convertido en uno de los ejes de su campaña. Al defender una inmigración "ordenada", con reglas más estrictas y menos derechos para los irregulares, PP y C’s son los que más se acercan al magnate en un eje en el que Pablo Iglesias se sitúa en el extremo opuesto. El programa de Podemos habla de acabar con las deportaciones y con las vallas fronterizas, de flexibilizar las condiciones para que los extranjeros consigan permisos de residencia y de trabajo, promesas que entran en conflicto con las actuales normativas europeas.

'The New York Times' también es casta

Al igual que Podemos, Trump ha acusado a los principales medios de comunicación de EEUU de orquestar una campaña en su contra para intoxicar y confundir a la opinión pública americana y evitar su triunfo, empezando por la CNN, 'The New York Times' y 'The Washington Post'. Su ascenso se ha gestado en apariciones televisivas y en internet, impulsándose en medios 'guerrilleros' como 'Breitbart', a cuyo director, Stephen Bannon, ha convertido en el nuevo jefe de estrategia de la Casa Blanca, uno de sus primeros nombramientos. Hay quien piensa que la constante ridiculización y la crítica descarnada de los periodistas más identificados con el 'establishment' han acabado jugando a su favor.

Adiós a las renovables, "como hizo España"...

Trump ha anunciado que cortará las subvenciones a las energías renovables que estableció Obama e incluso ha puesto como ejemplo el cambio que protagonizó España durante el Gobierno de Mariano Rajoy. El nuevo presidente estadounidense también ha prometido sacar a EEUU de los acuerdos contra el cambio climático, un fenómeno que pone abiertamente en duda, algo que ya no hace Mariano Rajoy, quien ha repetido en varias ocasiones que su visión ha cambiado desde aquella famosa intervención en la que citó a un primo suyo, catedrático de física de la Universidad de Sevilla.

... y renunciar al salario

Una de las primeras cosas que anunció Trump tras ganar las elecciones es que el sueldo del inquilino de la Casa Blanca durante su presidencia se reduciría a un dolar mensual, una medida que recuerda a otra de las señas de identidad de Podemos: limitar a tres salarios mínimos los sueldos de sus cargos públicos (menos de 2.000 euros al mes). 

Mondo Cane

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios