Cómo el Partido del Brexit casi llegó a entrar en Westminster por una multa de tráfico

El Partido del Brexit del euroescéptico Nigel Farage se quedó a 683 votos de hacer historia y conseguir su primer escaño en el Parlamento gracias a una multa de tráfico

Foto: El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage. (EFE)
El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage. (EFE)

Westminster se ha convertido en un esperpento. El propio Ramón del Valle-Inclán habría considerado incluso un tanto forzado determinados capítulos. Pero últimamente los británicos no ponen límite a la 'extravaganza' y en su ya peculiar arte de hacer política presentan este jueves una nueva 'performance': el Partido del Brexit de Nigel Farage -el mismo que arrasó en las europeas con su discurso euroescéptico- casi logró su primer escaño en el Parlamento gracias a una multa de tráfico por exceso de velocidad. Grandioso.

Al relato no le faltan detalles. La trama se desarrolla en el distrito de Peterborough, considerado como “el gran marginal”. En el último siglo ha estado representado casi a partes iguales por conservadores y laboristas, por lo que, cuando la carrera en las generales va ajustada, los candidatos se esmeran al máximo en este punto del este de Inglaterra.

La circunscripción celebró este jueves lo que se conoce como 'by-election', unos comicios menores para sustituir a un diputado que fallece o deja el puesto por causa de fuerza mayor. En este caso concreto, la laborista Fiona Oluyinka Onasanya fue expulsada por los propios electores cuando apareció en Westminster con una pulsera electrónica que le pusieron al salir de prisión tras ser declarada culpable en enero de obstruir la justicia en un caso de tráfico. Desde 1991, no había habido un diputado sentenciado a cárcel.

La abogada excedió el límite de velocidad y para evitar la penalización dijo que quien conducía era su hermano. En el Reino Unido, no te destierran si tienes una multa de tráfico. Pero si te pillan en cualquier infracción, no mientas porque acabarás tras las rejas.

De hecho, no es el primer caso. En 2013, la circunscripción de Eastleigh también se vio obligada a celebrar una 'by-election' por circunstancias similares. Chris Huhne, un alto cargo del Partido Liberal Demócrata -que en ese momento gobernada en coalición con los 'tories'- dejó la vacante tras dimitir por haber pasado al carné de conducir de su mujer los puntos que él debería haber perdido por superar el límite de velocidad. Aquello había pasado diez años antes. Pero, en un ataque de celos, su esposa sacó todo a relucir cuando se enteró de que la había engañado con su jefa de prensa. El diputado y su ex acabaron también en prisión.

Un caballo de Troya muy oportuno

El Partido del Brexit buscaba lograr meter su caballo de Troya en Westminster justo ahora -cuando el Parlamento atraviesa su peor crisis institucional de la historia, los partidos mayoritarios están en decadencia y nadie sabe realmente qué va a pasar con el divorcio con el bloque- lo que podría haberle dado una posición ventajosa.

Pero, aunque todas la encuestas situaban al 'brexiter' Mike Greene -antiguo simpatizante y donante de los conservadores- como claro vencedor en un distrito donde el 61% del electorado votó por la salida del bloque en el referéndum de 2016, finalmente fue la laborista Lisa Forbes logró el escaño con 10.484 votos por 9.801 votos de su rival. El aspirante 'tory' quedó tercero y los demócratas liberales, cuartos.

El primer escaño para el Partido del Brexit habría sido un nuevo impulso para Farage, que en apenas cinco meses ha conseguido que la formación supere los 100.000 simpatizantes. Tras convertirse en el protagonista absoluto de las últimas europeas – se hizo con 29 de los 73 asientos en juego- promete ahora presentar candidatos para los 650 escaños que conforman la Cámara de los Comunes en caso de que finalmente haya elecciones anticipadas en el Reino Unido, una opción que cada vez cobra más peso.

Es cierto que, debido al tan poco representativo sistema electoral británico, el líder populista no tendría muchas garantías de éxito si finalmente se apuesta por adelantar los comicios. Ya pasó en 2015. Tras arrasar un año antes en las europeas con su antigua formación -el UKIP- consiguió convertirse en la tercera fuerza más votada, con el 12,6% del respaldo, desbancando a los Liberal Demócratas, que sacaron un 7,9%. Pero mientras que estos últimos se hicieron con ocho diputados, los de Farage tan sólo consiguieron uno.

En cualquier caso, sel resultado confirmó que los conservadores están hundidos y que los laboristas probablemente tendrán que lidiar con un partidario del Brexit duro en el 10 de Downing Street. El Partido del Brexit no logró ganar ahora en Peterborough pero confirma que es la fuerza política de referencia en estos momentos.

El Partido Conservador, incapaz de haber ejecutado el divorcio con el bloque, se encuentra en unas primarias que han agudizado más la guerra civil en sus filas para elegir nuevo primer ministro. Por su parte, el Partido Laborista ha recogido sus peores resultados desde 1910 ante la ambigüedad de Jeremy Corbyn respecto a su postura con la UE.

Si Valle-Inclán hubiera descubierto el Brexit para sus obras…

Mondo Cane
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios