Por qué Trump está ganando la campaña... y tiene opciones reales de éxito

La campaña que comenzó como una estridencia más se ha convertido en una opción real con serias posibilidades de éxito. En EEUU ya asimilan el escenario de su victoria

Foto: El candidato republicano Donald Trump saluda a votantes tras el caucus de Nevada, el 23 de febrero de 2016 (Reuters).
El candidato republicano Donald Trump saluda a votantes tras el caucus de Nevada, el 23 de febrero de 2016 (Reuters).

Cuando Donald Trump lanzó el pasado mes de junio su candidatura a la presidencia de Estados Unidos algunos medios lo recibieron como una broma y anunciaron que cubrirían su campaña en las páginas de ocio. Pero lo que comenzó como una estridencia más, se ha convertido en una opción real con serias posibilidades de éxito, que hace que muchos ciudadanos comiencen a asimilar el escenario de que Trump sea el nominado oficial del Partido Republicano para la Casa Blanca.

Trump ha revolucionado la campaña de las primarias republicanas. Ha monopolizado la agenda, ha conseguido captar la atención de los medios y, lo más importante, ha ganado en tres de los cuatro estados que hasta la fecha han celebrado primarias o caucus. Por eso llega al Supermartes del próximo 1 de marzo, donde habrá un total de 15 elecciones en diferentes estados del país, en una posición envidiable, con 79 delegados en el bolsillo, frente a los 16 de Ted Cruz y los 15 de Marco Rubio, respectivamente. De los cinco nombres que todavía quedan en la carrera republicana, sólo estos dos pueden hacerle sombra. Rubio repite una y otra vez que es el candidato más fuerte para vencer a Hillary Clinton en noviembre, mientras que Cruz insiste en que es el único que ya ha vencido a Trump, algo que logró en Iowa el 1 de febrero.

Donde muchos ven en Trump un estilo chulesco, aires de matón y prepotencia, otros ven autoridad, liderazgo y el carácter firme que Estados Unidos necesita hoy día. El mensaje principal de Donald Trump se resume en una palabra: “ganar”. Su estrategia radica en presentarse como el arquetipo del ganador y ofrecer al elector formar parte de esa experiencia. “Si votáis por mí, Estados Unidos volverá a ganar en el comercio, en la guerra, en la sanidad, etc.”.

Esa idea aspiracional del ganador es un argumento muy eficaz si el emisor sabe transmitirlo correctamente. Si analizamos la historia de las elecciones comprobamos cómo los mensajes que nutren las campañas son muy sencillos y se repiten una y otra vez a lo largo de los años. El que está en la oposición apela al cambio, mientras que el que gobierna hace hincapié en la experiencia. Por eso, las mejores campañas son aquellas en las que el candidato es capaz de representar al 100% esa idea fuerza: cambio, experiencia, liderazgo, etc. En el caso de Trump, toda su estrategia se fundamenta en el concepto de ganar, ganar y ganar y su relato se basa en la idea de que él ha sido un ganador en el mundo de los negocios y, con él en la Casa Blanca, Estados Unidos volverá a ganar. Por tanto, ahí radica el éxito de su fórmula. ¿Será suficiente?

Por qué Trump está ganando la campaña... y tiene opciones reales de éxito

Tribuna Internacional

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios