Teherán y Moscú le hablan en español al mundo. Madrid no

Dictaduras y democracias del mundo cuentan con canales en castellano para trasladar a Latinoamérica su visión del mundo y darse a conocer. En esa batalla informativa, España está ausente

Foto: Captura de pantalla de un informativo de RT en español
Captura de pantalla de un informativo de RT en español

Desde Teherán, desde Moscú y, con menos dosis de propaganda, desde Berlín se habla en español al mundo, pero no desde Madrid.

Desde hace algo más de una década las televisiones públicas que emiten para el mundo en idiomas que cuentan con cientos de millones de hablantes han proliferado. A día de hoy la Venezuela de Nicolás Maduro, a través de TeleSur, el Irán de los ayatolás, mediante Hispan TV, la Rusia de Vladimir Putin, con Russia Today, Alemania y, más recientemente Francia, con Deutsche Welle y France 24, cuentan con canales informativos vía satélite de televisión en español. Hasta la qatarí Al Jazeera ha sopesado apostar por la lengua de Cervantes sin atreverse a dar el paso.

A lo largo de todo el día esas televisiones públicas trasladan a los hispanohablantes la visión del mundo de sus elites gobernantes y dan de paso a conocer su país sobreponderando las noticias que le afectan. Aunque hace más hincapié en el ocio y la educación que en la información, la CGTN china también posee desde 2007 un canal en castellano que, como Russia Today, e incluso Hispan TV, se ha colado a veces en la TDT de algunas ciudades españolas y en muchas latinoamericanas.

Si estas televisiones públicas han nacido todas en este siglo, las radios informativas internacionales en español llevan décadas de existencia. Casi nadie escucha ya BBC-Mundo o Radio Francia Internacional (RFI) en onda corta, pero a través del satélite, de la aplicación en internet y de la red de más de 500 emisoras locales asociadas con las que cuentan en América Latina tienen millones de oyentes. Allí donde menos libertad de prensa hay más audiencia tienen porque ofrecen una información veraz.

Pablo Iglesias atestigua la audiencia de la que gozan esos canales, incluso aquellos cuya sede está en países nada democráticos. Cuenta satisfecho como en algunos de sus viajes por Latinoamérica le han reconocido por la calle no por ser el líder del partido Podemos sino porque le ven en el canal iraní Hispan TV animar Fort Apache, su tertulia semanal. De marcado sesgo izquierdista, Fort Apache sintoniza con un sector de la opinión pública latinoamericana hostil a EEUU y que simpatiza con la Venezuela de Nicolás Maduro, la Bolivia de Hugo Morales y, por supuesto, el régimen que los hermanos Castro instauraron en Cuba.

La presidenta y directora general de France Médias Monde, Marie-Christine Saragosse, durante el lanzamiento de France 24 en español, el 25 de septiembre de 2017. (EFE)
La presidenta y directora general de France Médias Monde, Marie-Christine Saragosse, durante el lanzamiento de France 24 en español, el 25 de septiembre de 2017. (EFE)

Un modelo obsoleto

En esa batalla por informar a los 572 millones de hispanohablantes -754 millones en 2050, según prevé el Instituto Cervantes- España está ausente. No hay ningún canal público informativo de televisión hecho en España y dirigido al mundo. No por falta de medios, sino a causa de la mediocridad de los que han gobernado en los últimos tres lustros incapaces de ver más allá de sus fronteras, de entender que ese modelo de televisión es clave para dar a conocer España, con sus aciertos y sus errores, entre un público que comparte su lengua y que muestra interés por lo que sucede en la península Ibérica. Esa televisión sí que sería Marca España.

“Hay una larga historia de lazos diversos y profundos, especialmente en el ámbito cultural, entre Francia y numerosos países de América Latina”, señalaba, en febrero de 2016, Marie-Christine Saragosse, presidenta del ente público France Médias Monde. Justificaba así el lanzamiento, en 2017, de France 24 en español justo después de que lo anunciara desde Buenos Aires el propio presidente francés, François Hollande. “Por otra parte, casi todos los canales internacionales tienen una versión en español; era hora de que Francia la tuviera también ya que dispone de un gran capital de simpatía en esa región del mundo”, concluyó Saragosse. Si esos argumentos son válidos para Francia, cuánto más no lo son para España.

Los defensores del inmovilismo alegan que, a través de RTVE, España ya goza de esa proyección hacia América Latina. Existe Radio Exterior de España, pero es una emisora sin apenas audiencia, sobre todo en sus programas en lengua extranjera (inglés, francés, ruso, portugués y sefardí), con escasas emisoras asociadas en Latinoamérica y con una programación aún dirigida, a veces, a esa emigración española por el mundo que en los años sesenta sintonizaba la onda corta para escuchar los sonidos de su lejana patria.

TVE Internacional es un canal compendio de programas de La 1 y de la La 2 prescindible desde que en el “play” de la web del ente público se pueden ver sus mejores transmisiones. En cuanto al canal informativo 24 Horas su forma de contar las noticias, la sobreabundancia de información y debates sobre la política interna y la pobre cobertura de la actualidad internacional, hacen que esté ante todo orientado a un público español. En España, donde mayoritariamente se habla español, no hay nada comparable a la Deutsche Welle o a BBC Mundo en español.

Ahora que se está renovando el Consejo de Administración de RTVE asistimos al tradicional mercadeo entre partidos políticos por colocar a sus hombres, por ocupar poder. No aflora el debate de fondo sobre qué televisión pública se requiere para España y para dar a conocer España más allá de sus fronteras. El modelo adolece de falta de independencia y se ha quedado además obsoleto -tiene al menos dos décadas de retraso comparado con otros países europeos-, pero, a los que gobiernan, mucho no les preocupa.

Tribuna Internacional

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios