Nacionalismo y cierra España

Nacionalismo y cierra España

La democracia en España ha fracasado. Hubiera sido imposible llegar aquí sin envenenar a la población con consignas nacionalistas. Nos han vendido muy bien el “ellos contra nosotros”

¡Pi... pizza... pizzapendencia!

¡Pi... pizza... pizzapendencia!

Todo esto que he escrito ha sido ridículo e irritante, ¿verdad? Pues así es como se oye el discurso de víctima constante fuera de vuestras burbujas nacionalistas o ideológicas

Los tanques por la Diagonal eran Sabadell y La Caixa

Los tanques por la Diagonal eran Sabadell y La Caixa

Los rascacielos del número 407, sede del edificio Atlántico, y del 621, donde se levanta la torre negra de La Caixa, proyectan ahora su sombra puntiaguda encima de la cabeza de Puigdemont​

La policía está pegando a mis vecinos

La policía está pegando a mis vecinos

Los golpes de la policía no distinguen. Los hemos visto estrellarse contra gente mayor y contra jóvenes. Hemos visto cómo tiraban a una mujer por unas escaleras

Quiero leer columnas de mujeres mediocres

Quiero leer columnas de mujeres mediocres

En un congreso de columnistas han hablado 25 hombres y 5 mujeres. Si yo organizase un evento de esta clase traería a rastras a muchas de ellas. Cuesta encontrar opinadoras mediocres

Se acabó: estamos cayendo por el precipicio

Se acabó: estamos cayendo por el precipicio

Culpo a mi generación de este desastre, y a la generación de mis padres. Vivíamos juntos en un país con problemas reales, pero ahora caemos en una fantasía de himnos y banderas

¡I-inde-indiferencia!

¡I-inde-indiferencia!

Cuanto más gritan los patriotas, cuanto más ruda es la bronca de los que se ponen la bandera delante de los ojos, más irresistible se hace la indiferencia