Rita la Cantaora triunfa en su concierto sorpresa de Valencia

Dentro del auditorio, un patio de butacas lleno hasta el gallinero donde rebosaba la emoción por encima de la multitud

Foto: Rita Barberá, durante la rueda de prensa. (EFE)
Rita Barberá, durante la rueda de prensa. (EFE)

Era la actuación más esperada en Valencia y también había sido la más demorada. Por fin programaron el concierto de Rita la Cantaora para este martes por la mañana, día y hora extraños para una fiesta semejante. No nos importó. Nos abalanzamos a la taquilla vestidos de cualquier manera, nos pegamos por el último 'ticket', pero se lo vendieron a uno del 'Periódico de Levante' y a las 10 ya no quedaban boletos. La cola de fans de Rita la Grande se desmandó, empezamos a dar vueltas por los alrededores y algunos pudimos comprar unas entradas de reventa porque andaba por allí Marcos Benavent con el fajo en la mano. A mí me sacó 300 euros por la mía y todavía doy gracias a Dios de que no estuviera falsificada.

Dentro del auditorio, un patio de butacas lleno hasta el gallinero donde rebosaba la emoción por encima de la multitud. Había lágrimas en los ojos de los fans más veteranos antes de que Rita la Grande apareciera en el escenario, porque allí se había congregado gente que ya no contaba con volver a oírla cantar. El público esperaba a su artista, electrificado como las vallas de un presidio. Hay que recordar que en los últimos tiempos se propagaron rumores alarmantes sobre la salud de la artista valenciana. Los 'paparazzi' llevaban semanas apostados en la puerta de su casa y la prensa rosa publicó imágenes de una Rita irreconocible, enfermiza y descuidada, escondida tras los visillos de la ventana. Su último disco, '¡Qué hostia, qué hostia! Grandes éxitos 1991-2015', había desconcertado a sus fans, y para colmo la voz juvenil de esa cantante burda de ska llamada Mònica Oltra desplazó a la gran Rita de las listas de los 40 Principales.

Llegaron a decir que la Grande había perdido la cabeza como Norma Desmond y que la iban a ingresar en el Senado. Rumores. Bastó que Rita apareciera en el escenario para comprobar que sigue siendo la cantaora regia que ha sido siempre. Ha renovado su contrato con Producciones Génova 13, a pesar de los desencuentros con los directivos de la distribuidora. En un escenario pulcro y minimalista, Rita apareció sola, íntima y verdadera, sin guitarra ni orquesta, algo poco frecuente en sus espectáculos.

En un escenario pulcro y minimalista, Rita Barberá apareció sola, íntima y verdadera, sin guitarra ni orquesta, algo poco frecuente en sus espectáculos

Se presentó ante el público con un mensaje de agradecimiento: “Quiero que sepan todos los valencianos y españoles que agradezco de verdad a su señoría ese ofrecimiento”, e inmediatamente se arrancó con una nueva versión 'a capella' de sus grandes éxitos de siempre. Los que esperasen los temas alegres de su disco 'Caloret' se quedarían decepcionados. Fue un concierto donde la emotividad sustituyó por completo a su antigua despreocupación. 

Sí cantó simpática la rumba 'Ningún dinero, negro, proviene de mí', pero más tarde se puso grave con el tango 'Ellos son peores que yo'. Su forma de lanzarse con la ranchera 'Cada uno declara lo que crea conveniente' dejó clara su intención de renunciar a los duetos y también lanzó un mensaje claro sobre su futura carrera artística con 'No puedo tener ninguna responsabilidad'. Mediado el concierto, cantó 'Los indicios no dejan de ser indicios' y provocó la auténtica algarabía del público, pero no fue hasta que entonó las primeras estrofas del bolero 'La verdad que yo he conocido' que la emoción se desbordó por completo. 

Vi entonces mujeres arrancándose los pelos, niños chillando, hombres abrazados a sus propias rodillas y canturreando el estribillo con las mejillas empapadas en lágrimas. Yo mismo silabeé con la Gran Rita cada palabra, ya saben ustedes la letra: "Que no me consta / que yo una santa nunca he sido / bien lo sabe Dios / pero no me consta lo que usted ha sugerido / caballero / uno y uno no siempre son dos / déjeme sola cantando mi bolero”.

No hay otra como ella. ¿Me la van a comparar ustedes con la heredera de Sarita Montiel, La Cospe de la Mancha? No hay color.

España is not Spain
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios