¿A cuántas de estas estupideces dedicaste unas horas de tu vida?

Creo que la lista, repleta de noticias que no dicen absolutamente nada, sí que dice mucho sobre el presente

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Durante noviembre, he confeccionado una lista con todas las polémicas de las redes sociales que generaron 'trending topics' y desembocaron en la prensa. Cada día miraba un par de medios al azar y solo me detenía en titulares del tipo “arden las redes”. Creo que la lista, repleta de noticias que no dicen absolutamente nada, sí que dice mucho sobre el presente. La pongo al final de este artículo, así que no se espante el lector con su extensión. Tiene tan poco sentido leer la lista de un tirón como ir participando cada día en las polémicas. Estoy seguro de que muchos hemos hecho lo segundo. Me apuesto el pescuezo a que, si usted revisa sus publicaciones en las redes sociales, verá que ha alimentado alguno de los ítems de la lista. Y lo que es peor: es posible que usted haya opinado sobre cosas que hoy ya ni siquiera recuerda. A mí me ha pasado, y hablo solo a un mes vista.

Las redes sociales han cambiado nuestra forma de relacionarnos con el mundo, pero no es responsabilidad de sus programadores, sino de cada uno de nosotros, ciudadanos y periodistas. A partir de los años setenta, empezaron a proliferar teorías que alertaban de los peligros de los nuevos medios, que aceleraban el ritmo de la actualidad y nos privaban de la capacidad para reflexionar tranquilamente, discernir y asimilar. Esas teorías quedaron obsoletas el mismo día de 2004 que un hombre llamado Mark Zuckerberg registró su dominio en la web.

Las redes sociales nos dieron el poder de manejar nosotros mismos la actualidad. Un 'do it yourself' que nos convirtió a todos en el personaje del año para la revista 'Time', que en 2006 puso un espejo en la portada. Lo que nos decía 'Time' es que ya no éramos esclavos de las agendas informativas de los medios. Podríamos trampear el poder, dejar de comer la papilla informativa que nos repartían. Tendríamos acceso a nuevas fuentes de conocimiento y podríamos convertirnos en jefes de redacción para nuestra propia audiencia. Si usábamos con responsabilidad este poder, seríamos nosotros los 'gatekeepers' de la información. Podríamos estar por fin al tanto de esas noticias que los telediarios nos ocultaban.

Nadie se escandalizará si digo que no supimos utilizar la libertad que nos dieron las redes

¿Quién hubiera previsto entonces nuestra pasión por los gatitos y los vídeos de mendigos ayudando a ancianas a cruzar la calle? Las libertades otorgadas, los dones por los que no tuvimos que luchar, normalmente nos conducen a una trampa. Creo que en 2016 nadie se escandalizará si digo que no supimos utilizar la libertad que nos dieron las redes sociales. La lista de noticias más leídas de cualquier digital o los 'trending topics' del día hacen un retrato desagradable del internauta. Es una criatura frívola y dispersa, despreocupada de las cosas importantes y sometida a un bombardeo de información irrelevante que él mismo alimenta con su participación.

Pero lo peor es que los medios, sedientos de clics, se plegaron a la tiranía de la audiencia. En la era del 'myself', de “mi opinión por encima de los hechos”, hemos llegado al reino de la posverdad, que es un eufemismo para decir “tiranía de la mentira”. Entrar a la portada de elconfidencial.com, de eldiario.es, de elmundo.es y hacer 'scroll' por la pantalla es como pasar las páginas de un viejo diario de papel. Informaciones de las que no teníamos noticia desfilan ante nuestros ojos disputándose nuestra atención.

En cambio, si accedemos a la prensa solo a través de las redes sociales, como está ocurriendo según todos los estudios de audiencias, la información llega a nosotros a través de un tipo nuevo de censura que nosotros mismos generamos con nuestros clics. Hemos permitido que los algoritmos, hijos mutantes de nuestros propios intereses, nos oculten a todos una parte del mundo. Comprobar que el mundo es como nosotros creemos satisface nuestra vanidad, como la de Dorian Grey en el espejo mientras su retrato envejecía.

Los medios, sedientos de clics, se plegaron a la tiranía de la audiencia. Llegamos al reino de la posverdad, un eufemismo para decir "tiranía de la mentira"

A través de las redes sociales, la información política se consume a base de zascas, noticias deformadas por la ideología y rifirrafes; la internacional, mediante declaraciones escandalosas de Trump y fotos enternecedoras de la miseria y el heroísmo. La información económica se deglute con gráficas alarmistas y titulares enigmáticos, y la deportiva, con las polémicas propias de los vestuarios.

Katharine Viner, directora de 'The Guardian', dedicó un artículo a este fenómeno: 'Cómo la tecnología altera la verdad'. Según Viner, y yo estoy totalmente de acuerdo, los populismos han sido la manifestación política más hábil a la hora de aprovechar el permanente estado de agitación y el desprecio por la verdad propios de las redes sociales. Veamos ahora la lista de noticias virales de noviembre en los medios españoles. 

Los populismos han sido la manifestación política más hábil a la hora de aprovechar el permanente estado de agitación y el desprecio por la verdad de las redes

“La polémica por el Fenómeno Mercadona saltó a las redes sociales: Derechos laborales Hacendado”, La Sexta. “Polémica en Twitter tras el enfado de Adara”, El Mundo. “Évole y Girauta se enzarzan en Twitter”, La Vanguardia. “Zara lo vuelve a hacer: una de sus faldas incendia las redes sociales”, Yo Dona. “El alcalde de Alcorcón ha sido objeto de la polémica en Twitter por unas palabras de 2015”, El Confidencial. “Intento de boicot a 'La reina de España' por considerar "antiespañol" a su director”, El País. “Justin Bieber despreocupado ante la polémica del Playback en sus conciertos”, El Mundo. “El tuit de Aguirre sobre la muerte de Fidel Castro que arrasa en todo el mundo”, Abc. “Polémica en las redes sociales a raíz del grave estado de la Veneno”, Vanitatis. “Polémica en las redes tras la muerte de Rita Barberá”, La Voz de Galicia. “La empresa Hawkers paga muy cara una broma sobre Trump en Twitter”, El Huffington Post. “Hermann Tertsch incendia Twitter con su 'consejo' a Rufián”, El Periódico de Catalunya. “La 'cobra' de David Bisbal a Chenoa incendia las redes sociales”, La Opinión. “Un comentario de la artista de jazz Somi incendia las redes sociales”, El Faro de Ceuta. “El nuevo tatuaje de Messi incendia las redes sociales” Libertad Digital. “Jake Arrieta incendia las redes sociales con un tuit sobre Trump”, As. “El polémico cambio de forma de Toblerone que incendia las redes sociales” Diario de Navarra. “La Guardia Civil incendia las redes sociales con un polémico 'tuit'” Levante. “Polémica en Barcelona por el Belén de Colau por embalar las figuras y acabar con los Reyes”, La Información. “Polémica en Marruecos tras emitirse un tutorial de maquillaje para mujeres maltratadas” 20 Minutos. “Su coche se hunde en directo y Twitter se llena de bromas” El Huffington Post. “Un grave patinazo de Susana Díaz en Twitter chafa su presentación internacional” EsDiario. “Una imagen sexual del hijo de Chayanne desata la polémica en la red”, La Vanguardia. “Cristina Pedroche, insultada y machacada por pedir que le regalen una TV de plasma en las redes sociales”, Periodista Digital. “La Guardia Civil incendia las redes sociales con un polémico 'tuit'” Periodista Digital. “El misterio del polémico tatuaje de Olvido Hormigos”, Estrella Digital. “Rose McGowan, salpicada por una polémica con unos supuestos vídeos sexuales”, La Vanguardia. “El polémico comentario de 'El Cordobés' que ha revolucionado Twitter”, Qué. “Polémica por el vídeo fantasma de Rufián bajando de un coche oficial”, El Periódico. “Cristina Cifuentes y Ramón Espinar se enzarzan en Twitter”, La Sexta. “PETA siembra la polémica al hacer creer a la gente que les ha dado de beber leche de perro”, 20 Minutos. “Polémica por el cartel de un musical que usa a la Virgen como Trump y a Cristo como Clinton”, 20 Minutos. “La polémica sobre Badalona, última refriega entre el PDECat y la CUP” La Vanguardia. “Los padres se quejan del tono oscuro del tráiler de 'Cars 3'”, Antena 3.

Creo que este párrafo infernal basta para constatar que las reflexiones de Katharine Viner son lúcidas y pertinentes. A mí me ha servido también para recordar a cuántas estupideces les dediqué unas cuantas horas de mi vida mientras el mundo seguía girando. Y nada me hace suponer que diciembre va a ser diferente.

España is not Spain

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios