Lazos amarillos, cojones negros

Así lo veo yo: los que ponen los lazos sueñan con una república envuelta en plástico amarillo. Los que quitan los lazos creen que pueden borrar un sentimiento que les desagrada

Foto: Aspecto de los accesos, desde la C-55, al centro penitenciario de Lledoners, en el término municipal de Sant Joan de Vilatorrada. (EFE)
Aspecto de los accesos, desde la C-55, al centro penitenciario de Lledoners, en el término municipal de Sant Joan de Vilatorrada. (EFE)

Los 'indepes' animan a poner lazos amarillos y Ciudadanos anima a quitarlos. Así está el patio en Cataluña. ¿Resultado? Gente sombría por la calle atando plásticos a las farolas o pintando lacitos en el asfalto, y gente igual de sombría que corta los plásticos o dibuja dos lacitos rojos que españolizan el amarillo. Dado que andamos sobrados de friquis, bolsas de basura, pintura y tijeras, ha sido este un verano inaudito en el que guarrear los espacios públicos se ha visto como una cruzada por la república o por el orden constitucional, y se ha animado a una cosa y la contraria desde distintos medios de comunicación. El tamaño de la gilipollez es tan colosal que sólo puedo compararla con mi propia adolescencia.

A los catorce años estaba convencido de que yo había expulsado al nazismo de la Región de Murcia. Mi amigo José Ignacio y yo sabíamos que los cabezarrapadas pululaban por el pueblo. Estábamos alertas pero sólo nos cruzábamos con las pintadas que dejaban. En una tapia aparecía una esvástica o un yugo con las flechas y José y yo íbamos a examinar los daños. Nos hervía la sangre ante esos símbolos. Estábamos decididos a derrotar a los quintacolumnistas, así que un día nos armamos con un rotulador permanente así de gordo y contraatacamos. Cada esvástica fue tachada y sustituida por la A de la anarquía o la hoz y el martillo. Las escaramuzas nos dejaron con el sabor de boca del deber revolucionario cumplido.

Ha sido este un verano inaudito en el que guarrear los espacios públicos se ha visto como una cruzada por la república o por el orden Constitucional

Después pasábamos junto a las tapias para vigilar. Los nazis murcianos no eran demasiado industriosos: nuestros símbolos permanecían sobre los suyos. Habíamos expulsado al invasor reaccionario. Habíamos puesto “no pasarán” en un murete de la carretera de Javalí Nuevo y no habían pasado. Las ideas correctas permanecían en las paredes aunque nosotros ignorásemos la complejidad dialéctica de la segunda internacional y no supiéramos del anarquismo o el comunismo más de lo que venía en las letras de 'Reincidentes' y 'La Polla'.

Aún así, el orgullo era inmenso. Una tarde, de paseo con mis padres, señalé los símbolos de una tapia y les comuniqué ufano que los había hecho yo. Ellos pusieron cara de asco y me preguntaron si no tenía los cojones un poco negros ya para andar pintarrajeando las paredes. Lo normal, diría uno, en un tiempo en que los jovencitos ensuciaban la calle con sus símbolos políticos mientras los adultos les recriminaban la marranería. Es decir: en una sociedad que no había sufrido esta regresión hacia la profunda adolescencia que, en Cataluña, lleva camino de convertir las peleas de patio de instituto en la pauta de convivencia social.

Analicemos un poco esta polémica. Unos creen que salvan su república con plástico amarillo, y otros piensan que el orden constitucional necesita que se arranquen unos lazos de unas verjas. Para mí es imposible decir cuál de las estrategias resulta más pueril, pero una voz adulta en el fondo de mi cabeza repite las palabras de mis padres, y empiezo a pensar que esta gente tiene ya los huevos muy negros para andar con esta guarrería.

Pero bueno, estamos jugando en el terreno simbólico, así que voy a hacer el esfuerzo, y a leer los símbolos de unos y otros hasta el final. Así lo veo yo: los que ponen los lazos sueñan con una república en la que nadie les dispute el color, es decir, con una república envuelta en plástico amarillo. Los que quitan los lazos, por su parte, creen que pueden borrar un sentimiento que les desagrada con el simple ejercicio de cortar y tirar.

España is not Spain
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios