El Ayuntamiento de Madrid hace el ridículo en la guerra contra el glifosato

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido dejar de utilizar glifosato en parques y jardines para buscar métodos "menos lesivos". Pero, ¿por qué esa manía al glifosato?

Foto:

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado esta mañana que dejará de utilizar progresivamente el glifosato en parques y jardines municipales. En una medida tomada "aplicando el principio de prevención", el Área de Medio Ambiente buscará otras alternativas para acabar con las malas hierbas, eligiendo otros procedimientos "menos lesivos".

Con la nota emitida esta mañana, el ayuntamiento de la capital ha querido aclarar que el uso de este producto está contemplado en el contrato de gestión de parques que adjudicó el anterior equipo de Gobierno de forma legal. También explica que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS incluye el glifosato dentro del mismo grupo de riesgo que el café o los teléfonos móviles (aunque esto no es cierto: el glifosato se encuadra en el grupo 2A, el de las sustancias 'probablemente' cancerígenas para humanos, y el café y los campos electromagnéticos en el 2B, el de sustancias 'posiblemente' cancerígenas para humanos), y que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria considera "poco probable" que los productos fitosanitarios que contiene el glifosato sean cancerígenos.

A pesar de ello, y a partir de un informe de Madrid Salud, el organismo municipal dedicado a la gestión de la salud pública, que recomienda aplicar "el principio de prevención", el ayuntamiento ha decidido "evitar la utilización de productos fitosanitarios que contengan glifosfatos (sic) en el municipio de Madrid, en tanto no se aclare el debate científico al respecto". 

El ayuntamiento ha decidido 'evitar la utilización de productos fitosanitarios que contengan glifosfatos (sic) en el municipio de Madrid'

Resulta curioso, y un poco cómico, que el actual equipo no parece saber sobre qué químico está tomando medidas exactamente, ya que la palabra glifosato no aparecía en el texto, aunque sí se podía leer "glisofato" y "glifostatos" en varias ocasiones. 

El glifosato y sus riesgos

Un producto, por cierto, que además de ser uno de los herbicidas más criticados y combatidos por muchos grupos ecologistas, es también uno de los más utilizados del planeta, como determinó un estudio de la Universidad Estatal de Washington y recogía aquí 'El Español'. Diversas investigaciones aseguran que es menos dañino para otros elementos del ecosistema, como las abejas y otros insectos, que otros productos equivalentes. Además, el glifosato "es un producto muy inestable y se degrada rápidamente", explicaba el biotecnólogo JM Mulet a Teknautas. 

Por estos motivos, muchos expertos aseguran que el glifosato no supone, en sí mismo, un problema medioambiental. Sí que lo es, en cambio su mal uso: abusar de las cantidades o una aplicación demasiado continuada.

Quizá, una vez descartado el glifosato y encontrada una alternativa, sea el momento de empezar a clausurar peluquerías y desaconsejar el café

En cuanto a los riesgos que supone para la salud, el glifosato la decisión de la OMS de incluirla en esa lista de sustancias "probablemente cancerígenas para humanos" provino de un estudio que determinó que la exposición a glifostao hacía que aumentasen las probabilidades de padecer linfoma en ratones. Otros estudios en humanos han contradicho esa conclusión.

Conviene recordar que en esa misma categoría de la OMS se encuentran trabajar en una peluquería o en una freiduría, el mate o la carne roja. Quizá, una vez descartado el glifosato y encontrada una alternativa (en el ayuntamiento de Castellón optaron por ácido acético, un derivado del vinagre menos eficaz y que puede causar irritación), sea el momento de hacer campaña contra la carne o las peluquerías. 

En cualquier caso, la medida en sí misma, errores en su anuncio a parte, no resulta descabellada: está basada en la intención de proteger a los ciudadanos, se hará de forma gradual y se buscará (esperamos que con ayuda de expertos) una alternativa. El único pero viene al observar que no se ha tenido en cuenta el conocimiento científico al tomarla, algo que, en un tema que involucra la salud pública, puede ayudar a aumentar la confusión general y el miedo hacia un producto sobre el que no hay evidencias concluyentes de que sea un riesgo para el ser humano. 

Cartas al Profesor Farnsworth
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios