Mi primer viaje con Uber en España: espectacular (si no fuera por el precio)

A las 10:00, arrancaba el polémico servicio. A las 10:09, me convertía en el primer cliente de mi conductor para probar a este competidor del taxi tradicional

Foto:
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

A las 10:00, los conductores de UberX comenzaban a operar en Madrid. A las 10:09, tras una espera de apenas tres minutos, subía por primera vez en uno de estos vehículos que tanto han dado que hablar. La impresión inicial no podía ser mejor: del coche, nuevo y amplio, bajó una persona con traje y corbata para abrirme la puerta y presentarse estrechándome la mano. Una vez dentro, me ofrece agua, caramelos, subir la calefacción, bajar la calefacción, quitar la música... Mientras pienso que, más que en un taxi, me he subido a un vehículo de alquiler con chófer, arrancamos.

Es difícil decir quién estaba más nervioso, ya que tanto él como yo éramos primerizos en esto de Uber. Según me cuenta, ya había trabajado como chófer en el pasado, pero hasta hace poco desconocía este ecosistema de aplicaciones, desde Cabify a Mytaxi, en el que convive la polémica empresa. Aunque ya lo había introducido en la 'app', mi conductor me pide el DNI: "Son 4.000 euros de multa si me paran sin la hoja de ruta". Sin problemas, no queremos causar líos a nadie en su primer día de trabajo.

En tan solo tres minutos llega mi conductor, con traje y corbata, y me ofrece agua y caramelos

Pensando que el primer día habría largas esperas, le comento mi sorpresa por los tres minutos de espera. Según asegura, otro pasajero le había cancelado un viaje cerca de mi casa. El hombre me explica que en Madrid hay unos 30 conductores, una buena cifra inicial para un servicio que, por muchos titulares de prensa que haya acaparado, no deja de ser poco conocido en nuestro país.

La conversación deriva, cómo no, hacia los taxistas. "Yo los entiendo, cada uno defiende lo suyo y tiene derecho a trabajar, pero yo también lo tengo". No parece preocupado por las posibles represalias y subraya la legalidad de Uber: "Si fuera ilegal, no me jugaría el tipo". Me explica el tema de las licencias y cómo la empresa no tiene nada que ver con los conductores pirata que han proliferado en los aeropuertos.

Un único viaje no permite sacar demasiadas conclusiones, al margen de la espectacular atención al cliente. El chófer novato, nervioso por su primer día, no me lleva por el camino óptimo y además se equivoca al salir de una rotonda. Fallos del todo comprensibles pero que dificultan las comparaciones. El trayecto que un taxi hace, más o menos, en 20 minutos por 20 euros, se tradujo con Uber en 28 minutos... por 25,90 euros. La empresa asegura que, con su servicio, se ahorra hasta un 30% en la tarifa, pero con una única experiencia me veo incapaz de corroborar o refutar esta afirmación.

La web de Uber calcula entre 16 y 23 euros para el viaje, similar a los 20 que costaría un taxi, pero el trayecto asciende a los casi 26 euros

El pago es autómatico y se efectúa mientras subo por las escaleras de la redacción. No es necesario aceptar el importe como con Mytaxi. Tampoco hay taxímetro (uberímetro en este caso), por lo que no sé por cuánto me está saliendo la carrera hasta que pago. Echo de menos, respecto a Mytaxi, otras funciones como la posibilidad de guardar en favoritos a mi encantador chófer o escoger una hora de recogida que no sea inmediata. Sí me permite introducir mi cuenta de Spotify en la 'app' para escuchar mis listas durante el trayecto, algo muy de agradecer. Se acabaron Los 40 Principales.

Algo mosca por el precio, el único punto negativo del trayecto, voy a la web de Uber para calcular la tarifa. Para el mismo recorrido, la web -que me manda por el camino correcto- calcula entre 16 y 23 euros, un amplio margen comparado con los 18 minutos y 18 euros que promete Mytaxi. Aunque, en este último caso, sé por experiencia que siempre es más tiempo y dinero del que muestra la 'app'.

No puedo afirmar nada -todavía- respecto al precio de Uber, pero el servicio y la atención al cliente de mi primer viaje me han enamorado. Repetiré, aunque solo sea para comprobar si, tal y como aseguran, es más barato que el taxi tradicional. A mí, con que sea igual ya me vale.

Actualización: Aunque Uber permite enviar comentarios en caso de error, decidí no hacerlo para evitar problemas al conductor en su primer día. Tras hablar con la empresa y garantizarme que no pasaba nada, expliqué por mail cómo el vehículo tomó la peor ruta entre las dos posibles, por lo que el precio final fue más alto de lo esperado. Casi al momento me devolvieron 6,57 euros, dejando el viaje en 19,33 euros. Una cifra prácticamente idéntica a lo que sería un taxi normal.

Cartas al Profesor Farnsworth
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios