Diseño: Tercer mes de MBA autodidacta: así voy a intentar crear un negocio en solo 50 días

Tercer mes de MBA autodidacta: así voy a intentar crear un negocio en solo 50 días

Hincar codos para aprenderse la teoría es necesario pero no suficiente. Durante los próximos 50 días crearé y trataré de encajar un negocio online en el mercado para aplicar los conceptos estudiados

Foto:

Empiezo el tercer mes estudiando un MBA de forma autodidacta. He tenido tiempo para hincar los codos con cursos de varias plataformas online y para tratar de adentrarme en el mundo del emprendimiento a través del networking. Siguiente paso: crear una empresa para aplicar la teoría estudiada y validar la idea en el mercado.

He decidido tomar esta decisión sólo dos meses después de empezar porque me he dado cuenta de que en los MBA, como en tantas otras áreas de estudio, el papel lo aguanta todo. Cuando terminas de estudiar Finanzas Corporativas y Contabilidad Financiera con profesores de la Wharton School, Marketing estratégico con IESE o los Fundamentos de la Estrategia empresarial con la Universidad de Virginia (entre otros cursos), sales con la sensación de que estás preparado para afrontar cualquier reto empresarial que se te ponga por delante. Siempre hay una teoría, técnica o marco que te resuelve cualquier tipo de situación. Pero la realidad es bien distinta: la única forma de aprender a lanzar y gestionar negocios es lanzando y gestionando negocios.

Mi intención es crear un sitio de experimentación y aprendizaje donde poner en práctica la teoría

Es la primera vez que hago esto de forma seria y, como es evidente, no puedo pretender revolucionar el mercado ni poner en marcha el próximo Uber, AirBnB, Spotify o Netflix. Simplemente voy a crear un espacio de experimentación y aprendizaje donde poner en práctica los conceptos que he estudiado en el área de emprendimiento: generación de modelos de negocio, marketing, estrategia empresarial o Venture Design, etcétera.

Un market online para diseñadores y marcas emergentes

Si algo he aprendido del Design Thinking (curso), una metodología enfocada a fomentar la innovación a la hora de crear productos, servicios o empresas, es que el gran cambio que deben dar los emprendedores a la hora de lanzar nuevos proyectos es que éstos deben estar centrados en los usuarios finales y focalizarse en satisfacer alguna de sus necesidades. Por lo tanto, el criterio para considerar que mi idea tiene cabida en el mercado no será generar más o menos ingresos (al principio) sino confirmar que estoy resolviendo alguna necesidad al público al que voy dirigido, que en mi caso se divide en dos grupos:

  • Diseñadores, artistas, emprendedores y marcas emergentes que necesitan espacios de venta online con mayor alcance que sus propias tiendas para aumentar las ventas.
  • Personas que les gusta la moda, las tendencias y los productos de diseño pero que no encuentra en internet un market de referencia donde acudir frecuentemente para conocer marcas y productos emergentes y comprarlos ocasionalmente.

Para saber si la propuesta es valiosa para el público al que me dirijo desarrollaré una plataforma web donde los vendedores que estén interesados en vender sus productos a través de mi market puedan darse de alta. Es decir, un lugar donde poder agregar la oferta (vendedores). Sólo empezaré a gastar tiempo y dinero en atraer la demanda (compradores) a mi market si hay suficiente número de vendedores.

Mi idea será valiosa si consigue resolver alguna necesidad del público al que voy dirigido

Dado que la mayoría de diseñadores y marcas a los que me dirigiré tienen una facturación baja y unos márgenes de beneficios muy ajustados, basaré mi fuente de ingresos en las comisiones por ventas de sus productos. A cambio, ofreceré de forma gratuita la plataforma tecnológica para la exposición de sus productos y la difusión a través de redes sociales y canales de pago. Que, si todo funciona bien, debería traducirse en el incremento de sus ventas.

Por qué no voy a buscar financiación

Después de leer el libro de The Lean Startup y realizar cursos como Aprende a construir una Startup (Udacity) o Diseño de negocios (Lynda) tengo una idea clara sobre el emprendimiento: la forma de lanzar negocios de manera exitosa ha cambiado radicalmente en los últimos años y consiste en invertir la metodología tradicional.

Cualquiera que haya recibido una formación tradicional de administración y dirección de empresas sabrá que tanto las escuelas como las universidades proponen un marco muy similar para emprender que podría resumirse en tres pasos: 1. Elabora un plan de negocio completo y minucioso que tenga en cuenta todos los factores internos y externos que puedan afectar a la creación de tu empresa (análisis del mercado, DAFO, estructura financiera, público objetivo, misión, visión, resumen ejecutivo, etcétera). 2. Consigue financiación presentando ese plan de negocio a conocidos o inversores. 3. Lanza al mercado tu producto o servicio y reza para que la idea sea válida.

Sin embargo, el impacto de la revolución tecnológica en todos los sectores ha provocado que este modelo no funcione en buena parte de las ocasiones por distintos factores que tienen que ver con la aceleración de los tiempos. Los planes de negocio caducan mientras los estamos escribiendo porque los cambios en el mercado y en los consumidores son cada vez más rápidos, bruscos e inesperados. Las disrupciones, además, empiezan a ser habituales.

Primero validaré la idea, después intentaré buscar financiación y finalmente haré un plan de negocio

En su lugar, lo que están haciendo las empresas que más han crecido en los últimos años es invertir el orden de la metodología tradicional y empezar por lanzar un producto o servicio y validarlo en el mercado. Después, buscar financiación externa si es necesaria. Es algo que se entiende muy bien con la historia del nacimiento de Zappos relatada en el libro Delivering Hapiness y que conforma la base de programas online como Smart.ly o MyLeanMBA.

Y ese es el orden que seguiré a la hora de montar mi empresa: primero diseñaré y validaré la idea en el mercado, después buscaré financiación si creo que la necesito y finalmente elaboraré un plan de negocio si todas las hipótesis que había planteado al principio se cumplen.

Plan de acción para los próximos 50 días

  • Semana 1: diseño del concepto, ideas principales y web del market.
  • Semana 2: desarrollo de la plataforma tecnológica.
  • Semanas 3 y 4: integración de los productos de los vendedores.
  • Semanas 5, 6 y 7: tratar de captar clientes interesados en comprar productos de mi market.

Pasados los 30 días escribiré un nuevo artículo donde expondré los datos y conclusiones que me permitirán tomar la próxima decisión: empezar con la fase de adquisición de clientes o tumbar la idea e ir a por otra.

Alea iacta est.

Desaprende
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios