Los partidos que no creían en internet

Los nuevos partidos surgieron de movimientos que empezaron defendiendo la libertad en la red. Ahora, cuando toca posicionarse sobre esto, ¿dónde están?

Foto: Los partidos que no creían en internet

El 15-M fue – entre otras cosas – una demostración  de que la opinión pública había dejado de ser lo que era. Es cierto que antes habíamos tenido la lucha contra el canon o la ley Sinde, pero no fue hasta el 15-M que las instituciones de siempre  - partidos, sindicatos, mass media – asistían a una manifestación de millones, puestos en la calle sin haber sido impulsados o dirigidos por ellos y que esto de las redes se había desbocado y no era ya cosa del frikerío inofensivo.

Ayudó a que muchos más ciudadanos identificaran la lucha por internet como algo que tecnólogos y activistas habían intentado introducir en el debate, luchar por la libertad de información y de expresión. En el lado opuesto, los movimientos por el control de la red se mantenían en el discurso “contra las descargas y a favor de los creadores”, con la lectura, en parte equivocada, en parte interesada, de rivalizar con los piratas del todo gratis.

Me interesa la relación que establecen los nuevos partidos con la red y si hacen suyo el discurso pro defensa de los derechos en internet que, en teoría, estuvo en el germen de su nacimiento

Habrá politólogos y sociólogos intentando explicar cómo de aquellos polvos vienen estos lodos, que el aparente fracaso del 15-M para articular un discurso y una presencia permanente no es tal si observamos la reconfiguración de parte de la sociedad civil y el surgir de Podemos. Lo que a mí me interesa es, a la luz de la aprobación de la nueva ley de Propiedad Intelectual, la relación que establecen los nuevos partidos con la red y si hacen suyo el discurso pro defensa de los derechos en internet que, en teoría, estuvo en el germen de su nacimiento.

¿Qué dicen Podemos, UPyD y Ciutadans?

No he conseguido enterarme de la postura de Podemos sobre la nueva ley ni sobre el canon AEDE. Sobre la vivienda, la banca, el empleo público, la deuda, la sanidad… ofrecen posiciones contundentes - sin que para ello precisen ser muy claros sobre qué harían - pero sobre una ley como la de propiedad intelectual no alcanzo a leer más que algunos debates encendidos en su plaza. En otros partidos que se configuran como alternativa, la cara y la cruz: UPYD hizo la crítica más potente en el congreso a la nueva ley mientras que Ciutadans no ha dicho esta boca es mía, ni en catalán ni en español.

Es difícil entender cómo desaprovechan una oportunidad así. Estos días se ha visto una respuesta fenomenal desde nuevos medios, analistas y, sobre todo, ciudadanos con sus blogs y redes sociales, pero parece que estos nuevos partidos que tanto abrazan internet para tejer sus redes y comunicar no están por la labor de presentar batalla contra un movimiento muy de casta: el Gobierno, los partidos tradicionales (no han faltado PSOE y CIU a su cita ineludible en contra de que la sociedad cambie sin que ellos estén al frente del rebaño) y los grandes grupos de medios pactando una ley que encaja tan bien con el “nos vamos a ayudar en estos tiempos turbulentos” que si estos últimos no nos dijeran tantas veces que son prensa independiente, uno empezaría a sospechar.

Parece que estos nuevos partidos que tanto abrazan internet para tejer sus redes y comunicar no están por la labor de presentar batalla contra un movimiento muy de casta

La hipótesis que se baraja cuando en los círculos del sector tecnológico se habla de este tema es que estos nuevos partidos creen más en lo que pueden recibir de los grandes medios en términos de exposición y cobertura que en el internet. Viene año con mucha urna y quien más quien menos entre los pequeños grandes nuevos partidos está haciendo un pasa palabra con la nueva ley de propiedad intelectual, con la excepción destacable de UPYD y Gorriarán, que no deja pasar oportunidad para mostrarse cabreado por algo.

Si no fuese porque está en las antípodas de su discurso uno empezaría a creer que el silencio ante el canon AEDE y la reforma de la propiedad intelectual por parte de Podemos o Ciutadans es un movimiento táctico, que han comprendido que los votos se cosechan tras sembrar en la tele o en el papel, y que ponerse en frente de los Planeta, Prisa o Unidad Editorial ahora "no toca”. Iglesias y Rivera no comparten look, pero ambos parecen verse más guapos en una doble de El País o en un plató de Antena 3 que en los compartidos de esa base que tuitea muy fuerte. No puede ser, me repito a mí mismo, que a la vez se postulen como el cambio mientras empiezan a firmar hipotecas con la prensa libre sin haber tocado poder todavía. En algo debo estar confundido.

Everyday Robots
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios