Competir con Apple o CHINA ES la única opción

La clase media también se extingue en los 'smartphones'

Los móviles cada vez se parecen más, y la innovación del mercado es cada vez menor. La gama alta y la baja parecen ser las únicas opciones para los fabricantes

Foto: La clase media también se extingue en los 'smartphones'

Cuando alguien te pregunta qué smartphone debería comprar chocas con la realidad, lo que te ayuda a salir del sesgo de ser un periodista de tecnología que cada día prueba un gadget distinto. No descubro nada nuevo al decir que la pregunta de los últimos años no ha sido qué móvil es el mejor, sino cuál es lo suficientemente bueno sin pasar de X euros.

En telefonía móvil el cambio en los precios no llega por la crisis – o más bien, no sólo por ella –, sino por la aceptación por parte del gran público de que hemos dejado atrás la explosión de innovación de hace años. El escenario es fácil de entender sin tener un MBA: conforme pasa el tiempo, las marcas ya no pueden presentar una revolución anual, sino un reguero de mejoras sobre el producto que ya conocemos.

Es la fase que se suele llamar de comoditización. Una expresión que, con permiso de la Fundeu, es la que mejor describe lo que ocurre con el ordenador desde hace una década y con el móvil estos dos últimos años. El mercado ha visto satisfecha su demanda con productos que cada vez tienen menor diferencia cualitativa. Casi todos los teléfonos empiezan a parecernos iguales, y cada vez es más difícil que una marca nos convenza de lo especial que es el suyo.

Casi todos los teléfonos empiezan a parecernos iguales, y cada vez es más difícil que una marca nos convenza de lo especial que es el suyo

Así comienza un drama para muchos fabricantes. Samsung ha empezado a sufrir seriamente en 2014, Sony parece que ya ha pasado lo peor, y HTC es el ejemplo vivo de un gran producto de gama alta al que le ha pillado el giro del mercado con los deberes sin hacer. Quienes salen mejor parados son la nueva marea china – Xiaomi en cabeza, pero sin olvidarnos de Lenovo ni de One Plus – y ese nuevo perfil de marca europea con factoría en China que les funciona a los BQ y Wiko, entre otros.

Luego tenemos el caso de Apple, que parte con la ventaja de que si uno quiere usar iOS tiene que comprar un iPhone. Lo que ha construido la empresa con su marca merece un capítulo aparte, a pesar de que el nuevo Android 5.0 es – en mi opinión – el sistema operativo para móviles mejor diseñado. Además, aunque Apple cada vez es más seguidor que innovador, la fórmula dista de agotarse, y parecen inmunes a la tendencia de bajada de precios.

Cómo evitar la bajada de precios (si eres un fabricante)

¿Qué han hecho los fabricantes para intentar revertir la tendencia? Pantallas mejores con más resolución, mejor calidad y más tamaño. Cámaras con más calidad de imagen y resolución. Y discretas mejoras de diseño, con aumentos de tamaño y terminales más finos.

No quiero decir que por 200 o 300 euros te lleves lo mismo que por 700, que soy cuñado tecnológico pero no tanto. Pero el mayor salto entre gamas se produce a día de hoy en la calidad de la pantalla, la cámara fotográfica y aspectos laterales como la resistencia al agua.

Tampoco intento demostrar que comprar la gama alta suponga abonarse al “yo sí soy tonto” tan desprestigiado hoy en día. De hecho, la medicina que intento aplicarme es invertir más en lo que uso más horas al día: primero el colchón, segundo la silla de trabajo y tercero el teléfono móvil.

Hay excelentes productos este año en la gama alta. Galaxy Note 4, Xperia Z3 y iPhone 6 son tres móviles que destacaría especialmente. En gama media suelo recomendar echar un ojo a las "franquicias" del año pasado, con el LG G2  –mi preferido – fácil de encontrar a muy buen precio.

Las marcas deben elegir entre terminales baratos que compitan con los chinos, o apostar por la gama alta para luchar contra Apple

En la gama más baja hay propuestas impresionantes con Android (Moto G), y otras muy competitivas (ZTE Blade, WikoHighway o BQ E5), sin olvidarme de "la compañía conocida anteriormente como Nokia” que, si uno acepta Windows Phone, tiene un pepinazo con el Lmua 635 y otro aún más barato con el futuro 535.

Para las marcas, este escenario supone un dilema en el que se lo juegan todo. ¿Apostar por la eficiencia, productos más baratos y poco diferenciados y entrar a la pelea con la horda de marcas chinas que llega desde hace años? ¿O pelear por la gama alta e invertir mucho en innovación para luchar contra Apple?

Sony y HTC tienden a esto último, mientras los ZTE, BQ y Wiko se concentran en ser baratos. Aún así está por ver si tendrán suficiente marca a largo plazo: los coreanos – LG, Samsung – junto a Motorola y Huawei quieren cubrir todos los segmentos.

Everyday Robots
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios