La chorrada del Apple Car y la megaburbuja de Tesla
  1. Tecnología
  2. Hasta los diodos
Jesús Díaz

Hasta los diodos

Por

La chorrada del Apple Car y la megaburbuja de Tesla

Por mucho que la bolsa así lo diga y lo intenten demostrar con anuncios y 'keynotes', ni Apple inventa baterías mágicas ni Tesla vale el precio de sus acciones

Foto: Elon Musk. (Reuters)
Elon Musk. (Reuters)

Elon Musk dice que ofreció vender Tesla a Apple cuando el fabricante de coches las estaba pasando canutas. Menos mal que la operación fracasó. Juntar los dos grupos de fanáticos más tóxicos del planeta hubiera podido generar una masa crítica de antimateria capaz de aniquilar el sistema solar.

“Durante los días más oscuros del Model 3, intenté contactar con Tim Cook para discutir la posibilidad de que Apple comprara Tesla”, asegura Musk. Según él, Cook ni le cogió el teléfono. Naturaca. El 'gaylord' más poderoso del universo es zorro viejo y sabe que Musk es un trilero interplanetario.

Foto: Los nuevos AirPods Max. (Apple) Opinión

En su tuit, a Musk se le vuelve a ver su plumero narcisista y vengativo con un 'chincha rabincha' puesto entre paréntesis: “(for 1/10 of our current value)”. Es decir, que le hace el 'fuck you' a Cook haciendo notar públicamente que no tuvo la visión de ver el valor real de su compañía.

“A toro pasado, todos somos Manolete”, comenta Paquito mientras termina de preparar una olla de rabo de eso mismo para su Nochebuena con cinco allegados. A Paco, el fantasma de Musk le cae igual de bien que el moño de Pablo Iglesias. Razones tiene. Igual que Cook, que en ese momento sabía que Tesla era un auténtico desastre. Y todavía las tiene.

Ahora mismo, Tesla está más sobrevalorada que una película de Christopher Nolan. Como dice el analista Chris D’Arcy de 'The Motley Fool', Tesla es ahora la burbuja más grande de la historia del mercado de valores. Después de subir un absurdo 760% en un año, las acciones no reflejan el valor real de la compañía ni sus posibilidades de crecimiento.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Sigue siendo un fabricante de coches menor que tiene muchas papeletas para no sobrevivir a lo que viene. Es muy difícil imaginar una operación como Tesla, que ha vendido menos de 320.000 coches en los primeros nueve meses de 2020, compitiendo con fabricantes como Toyota o el grupo Volkswagen. Como dice D’Arcy, la capitalización actual de Tesla valora cada venta de uno de sus coches en 1,32 millones de dólares, algo simplemente absurdo. Es una burbuja a punto de explotar como un cohete experimental de SpaceX.

Pero en el mismo hilo de Twitter, Musk habla de algo aún más interesante: el coche eléctrico de Apple, un rumor que tiene más primaveras que Jordi Hurtado. El de Tesla se parte de risa con la última 'exclusiva' de Reuters, que afirma que los de Cupertino van a sacar un coche eléctrico tan mágico que parece que en vez de usar baterías va a correr con leche merengada de unicornio. La fuente de Reuters dice que Apple ha inventado una tecnología capaz de doblar la autonomía de las actuales y que lanzará un coche en 2024. O 2025. Deben tener la bola de cristal con el codificador desintonizado y ven el futuro con ojos a lo 'chinei', como antes veíamos el porno de Canal+.

Musk tiene razón al darle leña al mono. Pensar que Apple va a sacar una tecnología de baterías revolucionaria tiene poco sentido. La compañía de Cupertino es el recopetín cuando se trata de empaquetar componentes de primera para crear productos fantásticos y ponerles nombres fardones. Pero esos componentes, como las pantallas 'SuperRetina' o el cristal 'Ceramic Shield' del iPhone, no son suyos. Son de terceros como Samsung, LG, Sony, Corning o LG. De vez en cuando, sacan inventillos innegablemente chulos, como el MagSafe. Y otras veces, hacen cosas tan increíbles como el Apple Silicon. Pero esto último también utiliza tecnología de terceros: la arquitectura ARM fabricada por TSMC, el fabricante de chips más grande del mundo.

Apple tiene la cuenta corriente a reventar y podría apostar gran parte de ese capital a los coches de choque. Pero parece muy difícil

Esto no quiere decir que Apple no esté colaborando con un tercero para crear un nuevo tipo de baterías o fabricar coches en 2024, 2025 o 2050. Quizá sea verdad. Además, tienen la cuenta corriente a reventar y podrían apostar gran parte de ese capital a los coches de choque. Pero parece muy difícil. Igual de difícil que pensar que Tesla se va a convertir un día en Toyota. E igual de imposible que imaginar que, para 2040, alguien tenga coche privado y no nos movamos todos con vehículos autónomos compartidos.

Y ahí quería yo llegar. A Toyota. Los japoneses, a la chita callando, sin vociferar en Twitter y con humildad, son los que realmente están cambiando el mundo. Nadie ha hecho más que ellos para reducir emisiones de carbono con vehículos como su humilde Prius. Y, según las últimas noticias, aseguran que van a sacar ya unas baterías sólidas que van a revolucionar el mercado de los eléctricos. No en 2024, sino en 2021. El año que viene, veremos ya el prototipo del coche, al parecer totalmente funcional.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Toyota afirma que, gracias a esta batería sólida revolucionaria, su coche eléctrico tendrá 500 kilómetros de autonomía y cargará de cero a 100% en solo 10 minutos. Eso es más que suficiente para sustituir cómodamente los coches de gasolina e híbridos actuales. Y, según Toyota, no tendrá los peligros de las baterías actuales de ion de litio, que pueden incendiarse o explotar como un vulgar Samsung Note 7. El desarrollo de estas nuevas baterías ha contado con el apoyo del Gobierno nipón, que está apostando fuerte para cortar las emisiones de carbono.

Quizá Tesla tenga algo similar en el laboratorio, aunque parece improbable, ya que Musk no ha abierto todavía la boca chancla y esto sería lo típico de lo que presumiría antes que nadie. Y a lo mejor Apple también tiene baterías que usan 'unobtanium' y que aguantan 1.000 kilómetros. O teleportadores, ya que estamos. Pero, a día de hoy, parece que serán los japoneses los que ganen la carrera del coche eléctrico. Ellos o el rabo estofado de Paco, que está para tomarse dos platos y llegar corriendo hasta San Sebastián en hora y media.

Elon Musk Coches Coche eléctrico Tim Cook ARM
El redactor recomienda