Cuarta plataforma: la idea más ambiciosa de Telefónica en años es también la más confusa

La operadora ha puesto en marcha un megaproyecto llamado cuarta plataforma que quiere devolvernos el control sobre nuestros propios datos. Sin embargo, quedan muchas dudas por aclarar

Foto: Chema Alonso, 'chief data officer' en Telefónica e impulsor del proyecto de la cuarta plataforma.
Chema Alonso, 'chief data officer' en Telefónica e impulsor del proyecto de la cuarta plataforma.

Telefónica ha cambiado por unas horas el traje y la corbata de su presidente, Jose María Álvarez-Pallete, por el gorro, la camiseta y el buen rollo de su 'chief hacker officer' Chema Alonso; las ganas de morder y hundir a Google o WhatsApp, por una idea mucho más inteligente: convertirse en su aliada. Hace solo cinco meses, la operadora presentó los primeros esbozos de un nuevo megaplan llamado cuarta plataforma. Y nadie lo entendió. ¿Atacar a las empresas de internet? ¿Otra vez? ¿Acaso no había pasado ya la era Alierta? Ahora, en el Mobile World Congress de Barcelona, ha explicado mejor en qué consiste todo esto, y no hay duda: es su idea más ambiciosa en años. Sin embargo, el plan es todavía tan incipiente y abstracto, está tan plagado de dudas sobre lo que aspira a conseguir (y cómo lo va a conseguir) que todo el proyecto podría acabar en un sonado fracaso.

Manuel Ángel Méndez. BarcelonaManuel Ángel Méndez. Barcelona

¿Cuarta plataforma? ¿Qué plataforma?

Si hay algo que les sobra a las operadoras (y envidian las empresas de internet) son los datos. Las telecos saben tanto o más de nosotros que Google, Facebook o Amazon. Saben con quién hablamos, cuándo, cuánto pagamos cada mes, qué SMS enviamos, dónde nos encontramos de forma precisa (gracias a las antenas), qué vemos en la tele de pago... Hasta ahora no hacían nada de nada con esos datos, pero ¿por qué no sacarles partido?

Dicho y hecho. Eso es justo lo que Telefónica quiere con la cuarta plataforma: crear un sistema capaz de analizar los datos de clientes para ofrecernos una foto de todo lo que sabe de nosotros y dejarnos decidir qué hacer con esa información. ¿Queremos cederla a terceros? ¿Queremos que sea 100% privada, solo para nosotros? Dentro de unos meses podremos escoger. Y lo haremos a través de una aplicación en el móvil llamada Aura, basada en algoritmos e inteligencia artificial (y desarrollada en conjunto con Microsoft -más detalles aquí-), que nos dirá, por ejemplo, cuáles son nuestros hábitos de conducción (horas de viaje, velocidad, lugares...) en base a nuestra ubicación. ¿Quieres compartir eso? Tú decides.

El 'chief data officer' de Telefónica, Chema Alonso, durante la presentación de Aura, ayer. (Foto: EFE)
El 'chief data officer' de Telefónica, Chema Alonso, durante la presentación de Aura, ayer. (Foto: EFE)

¿Y por qué me debe importar?

Telefónica cree que esta propuesta nos va a interesar mucho por dos motivos. Uno, porque nos pone en control de nuestra privacidad. Sabemos qué datos maneja sobre nosotros y podemos decidir si compartirlos o no con otras empresas. Y dos, y más importante, porque si decidimos compartirlos podremos obtener algo a cambio. Ya vale de 'regalar' nuestros datos, ¿no?, argumenta la operadora.

La frase de Telefónica de "ya vale de regalar tus datos" debería traducirse por "¿cómo es posible que todos ganen millones con los datos menos yo?"

Por seguir el caso anterior, las aseguradoras de coches podrían estar interesadas en acceder a datos (inferidos) sobre nuestros hábitos de conducción en manos de la operadora. Mapfre, por ejempo, le pediría permiso a Telefónica para entrar en su base de datos, esta nos lo pediría a nosotros a través de la aplicación Aura y, si aceptamos, recibiríamos a cambio algún tipo de contraprestación por parte de la aseguradora. Y quien dice Mapfre, dice Facebook, Google o casi cualquier empresa imaginable.

Esto se pone interesante...

Lo es. Hacía tiempo que Telefónica no tomaba las riendas en un asunto tan delicado e importante como la información personal. Había dejado que las firmas de internet se adueñaran de este terreno y sacaran tajada del arte de convertirnos en producto a cambio de un servicio gratuito.

Por primera vez en mucho tiempo, la idea de la cuarta plataforma es un intento valiente, ambicioso e inteligente de sacar partido a algo en poder de Telefónica y de nadie más: nuestros datos (anónimos). El problema es que de momento no está contando toda la historia, especialmente en lo referente a los posibles acuerdos entre terceras empresas y la operadora. ¿Quién paga a quién? ¿Cuánto? ¿En concepto de qué? ¿Afecta eso a nuestros datos?

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante presentación de Aura, la plataforma interactiva de Telefónica basada en la inteligencia cognitiva. (Foto: EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, durante presentación de Aura, la plataforma interactiva de Telefónica basada en la inteligencia cognitiva. (Foto: EFE)

Mmm, y ¿qué ganan Facebook o WhatsApp?

En el caso de las terceras empresas, está claro: ganan acceder a más datos para ofrecernos mejor publicidad, servicios de pago, 'freemium'... Y también ganan una oportunidad de generar y fidelizar clientes.

Vale, ¿y Telefónica?

Este es el punto clave. La frase que entre líneas deja caer Telefónica con el "ya vale de regalar tus datos, ¿no?", en realidad debería traducirse por "¿cómo es posible que todos —Google, Facebook, WhatsApp...— estén ganando millones con los datos menos yo?". Y es verdad. Llevan años sentados sobre una mina de oro. Y esa mina eres tú (bueno, tus datos... hay mundo más allá de la factura mensual).

Ahora mismo su mensaje oficial es: "La privacidad es fundamental, te dejamos escoger qué hacer con la información que manejamos sobre ti". Y es cierto, pero solo en parte. Lo que no dicen de forma abierta es que en realidad buscan cerrar acuerdos económicos con terceras empresas (desde Google y Facebook pasando por Mapfre o CaixaBank) para que estas nos ofrezcan algo (descuentos, ofertas, nuevas funciones...) a cambio de ceder nuestros datos. La cuestión es qué tipo de acuerdos va a cerrar Telefónica con estas otras empresas. "Nunca vamos a vender los datos", recalca Chema Alonso. "Pero sí podríamos acordar que otras empresas se conecten a nuestra plataforma", añade. ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué tipo de acuerdos? ¿Por cuánto tiempo? ¿Por qué cuantía? ¿Cuál es la letra pequeña? ¿Afecta en algo a nuestros datos? Nuevamente, falta información.

Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de Facebook, ha mostrado su apoyo al proyecto de la cuarta plataforma de Telefónica.
Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de Facebook, ha mostrado su apoyo al proyecto de la cuarta plataforma de Telefónica.

Quiero probar, ¿cómo lo puedo usar?

No puedes. Al menos de momento. Telefónica ha confirmado que lanzará la aplicación Aura durante los próximos 12 meses en la mayoría de los países en los que opera. Es la otra gran incógnita que falta para saber si todo esto tiene sentido, probar Aura. Porque si realmente no funciona como debería, el resultado está cantado: a nadie le va a interesar.

En resumen, toca esperar. Y esa es justo la situación que se vive ahora mismo en el seno de Telefónica, una calma tensa a la espera de nuevos avances. Las palabras de Chema Alonso para cerrar su presentación de ayer definen bien el ambiente. "José María", dijo Alonso en tono dubitativo mirando al presidente de la operadora, "no sé si lo vamos a conseguir, pero lo intentaremos". La respuesta, en 12 meses.

Homepage

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios