'Hachazo fiscal': la solución a la guerra del taxi que el Gobierno no se atreve a tomar

Queda menos de una semana para que arranquen las negociaciones para resolver el conflicto del taxi contra Uber y Cabify. Y el Gobierno tiene un as en la manga (que no se atreve a usar)

Foto: Taxistas se manifiestan en Barcelona el pasado julio. (Reuters)
Taxistas se manifiestan en Barcelona el pasado julio. (Reuters)

Cuenta atrás para una de las mayores 'patatas calientes' con la que tendrá que lidiar el Gobierno en este arranque del nuevo curso: el taxi, Uber y Cabify. ¿Cómo solucionar un conflicto que amenaza con bloquear de nuevo el centro de Madrid, Barcelona y otras grandes ciudades? El gran 'marrón' lo tiene Fomento entre manos. Las primeras reuniones para intentar buscar una salida pactada entre las diferentes partes arrancan la semana que viene y hay algo que en el ministerio de José Luis Ábalos no quieren ni mencionar pero que podría solucionar de un plumazo el enfrentamiento. Un 'hachazo' fiscal al taxi que haría aflorar millones de euros en dinero negro.

Fuentes del sector en contacto desde julio con Fomento y con Pedro Saura, secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, aseguran que sobre la mesa está una de las medidas clave que podría desbloquear para siempre el conflicto: realizar un cambio fiscal para que el taxi deje de tributar el IVA y el IRPF por módulos y pase a tributar en estimación directa. O, al menos, amenazar con hacerlo. Técnicos de Fomento, Economía y Hacienda se han reunido a comienzos de agosto para abordar este asunto, reuniones que niguno de los ministerios reconoce de manera oficial, pero sí extraoficialmente. El cambio, de producirse, lograría que por fin se tributase por millones de euros que ahora mismo escapan al control de Hacienda.

"Es el gran temor del taxi desde hace décadas y de las pocas profesiones liberales que siguen disfrutando de esta enorme ventaja fiscal. Si Fomento usara esta medida como herramienta de negociación en caso de que el taxi amenace con una nueva huelga, te digo yo que se acababa el conflicto mañana mismo", señala una fuente de las VTC que forma parte de las negociaciones y prefiere permanecer anónima. Al otro lado, desde el taxi, reconocen que el asunto está sobre la mesa y ha sido trasladado a Pedro Saura. Sin embargo, todos tienen la misma duda: nadie sabe con certaza si el ejecutivo usará este as en la manga de alguna manera. ¿Como mera amenaza si se tuercen las cosas? ¿Cómo medida definitiva en caso de que se tuerzan de verdad?

Las cifras en realidad dejan claro que este cambio fiscal se debe producir. Y ahora es mejor momento que nunca.

(Reuters)
(Reuters)

Para hacerse una idea de lo que Hacienda (es decir, todos) deja de ingresar cada año desde el sector del taxi, solo hay que hacer unos cuantos números. En España, según varias fuentes del sector consultadas, entre ellas, exdirigentes del taxi, más del 95% de los taxistas (titulares de licencias) tributa por módulos. Se trata de autónomos con 3 o menos licencias a su nombre, es decir, la inmensa mayoría. En una ciudad como Madrid, la facturación mensual bruta de un taxista se sitúa alrededor de los 5.000 euros de media, 55.000 euros al año (si contamos solo 11 meses, por vacaciones, bajas etc).

En la tributación por módulos, Hacienda establece un base imponible de 11.000 euros de facturación por 60.000 kilómetros realizados. Aplicando el 10% de IVA reducido correspondiente, hablamos de 1.100 euros, a los que se puede descontar el 100% de la amortización del coche, el gasto en gasolina, seguro etc. Una vez hechos esos descuentos, un taxista estaría tributando por IVA entre 450 y 500 euros al año en lugar de los 5.500 brutos que le correspondería. "Lo que deberías pagar cada mes lo pagas en realidad por todo el año", explica a este diario un antiguo taxista y representante del sector. A nivel agregado, y dependiendo del nivel de gastos deducibles cada trimestre, se calcula que solo en Madrid la cantidad que Hacienda deja de ingresar en concepto de IVA del sector del taxi supera fácilmente los 40 millones de euros.

¿Qué hay del IRPF? Lo mismo. Los titulares de licencias de taxi no tributan por los 45.000 o 50.000 anuales brutos, sino por los 11.000 o 12.000 euros que establecen los módulos en función de los kilómetros recorridos. A esa cantidad se le puede descontar de nuevo todos los gastos del año (gasolina, seguro...). "La base de tributación acaba siendo de 3.000 o 2.000 euros, o menos. Al final generas pérdidas. Y, si no, la base es tan reducida que la declaración te sale a devolver", explica un extaxita.

(Reuters)
(Reuters)

Son datos que el sector de las VTC ha ido repitiendo una y otra vez pero datos que ningún taxista o representante del sector ha rebatido nunca. Es cierto que los conductores autónomos de VTC están obligados a tributar por estimación directa, y pagan ocho, nueve o hasta diez veces más impuestos (estando ambos, taxistas y VTC, bajo el mismo epígrafe fiscal 721.2). Pero eso en realidad no importa. Cada vez son menos los autónomos propietarios de una licencia VTC. Casi todas están ya en manos de empresas que las gestionan dentro de sus propias flotas con conductores asalariados o autónomos, pero no titulares de la VTC.

Lo que realmente importa es que el taxi ha sido durante décadas (y sigue siendo) un pozo de dinero negro. Es una circunstancia que el Gobierno, que tan torpemente nos ha sumido en el conflicto actual, debería usar a su favor para resolverlo de una vez por todas. Hay dos grandes opciones. Una, amenazar desde el principio en las negociaciones con pasar al taxi del régimen de módulos al de estimación directa (a lo que el taxi debería responder con un "mejor me quedo como estoy" o, cuando menos, con algunas mejoras cosméticas de cara a la galería). La segunda opción: plegarse por un lado al taxi, concediendo la transferencia de competencias a las CCAA pero, por otro, poner en marcha el cambio de régimen fiscal con el que de hecho poder financiar el 'rescate' con dinero público de licencias VTC (sí, rescate; más sobre esto, aquí). Una de cal y otra de arena.

¿Un Gobierno inteligente que no quiere mostrar sus cartas antes de la partida o un Gobierno débil que no se atreve a ponerlas sobre la mesa?

¿Qué hará el Gobierno? Es una gran incógnita, pero los indicios no son buenos. "Sinceramente, creo que no se va a atrever a promover este cambio fiscal. Podemos se opondría y necesitan su apoyo", dice un exdirigente del taxi. "Si tuvieran valor, tomaran la decisión, se lo explicaran a la opinión pública y pusieran a las fuerzas de seguridad en las calles por si pasa algo, esto se acabaría en un día", señala una fuente del sector. Consultados por este diario, Fomento se apresura a negarlo todo de forma oficial. "¿Cambio fiscal al taxi? Ni está sobre la mesa, ni se va a usar en la negociación, ni se tomará ninguna decisión. Es todo falso". ¿Un Gobierno inteligente que no quiere mostrar sus cartas antes de la partida o un Gobierno débil que no se atreve a ponerlas sobre la mesa? De momento, todo apunta a lo segundo.

Homepage

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios