Los centros mundiales de innovación

De China a Ecuador: los otros 'Silicon Valley' del mundo

El Silicon Valley de California es único en el mundo, pero hay otros lugares que han seguido sus pasos. Yachay Tech, Chilecon Valley, Zhongguancun, Bangalore o la Silicon Roundabout son algunos de ellos

Foto: Edificios alrededor de Old Street, en Londres, en la zona conocida como Silicon Roundabout. (Reuters)
Edificios alrededor de Old Street, en Londres, en la zona conocida como "Silicon Roundabout". (Reuters)

Abarca aproximadamente desde Menlo Park hasta San José, y aloja a una gran parte de las más importantes corporaciones tecnológicas. En un principio muchas de ellas comenzaron siendo unas startups con muchas ganas de emprender y poco dinero en los bolsillos. Hoy amenazan con dominar el mundo.

Si en 1850 miles de inmigrantes y ciudadanos norteamericanos llegaron a California por culpa de la fiebre del oro en busca de este preciado metal, ahora, más de 150 años después, otros tantos lo están haciendo con el mismo objetivo: hacerse millonarios. La culpa la tiene Silicon Valley, un paraíso de la tecnología que ha vuelto a encumbrar a este estado a la categoría de tierra prometida.

Se estima que las ciudades ubicadas dentro del valle como Menlo Park, Mountain View, Palo Alto y Sunnyvale ostentan diez veces más startups que el resto del país norteamericano. Los más importantes inversores y compañías tecnológicas también están ahí. Desde Cisco, HP o Apple, hasta Google, Facebook o LinkedIn. Sencillamente, pocas cosas ocurren en el mundo de la innovación si no pasan antes por esta cuna del emprendimiento.

Pero no es la única.

Cada vez son más los países que están invirtiendo en tener su propio Silicon Valley. Los negocios de la llamada "era de la información" se han convertido en la principal fuente de crecimiento económico, por lo que no es de extrañar que el fenómeno global del emprendimiento tecnológico haya conllevado que se incrementen los ecosistemas que anhelen convertirse en la próxima ciudad de la tecnología. Estos son algunos ejemplos que aspiran a ello.

Tel Aviv, la que más invierte al otro lado del charco

Es uno de los ejemplos más pujantes en el tejido de startups. Según el Global Startup Ecosystem Ranking, la llamada Silicon Wadi es el quinto ecosistema mas emprendedor del mundo detrás de Silicon Valley, Nueva York, Los Angeles y Boston.

Israel tiene únicamente 7,9 millones de habitantes y dispone de más de 4.000 startups tecnológicas. Una cantidad que supera a la de que cualquier otro país (con excepción de EEUU), de acuerdo con el Centro de Investigación Israel Venture Capital. Como resultado, son muchas sus pequeñas empresas que ya han desarrollado tecnologías innovadoras en áreas como la computación o las tecnologías limpias, entre otras.

La ciudad de Tel Aviv. (Reuters)
La ciudad de Tel Aviv. (Reuters)

En este sentido destacan Waze, PrimeSense, Trusteer u Onavo, todas ellas por cierto vendidas a Google, Apple, IBM y Facebook, respectivamente. Y no son las únicas. Según un estudio de Price Waterhouse Coopers, las ventas de empresas israelíes en el mundo generaron más de 5.500 millones de dólares sólo en 2012.

Existe toda una mezcla de factores a los que se les puede atribuir la transformación de este país en un milagro tecnológico: una apuesta personal del Gobierno que ha favorecido la proliferación de inversores extranjeros, la inmigración judía (un motor de la economía del país desde su fundación), y la proveniente de Rusia, muchos de los cuales cuentan con altos conocimientos informáticos.

Según explicó recientemente Yossi Vardi, uno de los mayores emprendedores de Israel conocido como el padrino del panorama tecnológico tras haber fundado más de 80 empresas, "si te fijas en cómo se creó este país, te darás cuenta de que es un startup a gran escala".

Yachay y Chilecon Valley en Latinoamérica

El pasado 2014 el Gobierno de Ecuador inauguró el que en un plazo de 35 años se prevé que sea su particular Silicon Valley. La Universidad de Yachay, palabra quechua que significa "conocimiento", es una institución educativa de carácter público encaminada a impulsar, según el Gobierno de Rafael Correa, la innovación y tecnología en la ciudad ecuatoriana, para de esta forma captar y formar el talento humano necesario para marcar un cambio sustancial en la economía del país.

El complejo tecnológico cuenta con todo tipo de lujos como un campus para estudiantes, wifi, cajeros automáticos, restaurantes, mini market...

La ciudad de Yachay Tech está ubicada en la provincia de Imbabura (norte de Ecuador). 4.600 hectáreas donde se está levantando un parque tecnológico industrial, impulsado por el sector privado y el Estado. Entre sus objetivos se encuentra el de convertirse en el referente tecnológico de Latinoamérica, lo que pretende conseguir generando nuevo conocimiento mediante sus relaciones estratégicas con el sector privado, los Institutos Públicos de Investigación y los Centros Universitarios de Investigación, y desarrollando aplicaciones y productos útiles para la sociedad.

El complejo tecnológico cuenta con todo tipo de lujos como un campus para estudiantes, wifi, cajeros automáticos, restaurantes, mini market, centro médico, bicicletas y espacios deportivos. Similar al de Chilecon Valley.

El Parque Científico Tecnológico Biobío (Pacyt Biobío) o, como lo llaman muchos, Chilecon Valley, es una iniciativa que contempla contribuir significativamente al desarrollo económico, productivo y cultural de Chile. En sus casi 100 hectáreas con áreas verdes, este moderno espacio aglutinará a mentes creativas y empresas del área tecnológica, del conocimiento e investigación para posicionarse como un centro neurálgico de desarrollo en el país y producir innovaciones de alto impacto.

La idea es la misma que el caso de Ecuador: atraer a las empresas expertas en I+D+i (investigación, desarrollo e innovacion), aprovechar el potencial nacional y desarrollar nuevas tecnologías capaces de resolver los problemas del mundo. El país andino cuenta además con Startup Chile, un programa público para incentivar el talento.

Ecuador y Chile no son los únicos países de Latinoamérica que están apostando por la innovación al estilo (salvando las diferencias) de Silicon Valley. México, Colombia o Brasil, entre otros, también cuentan con sus ciudades para emprendedores.

 

Bangalore y Zhongguancun, talento a bajo coste

La sureña Bangalore también es considerada como la Silicon Valley de la India por la cantidad de empresas tecnológicas e innovación que alberga. Con sus chais (el típico té local), en la mano los jóvenes talentos pasean por el jardín circular del complejo RMZ Infinity, que sirve de sede para algunas de las compañías más importantes del sector en el país.

Empleados de una compañía tecnológica en Bangalore. (Reuters)
Empleados de una compañía tecnológica en Bangalore. (Reuters)

Desde luego tienen un referente que les sirve de inspiración. Su compatriota Sundar Pichai, el actual consejero delegado de Google.

India es un país conocido internacionalmente por la producción de ingenieros informáticos y tiene en el sector tecnológico uno de sus principales herramientas de presente y futuro. De acuerdo con un estudio de la red social profesional LinkedIn del que se hacía eco la revista Forbes, en 2014 Bangalore se situó con 26.453 nuevos trabajadores tecnológicos como el segundo mayor centro de este recurso humano cualificado en términos globales, justo por detrás de Silicon Valley con 28.516.

Nadie duda de que los indios llevan ya tiempo cualificándose en este campo. Y Bangalore es una prueba de ello. Desde esta región ha migrado mucho talento hacia Silicon Valley pero también se han quedado otros tantos. Allí se concentran ahora una ingente cantidad de pequeñas startups dedicadas a la innovación y al desarrollo de proyectos dedicados a obtener nuevos softwares que probablemente más tarde sean adquiridos por grandes compañías.

En China también están tratando de copiar el modelo de Silicon Valley. Zhongguancun, un distrito al norte de Beijing, es uno de los que más está creciendo en los últimos años concentrando cada vez más un creciente número de startups tecnológicas.

Potencial no les falta. No hay que olvidar que en los últimos años han emergido empresas como Baidu, Weibo, Xiaomi o Alibaba, que en poco tiempo se han convertido en gigantes tecnológicos. La principal ventaja de estos dos países respecto del norteamericano es que en Asia la mano de obra es infinitamente más barata.

 

Silicon Roundabout, nueva revolución en la City

Fue cuna de la revolución industrial y quiere serlo también de la tecnología gracias a proyectos como el de Silicon Roundabout o el East London Tech City. Según un estudio elaborado por la London School of Economics y la consultora South Mountain Economics, el hub londinense, que incluye al sur de Inglaterra (Oxford y Cambridge), ofrece trabajo ya a 744.000 personas en el ámbito de las nuevas tecnologías, frente a las 692.000 de Silicon Valley.

En 2013, 90 empresas tecnológicas extranjeras se asentaron en Londres, más de la mitad estadounidenses

"Nuestra ciudad fue la cuna de la revolución industrial y, aunque estamos aún en plena adolescencia, podemos jugar el mismo papel en el siglo XXI", declaró recientemente Boris Johnson, alcalde de Londres, durante el lanzamiento del encuentro London Technology Week. Y parece que no anda muy desencaminado.

Otro estudio de realizado por Oxford Economics, estima que el sector tecnológico generará 12.000 millones de libras de actividad económica y creará 46.000 nuevos empleos en la capital de Reino Unido durante la próxima década.

En 2013, 90 empresas tecnológicas extranjeras se asentaron en Londres, más de la mitad estadounidenses. En este sentido cabe destacar Google, que invertirá 1.200 millones de euros en su nueva sede en el barrio de King´s Cross, y Cisco, que invertirá 370 millones de euros en los próximos cinco años.

Málaga Valley, ¿un referente en Europa?

Se vende en su propia página web como el "Silicon Valley europeo" y, aunque ni de lejos es cierto, sí que lo es que esta región del sur de España se ha convertido en un centro emisor de ideas e innovación capaz de atraer a empresas de fuera, inversiones en I+D+i y talento.

El Club Málaga Valley se constituyó en 2006 con veintisiete miembros y el objetivo de impulsar la creación de una gran zona tecnológica en Málaga. En la actualidad, cuenta con más de trescientos socios que tratan de identificar nuevas oportunidades de negocio TIC en otros sectores.

Entre los integrantes del club figuran Google, Endesa, Ericsson, Fujitsu, Nokia, Vodafone, Telefónica, Repsol YPF, IBM, Blackberry, Ford, Acciona, Boeing España, Carrefour, grupos editoriales de medios de comunicación, entidades financieras e instituciones públicas.

El pasado mes de abril tuvo lugar el 18ª encuentro del Club Málaga Valley bajo el lema Startup Paradise, con el objetivo de atraer emprendedores locales, captar profesionales para el desarrollo y crear empresas de alto contenido digital. Pero de momento todo esto está aún por llegar.

Málaga dispone de muchos elementos a su favor para convertirse (como pretende), en un referente en el sector de la innovación y desarrollo: una universidad potente, una buena red de transportes y comunicaciones e infraestructuras tecnológicas de nivel. Por contra, a esta ciudad que se llevó en 2012 el premio a la Ciudad más Inteligente de España según el informe Smart Cities, todavía le falta inversión privada en el ámbito del emprendimiento de base tecnológico.

Por ejemplo, dentro de nuestras fronteras ciudades como Barcelona o Madrid se encuentran más avanzadas (ambas aparecen en el top del informe Global Startup Ecosystem Ranking). En Europa por su parte, sale peor parada por culpa de otras grandes como Londres, Dublín o Berlín. Sólo un ejemplo, Israel invierte 2.000 millones de euros al año en innovación, diez veces más que España. La comparación es un tanto engañosa por la sencilla razón de que los israelitas son los que más invierten en innovación del mundo. Pero también refleja otra realidad: Israel destina el 5% de su PIB anual a I+D, mientras que en España ese índice se queda en un escaso 1,5%.

¿Suficiente para hacer sombra a Silicon Valleynbsp;En un artículo sobre los orígenes de Silicon Valley, la revista Slate se preguntó recientemente si este fenómeno, nacido de una conjunción de fuerzas históricas y culturales, se puede repetir realmente. Son muchas las voces que piensan que no. Sin embargo, no sólo estas ciudades sino otras muchas como Dublín, Moscú o Seúl, se están empeñando en lograrlo en un futuro no tan lejano.

iBlog
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios