"Tardé un año y medio en conseguir mi primer cliente en Silicon Valley"

A todos nos encanta conocer las historias de éxito de los emprendedores de Silicon Valley, y más aún si son españoles. Pero, ¿qué hay de los primeros pasos?

Foto: Tardé un año y medio en conseguir mi primer cliente en Silicon Valley

A todos nos encanta conocer las historias de éxito de los emprendedores de Silicon Valley, y más aún si son españoles. Pero, ¿qué hay de los primeros pasos? ¿Qué hay de todo el tiempo de espera y sufrimiento hasta llegar a la victoria? El camino hacia el éxito profesional, por desgracia, a menudo es demasiado lento.

Es una de las conclusiones que nos brinda Jordi Torras, fundador de Inbenta, que nos habla de una parte de sus comienzos en el tercer capítulo de 'Emprendedores e innovadores: de Silicon Valley a Israel', el documental sobre los dos polos de innovación tecnológica mundial producido por los premios EmprendedorXXI de Caixa Capital Risc, con la colaboración de El Confidencial y Teknautas.

En esta ocasión hablamos con varios emprendedores sobre lo fácil (o difícil), que fue para ellos encontrar sus primeros contactos y clientes una vez aterrizados en Silicon Valley. Para ello, además de Jordi Torras, contamos con Pepe Agell (Chartboost), Rosa Monge (Imagine), Eneko Knörr (Ludei), Carlos González de Villaumbrosia (Floqq), Oriol Sanleandro (Make Eat Easy) y Koldo García (The Mad Video):

“En Silicon Valley nadie te conoce si eres europeo”

Uno de los primeros hechos a los que tuvo que enfrentarse Jordi Torras fue el hecho de pasar de ser una empresa reconocida en España a un completo anónimo en Estados Unidos: “Las compañías de aquí no conocen a las empresas europeas, así que conseguir los primeros clientes nos costó un año y medio”. No obstante, “una vez que has superado eso, es mucho más fácil: las empresas con las que trabajas son mucho más grandes y los contratos son mucho más grandes”.

Para Pepe Agell también fue algo complicado, ya que “Silicon Valley es un entorno muy competitivo, y cuando vienes de fuera no tienes estructura social, no tienes familia, no tienes amigos, no tienes contactos de negocio... ¡no tienes nada! Y construir esa red de contactos no es fácil”.

Parte del mito de Silicon Valley es eso de que todo el mundo te ayuda y te presenta a mil personas el primer día que te conoceEneko Knörr, por su parte, nos da una de cal y una de arena. Por un lado sí asegura que “aquí es más fácil encontrar a otros emprendedores, la gente es más abierta y mucha gente intenta ayudarse”. Sin embargo, tampoco hay que construir falsos mantras: “Parte del mito de Silicon Valley es eso de que todo el mundo te ayuda y te presenta a mil personas el primer día que te conoce, pero las cosas no son así de fáciles. Meterte en el ecosistema de Silicon Valley tiene su complicación, no se hace de un día para otro”.

Una visión con la que coincide Koldo García, para el que “la cultura de los negocios en Estados Unidos es muy distinta a la de España. Aparte de los aspectos técnicos, legales y fiscales, la manera de relacionarte con tus clientes y tus proveedores también es completamente distinta”.

Si quieres seguir la evolución de este documental, puedes seguirnos aquí todas las semanas.

Innovadores: de Israel a Silicon Valley
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios