Las lecciones de emprendimiento que aprendimos de los superhéroes
  1. Tecnología
  2. Loading
Alfredo Pascual

Loading

Por

Las lecciones de emprendimiento que aprendimos de los superhéroes

Más que una actividad, el emprendimiento es una actitud vital. 

placeholder Foto: Fotograma de la película 'Watchmen' (Warner)
Fotograma de la película 'Watchmen' (Warner)

Más que una actividad, el emprendimiento es una actitud vital. Consiste en innovar, en arriesgar, en luchar por sacar adelante una idea poco o nada común entre los empresarios más tradicionales. Y, en el marco de la batallacontra los elementos, quién mejor que los superhéroes del cómic paraenseñarnos un puñado de valiosas lecciones acerca de cómo destacar sobre todos los demás.

Confíar en una idea y potenciar la marca

La diferencia entre una idea ridícula y otrabrillante muchas veces radicaen su desarrollo. ¿Es vergonzoso salir a la calle con unas mallasde colores y un antifaz? Desde luego, pero lo es menos si terminas por salvar tu ciudad (o negocio) gracias al dichoso atuendo. Una característica común entre los superhéroes es suinnegociable implicación con una idea, por la que son capaces de ir hasta las últimas consecuencias. Se trata de un lugar común con los grandes visionarios del ámbito tecnológico. Cuando Steve Jobs dijo en una reunión de trabajo que fabricaría un ordenador que pudiese manejar su madre estallaron las carcajadas en la sala.

Otro punto clave es la marca, entendido como la capacidad de quela idea se materialice en un símboloreconocible. La 's' de Superman o el murciélago de Batmanson ejemplos perfectos, porque cuando los observamos no vemos un logotipo, sino la representación gráficade una actitud ante la vida, la defensa de unos valores concretos frente a la jauría humana que conforma nuestra sociedad.

Diferenciarse y explotar las fortalezas

Superman lucha a la luz del día, Batman lo hace de noche;Spiderman y Catwoman se mueven mejor en las alturas, Aquaman en las profundidades marinas;la Antorcha Humana calcina a sus enemigos, Silver Surfer los convierte en bloques de hielo;el Capitán América se vale de su agilidad para derrotar a rivales más fuertes, Hulk emplea la fuerza bruta contra cualquiera.

Más allá de la existencia ficticia de estos personajes, creados en su mayoría en el ecuador del siglo pasado, si hoy los recordamos es porque son capaces de ser diferentes a los demás. Los que comparten habilidades, se esfuerzan por marcar la diferencia en otros aspectos. Por ejemplo, Supermán y Hulk tienen por bandera una potencia muscular sobrehumana. ¿Quién es más fuerte de los dos?Qué más da:Hulk es un científicomutado en bestia que no distingue el bien del mal, mientras queSuperman es un extraterrestre comprometido con la paz mundial. Un caso semejante al de Facebook y Twitter, que buscan que las personas se comuniquen por caminos opuestos. Un emprendedor que es diferente es además fácil de recordary, lo que es más importante, complementario a otros.

Cambiar de perspectiva

Los niños no quieren ser Lobezno solo por sus músculos y sus garras, sino porque es quien siempre gana al malo. Desde este punto de vista, quizá ése críodebería decantarse por los distintos cuerpos de seguridad, que detienen a más delincuentes en un día de lo que una sola persona, por muy súper que sea, puede hacer en toda su vida.Sucede que el matiz es determinante: el vengador ataca el problema de un modo más directo, rigiéndose solo por su código de valores. Identifica la amenaza, la ataca y la neutraliza.El policía se debe a la ley y a sus desquiciantes procesos burocráticos, amén de la obtención de órdenes judiciales, la toma de declaraciones, los atestados de pruebas...

En este caso el policía representa al sistema, y un emprendedor no puede luchar contra lo ya establecido, del mismo modo que no puede haber dos Batman en unamisma ciudad. El que llega primero, golpea más fuerte. Escoger una perspectiva distinta abre también nuevos caminos.Solo así se explica que WhatsApp, que ni de largo es la mejor aplicación de mensajería, tenga una posición dominante en susector.

Adaptar la tecnología a la necesidad

Atrás quedaron los tiempos en los que se podía prescindir de la tecnología. Hoy cualquier actividad profesional, desde el que vende fruta hasta el que limpia fosas sépticas, encuentra en lainformática un valioso escudero. Mas conviene no caer en la tentación de sacar la tarjeta de crédito y comprar a discreción. En alguna ocasión me han sorprendidogestores y otras razas de oficina mostrándome datos en un iPad. ¿Es necesario en esta coyuntura la adquisiciónun dispositivo peleado con la ofimática que solo se emplea de cara al eventual cliente?

Naturalmente el paradigma en el mundo del cómic es Iron Man, encarnado por el multimillonario Tony Stark, que ha diseñadosu propia armadura para luchar contra los malvados. El quid está precisamente en la personalización. NaturalmenteStark pudo haberse decantado por alguna suerte de tecnología militar, en la línea de los drones que aterrorizan Oriente Medio o los manidos exoesqueletos mecánicos. Sin embargo prefierepersonalizar su recubrimiento para adaptarlo a sus necesidades concretas, que no pasan por emplear armamento para derribar aviones.

Extrapolándolo al campo del emprendimiento, sería la diferencia entre comprar un carísimo software de base de datos para una pyme o bien contratar a un par de programadores para una faena de aliño. O adquirir un servidor propio en vez de subcontratarlo. La inversión en tecnología es clave para un negocio y no debe pecar por exceso ni por defecto.

No cerrar la puerta a alianzas

Incluso los superhombres, en ocasiones, contemplan la posibilidad de aliarse en contra de un enemigo mayor. Es el caso de los X-Men o Los Vengadores, que no son más que reuniones de héroes en pos de una causa concreta. En los negocios, como en otros ámbitos que bonifican la cooperación, 2+2 pueden ser más de 4. Imagina dosstartups: una tiene un gran producto y la otraun canal de distribución muy eficiente. Ambas pueden competirpor las miguitas, con un cliente parcialmente contento, o sumar sinergias y hacer saltar la banca. Los vigilantes encapuchados también nos advierten de que hay trances que, por mucho que pongamos de nuestra parte, no podemos superarlos en soledad.

La dedicación absoluta

Batman es Batman las 24 horas del día. Aunque no lleve el traje, Bruce Wayne está permanentemente atento a los movimientos de los villanos y reacciona con la máxima premura. Los golpes, las consecuencias mentales del combate y las incopatibilidades sociales derivadas de la actividad heróica se los lleva a casa. De nuevo el paralelismo con el emprendedor es nítido: levantar un negocio de la nada requiere de unas dosis de esfuerzo e implicación que poco o nada tienen que ver con un trabajo por cuenta ajena de 8 horas diarias.

El secreto está en la pasión, en desdibujar la línea que separa el trabajo de la pasión. Si has escogido una actividad en la que se te hacen largas las horas mirando el reloj, quizá no deberías emprender(ni dedicarte a la lucha clandestina contra el crimen).

Y por último... no tener miedo

De la misma forma que los superhéroes no temen a la muerte, el emprendedor no debe asustarse ante el reto del crecimiento exponencial. Si se conformacon poco, poco será lo que obtenga. Algo similar pasa con el fantasma de la quiebra.El riesgo siempre va a estar ahí, al acecho, que es donde debe estar. Ni tan lejos como para olvidarlo ni tan cerca como para que atenace al emprendedor a la hora de tomar decisiones.

Apple, Amazon, Starbucks o Mattel comenzaron en un garaje con la mínima ambición. No obstante, cuando sus gerentes perdieron el miedo a romper el techo con la cabeza, se convirtieron en corporaciones multinacionales. El fracaso no es el final, sino el principio del éxito. Michael Jordan lo resume mejor que nadie: "Soy el mejor porque he fallado y me he levantado más veces que mis rivales".