WhatsApp abre las puertas del infierno

La confirmación de lectura era una petición de la comunidad, pero también es una intromisión en nuestra privacidad. Ya casi no se va a poder ni mentir a la gente

Foto: WhatsApp abre las puertas del infierno

El titular no es mío; me lo dio nuestro compañero Ramón Peco al conocer la noticia de que WhatsApp, finalmente, ha implementado un aviso para saber cuándo han leído tus mensajes. Se trata de una vieja petición de la comunidad, la más esperada, que ha sido recogida con inusitado interés entre los usuarios del servicio que, como Hacienda, somos todos.

Y es precisamente el carácter universal de WhatsApp lo que me preocupa hoy. Si el cambio fuese en Facebook o Twitter daría lo mismo, porque ni yo estaría escribiendo esto ni ustedes leyéndolo; pero WhatsApp es una commodity de la comunicación, una herramienta a la que recurrimos más que a la voz, por cierto, y eso que llevamos milenios perfeccionándola. 

A esto sumen que WhatsApp no es una app que escojamos, sino que lo hace nuestro entorno por nosotros. Usted puede pasarse a Line, a SnapChat o a Telegram, del mismo modo que compró un vídeo Betamax en los 80, mas tendrá que regresar si quiere comunicarse con el grueso de sus contactos. Y en este caso "grueso" es un eufemismo que significa "todos". Queramos o no, estamos atrapados en WhatsApp.

No me malinterpreten: ni soy un defensor acérrimo del viejo concepto de privacidad ni tengo la osadía de decirle a una empresa privada, de enorme éxito, lo que tiene que hacer con sus productos. Lo que no me gusta es la forma de implementarlo, sin opción de renuncia por parte del usuario. Y, ojo, que ya no sirve ese truco, tan extendido como silenciado por todos, que consiste en ojear el mensaje desde la barra de notificaciones del móvil sin llegar a abrir la aplicación para no delatar nuestra posición. Lo lees, lo saben. Punto.

Desde dentro las cosas se ven sin perspectiva, por eso, quizá, en WhatsApp ( o Facebook, dios sabe quién manda ahora) no han reparado en que algunos usuarios prefieren gestionar la información sobre si han leído un mensaje o no personalmente. Hablando en plata: tenemos derecho a no responder a ciertos mensajes sin desatar un escándalo diplomático, coño. Confío en que impere la prudencia y que, como sucedió con la opción de desactivar la última conexión, desde WhatsApp escuchen a su comunidad. Lo que han hecho es abrir la puerta del infierno a obsesos, neuróticos y razas de semejante pelaje.

Loading
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios