LA TASA GOOGLE QUEDA -AÚN- MÁS EN EVIDENCIA

Google deja en ridículo al Gobierno tras un pacto privado con los medios

Los editores consiguieron una ley 'ad hoc' contra Google que se aprobó pero nunca llegó a consumarse. Un episodio dantesco que deja en evidencia a Mariano Rajoy y sus ministros

Foto: Google deja en ridículo al Gobierno tras un pacto privado con los medios

Hacer pagar a Google. Nunca hubo otra intención. Lo escribí a principios de 2014, insistí a finales y lo confirmo hoy: el único objetivo de la Tasa Google, mal renombrada como Canon AEDE, era sacarle una mordida al buscador. "Canon AEDE" fue acuñado por la Coalición Pro-Internet, principal grupo opositor de AEDE, en la búsqueda de un término menos específico en el que cupiesen víctimas colaterales como Menéame. Pero no había nadie más, nunca lo hubo.

Exprimidos los bancos, los legacy media europeos fijaron la mirada en Google para financiar una reconversión digital a la que llegan tarde y fuera de forma. Podría haberle tocado a Apple, que tiene incluso más monedas en caja, pero la justificación, si con Google está cogida con pinzas, con el fabricante del iPad transitaba la senda del delirio.

De modo que los editores recurrieron al Gobierno, siempre tan desnortado en materia digital, para encargarle un traje a medida. La resulta fue el artículo 32 de la nueva Ley de Propiedad Intelectual, una infamia legal que no sólo grava el link, con el consecuente menoscabo a la esencia de internet, sino que además está redactado ad hoc para hacer pasar por caja a un único actor, Google, que nada tiene que ver con el cambio de paradigma en la prensa. 

La Tasa Google entró en vigor el 1 de enero de este año. Han transcurrido 87 días desde entonces y ningún medio de comunicación ha cobrado, ni lo hará nunca, porque la ley quedó vacía de contenido antes incluso de salir en el BOE, justo cuando Google decidió retirar Google News en España. Ahora en Moncloa no saben qué hacer con ella. No la pueden retirar tan pronto por cuestiones de imagen, pero tenerla así, impotente e inactiva, sólo genera inseguridad jurídica en el sector e impide que regrese Google News. Con todo, la situación es más triste que ridícula, en tanto que han conseguido una ley que no ha beneficiado a absolutamente nadie.

Google deja en ridículo al Gobierno tras un pacto privado con los medios

El bochorno se confirmó el martes pasado cuando Google anunció un acuerdo con los editores europeos para regarles con 150 millones de euros a costa de la innovación. El acuerdo, que no es más que comprar la paz con los medios europeos, se alcanzó en Davos durante el pasado mes de enero a espaldas de la Coalición Pro-Internet, del Gobierno y de gran parte de los integrantes de AEDE. Desde la Coalición lamentan, con razón, que se haya accedido a pagar la mordida: "Al final Google le está dando recursos y dinero a los medios tradicionales que tanto le han combatido para que dejen de hacerlo y para que puedan competir mejor contra los medios digitales que sí hemos defendido a Google, en particular en la Coalición Pro Internet.. Entenderéis lo de la cara de idiota que se me ha quedado", escribe en su blog Julio Alonso, fundador de Weblogs.

El Gobierno, por su parte, queda retratado al haber dejado para la posteridad una ley injusta, rayana en la extorsión, que deja a las claras las prioridades del Ejecutivo, mucho más cercanas a la compra de voluntades que al fomento del avance tecnológico. Los vencedores, como supondrán, son los legacy media, que ganan tiempo a la espera de ese milagro que les permita mantener sus estructuras mastodónticas en el entorno digital. Por último, al fondo sin voz ni voto, queda el ciudadano, que ha perdido Google News, le han empedrado la autopista de la información y hereda una prensa mansa, deudora de favores para con aquellos que legislan acorde a sus caprichos.

Cambian los tiempos, pero no las personas.

Loading
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios