SE HA POSICIONADO TRAS LA COMPRA DE CANAL+

Cuatro motivos por los que sólo Telefónica sobrevivirá al 'huracán Netflix'

La principal plataforma de vídeo bajo demanda llegará a España después del verano. A corto plazo servirá para activar un sector en coma en nuestro país, pero después sólo Movistar podrá competir

Foto: Cuatro motivos por los que sólo Telefónica sobrevivirá al 'huracán Netflix'
Autor
Tiempo de lectura5 min

Netflix está a la vuelta de la esquina. Teknautas se lo adelantó en diciembre del año pasado y ayer lo confirmó Reed Hastings, presidente de la compañía, en una entrevista a El Mundo. La esperadísima cita, que tendrá lugar en octubre, cambiará por completo el panorama del video on demand en España. Si nada lo remedia, el huracán Netflix barrerá a sus competidores como ha hecho en la mayor parte de países donde ya tiene presencia.

En primera instancia la llegada de Netflix servirá para activar el sector, comatoso en España desde misma su creación, pero pocos actores sobrevivirán al largo plazo. Los que puedan refugiarse en el nicho, como Filmin en el cine independiente (aspiran a ser "el pequeñito de un pastel grande") o Nubeox y Mitele en los contenidos de sus matrices, podrán capear -con dificultades- el temporal; otros, como Wuaki, cuyo posicionamiento en el mercado es casi idéntico al de Netflix, tienen los días contados.

Comunicado emitido por Wuaki
Comunicado emitido por Wuaki

Tanto es así que la compañía japonesa con sede en Barcelona ha evidenciado su intranquilidad en un post que dice saludar a Netflix, pero que recuerda que tienen algunas de sus series estrella, como House of Cards, pone en valor sus películas exclusivas y, por último, reivindica una españolidad más que discutible. Si esto no es miedo, entonces Wuaki tiene un concepto de hospitalidad que no comprendo.

El único actor que tiene cimientos para sobrevivir es Telefónica a través de Movistar Series. La compañía de Alierta está apostando fuerte por los contenidos audiovisuales y, con la compra de Canal +, ha cerrado la pinza sobre sus competidores. De la fusión de Movistar Series y Yomvi saldrá una plataforma con tres millones de usuarios, una cifra que nadie alcanza en España, con un catálogo al que Netflix no podrá aspirar en años.

De hecho algunas versiones apuntan a que Netflix ha adelantado su desembarco en España por este motivo, ya que dentro de unos meses podría encontrarse con un mercado controlado por el operador azul. Estas son las cuatro razones que me llevan a pensar que Movistar será el principal competidor de Netflix:

El contenido exclusivo. Sólo Netflix y Movistar tienen producciones propias. Mientras que la norteamericana posee algunas de las series más populares del momento (House of Cards, Orange is the new black y la fabulosa Daredevil), Telefónica se ha asegurado la exclusividad -a través de Canal +- de las dos primeras para España. Esto es, se dará la paradoja de que Netflix tendrá que enfrentarse en octubre a sus dos buques insignia, aunque será una circunstancia temporal hasta que expiren los contratos de licencia.

Movistar ya ha comenzado a moverse para cuando esto suceda. Además de la eventual compra de producciones de terceros, los de Alierta ya han comenzado a producir sus series propias: la primera, protagonizada por Alberto Rodríguez, se encuentra en fase de rodaje. A esta oferta podría sumársele la de los contenidos generados por Canal + (Crematorio, Qué fue de Jorge Sanz), siempre y cuando Telefónica estime oportuno continuar con la línea actual de la cadena de Tres Cantos.

El precio y plataforma. Este es el punto que Netflix tiene más a favor: pese a que desconocemos su precio final, hay indicios que se situará en una horquilla entre los 8 y los 12 euros, en sintonía con el resto de países europeos, por una tarifa plana de contenidos. Es lo mismo que ofrecen sus competidores, con la salvedad de que está libre de trampas, dado que Netflix ofrece una tarifa plana ilimitada por ocho euros, mientras que Wuaki factura aparte las películas más recientes en modalidad de alquiler.

Movistar también ofrece un streaming ilimitado por un montante, si bien sus condiciones son leoninas: para suscribirse es obligatorio contratar con ellos la conexión a internet. Fuentes de Telefónica dan por hecho que esta será una condición que desaparecerá cuando Netflix eleve el nivel de competencia, pero que mientras la compañía tratará de aprovechar el tirón para sumar unas cuantas altas (necesarias tras el éxodo por el incumplimiento de contrato de Movistar Fusión).

La disponibilidad. Movistar Series (pronto cambiará de nombre para acoger un contenido más amplio) se ha distinguido desde el principio por emitir con un sólo día de retraso los capítulos que se estrenan en Estados Unidos. Se trata de la enésima exhibición de músculo financiero, pues no sólo pagan la exclusividad, sino que doblan y adaptan las series en tiempo récord. 

Netflix tiene otra estrategia más enfocada al consumidor de internet: publica las temporadas enteras de sus series, permitiendo así que quien lo desee se la ventile de una o dos sentadas. Ambas estrategias son complementarias y satisfacen a un volumen grande de usuarios, al contrario que su competencia que, simplemente, lo tiene -casi- todo después.

El doblaje. Será un elemento clave en la lucha de plataformas, en tanto que es uno de los que más encarecen el producto final. Y será un problema para Netflix si finalmente decide ofrecer sus películas y series dobladas; en ese caso tendría que traducir todo su catálogo, ya que los doblajes sudamericanos hace tiempo que dejaron de funcionar en la Península Ibérica. El arranque podría salirle realmente caro. 

De modo que no todo se reducirá a qué tiene cada plataforma, sino cómo lo tiene. La carrera por el vídeo bajo demanda en España acaba de comenzar y sobrevivirán los que más estén dispuestos a invertir. Netflix se postula como líder por veteranía y conocimiento del mercado, con Telefónica como su principal contendiente. Los japoneses de Rakuten necesitarán disparar la inversión en Wuaki para al menos sobrevivir a la embestida, algo que parece muy poco probable, ya que el negocio del vídeo no es primordial para un conglomerado centrado en el e-commerce. Por si fuera poco, Apple y Google siguen ampliando sus videoclubes sin necesidad de suscripción. Y los demás... tendrán que refugiarse en los contenidos propios del huracán Netflix.

Loading
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios