Open Gata vs. Gato Encerrado

Para hablar de transparencia, gobierno abierto y 'Open Data' es imprescindible que empecemos por preguntarnos qué es un dato y cuántos tipos hay

Foto: Open Gata vs. Gato Encerrado

Dato viene del latín 'datum'; que, a su vez, viene del participio pasado del verbo 'dare', que significa dar. Luego un dato es algo que nos viene “dado”. Como la fecha; que, en inglés, es “date”, y deriva también de “datum”.

Para hablar de transparencia, gobierno abierto y Open Data es imprescindible que empecemos por preguntarnos qué es un dato y cuántos tipos de datos hay, y que aclaremos algunas cuestiones previas relacionadas con los datos.

A continuación expongo 15 reflexiones sobre los datos que, quizá, puedan venir bien en un momento de explosión y, seguramente, de explotación económica de los datos, muy unida al Cloud Computing, al Big Data y a las Smart Cities.

1. Dato vs. Obra

Un dato se distingue de una obra, precisamente, en que aquél, a diferencia de ésta, no ha sido creado por ningún ser humano, que, como mucho, lo recopila. Es por eso que los datos no están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual.

2. Bases de datos

La Ley de Propiedad Intelectual incluye un derecho sui generis sobre las bases de datos (artículos 133 a 137), para proteger la inversión del fabricante. Pero no es un derecho de propiedad intelectual y no protege los datos, solo la estructura.

3. Colecciones de obras

Aunque es normal oír hablar, coloquialmente, de bases de datos de imágenes, música o películas, una obra visual, musical o audiovisual no es un mero dato, está protegida por la LPI y es más correcto hablar de colecciones o repertorios.

4. Tipos de datos

Se pueden distinguir muchos tipos de datos, pero la clasificación más importante, a efectos jurídicos, es la que diferencia entre los datos de carácter personal, protegidos por la LOPD, y los datos que NO son de carácter personal.

5. Datos personales

Según el artículo 3.a) de la LOPD, los datos de carácter personal son “cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables”. Es decir, cualquier dato que identifique o pueda identificar a una persona física.

No todos los datos de carácter personal son privados. De hecho, muchos datos que nos identifican, como el nombre, son públicos porque queremos que así lo sean y sirven para identificarnos y poder vivir en sociedad

6. Datos no personales

Los datos no personales serían, en principio, los que se refieren a cosas, como los que constituyen la base del Internet de las cosas. Pero no hay que perder de vista que muchos datos que ofrecen las cosas se refieren a personas.

7. Privacidad vs. publicidad

No todos los datos de carácter personal son privados. De hecho, muchos datos de carácter personal (que nos identifican), como el nombre, son públicos porque queremos que así lo sean y sirven para identificarnos y poder vivir en sociedad.

8. Intimidad personal y familiar

En derecho español no existe un concepto jurídico muy definido de la privacidad (del ámbito privado o la vida privada), que está tomado del derecho anglosajón. La protección de datos se refiere a la “intimidad personal y familiar” (art. 18 CE).

9. La clave es el consentimiento

Pero incluso los datos referidos a nuestra intimidad, personal o familiar, no SON, esencialmente, privados. Los podemos mantener en nuestro “ámbito privado” o “reservado” o los podemos hacer públicos voluntariamente. Es nuestra decisión.

10. Titularidad de los datos

No podemos hablar en rigor de “propiedad” de los datos, pero sí de “titularidad”. Y la titularidad de los datos de carácter personal tiene que ver con la imagen y con la identidad, pues son datos que identifican o pueden identificar a la persona.

11. Gestión de los datos

Cosa distinta de la titularidad es la gestión de los datos, pues una Administración Pública gestiona datos de los ciudadanos (con el deber de custodia y secreto), pero no es la propietaria de los mismos, sino que lo siguen siendo los ciudadanos.

Ante el valor económico que están cobrando los datos y la imposibilidad de gestionarlos individualmente, empezarán a surgir entidades de gestión (colectiva) de datos, como ocurre en propiedad intelectual

12. Reutilización de datos

Por eso, no tiene sentido que el sector público cobre por la reutilización de datos, porque, en realidad, no son datos DEL sector público, sino de los ciudadanos, que ya pagamos con nuestros impuestos su tratamiento por el sector público.

13. Entidades de gestión

Por otro lado, no sería extraño que, ante el valor económico que están cobrando los datos y la imposibilidad de gestionarlos individualmente, empezarán a surgir entidades de gestión (colectiva) de datos, como ocurre en propiedad intelectual.

14. Open data

Por último, los datos que no estén protegidos, por no ser de carácter personal, deben estar abiertos, pues el principio y la regla general de actuación de una Administración Pública es la publicidad. La excepción son los secretos oficiales.

15. Conclusión

El Open Gata es la garantía de que no haya gato encerrado.

Menos tecnología y más pedagogía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios