encuentro de Telecomunicaciones de Santander

¿Es posible un mercado único digital?

Hoy lunes arranca la 29 edición del Encuentro de Telecomunicaciones en Santander. La agenda girará en torno a un punto clave: cómo (y por qué) llegar a un mercado único digital europeo

Foto: ¿Es posible un mercado único digital?

Con este nombre se celebra este año la 29ª edición del tradicional Encuentro de Telecomunicaciones en Santander (Universidad Internacional Menéndez Pelayo), organizado por AMETIC (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales), que sirve en el sector como el evento oficial de “inauguración del curso”.

Es un buen momento para hacer balances, adelantar previsiones y compartir experiencias, reflexiones y, por qué no, deseos, temores y, también, legítimas aspiraciones o reivindicaciones ante los representantes de las instituciones españolas y europeas que también asisten.

De la casi treintena de ediciones, he seguido o asistido a la mitad de ellos (desde el año 2000, en que podemos decir que se dio el salto del sector TIC a la Sociedad de la Información) y creo que es un inmejorable escaparate y testigo para analizar la evolución del sector. Bastaría con recopilar los programas, las presentaciones y ponencias y ver de lo que se habló cada año (ahí dejo la idea, para la 30ª edición).

Economía digital

En este sentido, me parece un acierto el foco que se hace este año en la economía digital y, más concretamente, en las “estrategias para el mercado único digital”. Es un viraje que ha costado esfuerzo, en un sector que viene y que sigue viviendo, en gran parte, de la industria electrónica. Ya se empezó hace años, incluyendo los contenidos digitales en el hiper-sector, y ahora se amplía a la economía digital.

Por otra parte, es el lógico resultado de la evolución de las empresas que integran el sector. Las grandes empresas de electrónica y telecomunicaciones empezaron esta reconversión estratégica hace ya unos años, para poder sobrevivir y competir en el nuevo entorno digital, y poco a poco ha ido llegando a las medianas y a las más pequeñas. Los cambios en las asociaciones sectoriales son complicados.

No hay una única estrategia para un mercado único digital, cada actor tiene la suya, y muchas veces no coinciden las oficiales.

Pero si es un acierto hablar, en general, de la economía digital, lo es más hablar, en concreto, de estrategias (en plural) para el mercado único digital, justo cuando la Unión Europea acaba de presentar una estrategia (en singular) con ese nombre y cuando, al tiempo, está negociando importantes tratados internacionales, como el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos (TTIP).

Y digo que es un acierto hablar de estrategias porque no hay una única estrategia, cada actor tiene la suya, y muchas veces no coinciden las estrategias oficiales, sujetas siempre a unos plazos y a unos procedimientos burocráticos que las dejan pronto obsoletas, con las estrategias empresariales, que necesariamente han de revisarse día a día, para así poder innovar y competir.

Por eso, son importantes las estrategias públicas, tanto europeas como españolas, como señal de impulso y de apoyo, pero lo son aún más las estrategias privadas, de las empresas y del sector, y la compartición y la colaboración público-privada.

#TrendingTopics

Examinando la agenda de este año, tanto las ponencias como las mesas redondas, podemos analizar cuáles serán los temas-tendencia, no ya del encuentro, sino de este curso en el sector TIC: internet de las cosas (IoT), industria 4.0, ciudades y comunidades Inteligentes, big data... y, en general, la transformación o revolución digital de la economía y la sociedad.

En este sentido, será sin duda interesante la mesa redonda: “la revolución digital vista por los medios: qué podemos hacer” (en la que participa elconfidencial.com), porque la revolución o la transformación digital de la economía y de la sociedad no se hace solo poniendo a disposición de las empresas y de los ciudadanos las últimas tecnologías, sino, sobre todo, divulgando sus ventajas y quitando miedos.

Y, desde que se empezaron a impulsar planes y políticas de desarrollo de la implantación y extensión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y de la Sociedad de la Información, una de las líneas que creo no se ha trabajado lo suficiente (o, quizá, lo suficientemente bien) es, curiosamente, la de la información y la comunicación. Y aquí los medios tienen mucho que hacer.

Nos gustan más los titulares sobre “el lado oscuro de la red” que un palo a un tonto.

Menos tecnología y más pedagogía

No basta una tecnología “rompedora” o disruptiva, no basta una buena estrategia empresarial, sectorial o institucional. Hay que llegar a la gente, clientes y usuarios, y explicarles, en un lenguaje llano y nada tecnológico, para qué sirve, qué ventajas va a aportar a sus vidas. Y quitar miedos. Porque nos gustan más los titulares sobre “el lado oscuro de la red” que un palo a un tonto.

Se trata de generar confianza en el entorno digital. No una confianza ciega, como en un acto de fe, porque lo dicen los sumos sacerdotes de las nuevas tecnologías. Ni una confianza al 100%, porque no existe. Pero sí una confianza razonable, que se base en la información sobre los riesgos y también sobre las soluciones. Porque los problemas que crea la tecnología, se suelen resolver por la propia tecnología.

Así que, entre los “buenos propósitos” de comienzo de curso, pongámonos todos el de huir de etiquetas que sólo comprende el sector (intenten explicarle a su madre qué es el internet of things, la industria 4.0, la smart city, el big data o el FinTech y luego me cuentan) y el de titulares y noticias que sin duda reportan muchos clics, pero que dan ganas de desconectarse y volverse un ermitaño digital.

Mercado único digital global

Una última reflexión sobre las estrategias, en plural, para el mercado único digital: es importante una estrategia para el mercado único digital europeo, pero es aún más importante, creo, una estrategia europea para el mercado único digital global.

La UE es muy complicada y cuesta mucho ponerse de acuerdo en cualquier tema. Por eso, pecamos de mirarnos en exceso el ombligo, cuando, para poder competir, hay que vigilar lo que están haciendo otros actores, en el escenario digital global.

Menos tecnología y más pedagogía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios