¿Se imagina a Rajoy introduciendo un programa de ciencia en 'prime time'?
  1. Tecnología
  2. No me creas
José A. Pérez

No me creas

Por

¿Se imagina a Rajoy introduciendo un programa de ciencia en 'prime time'?

Admiro a la gente capaz de fingir naturalidad ante el objetivo de una cámara. No sólo a los profesionales del periodismo, que también, sino a todos

placeholder Foto:

Admiro a la gente capaz de fingir naturalidad ante el objetivo de una cámara. No sólo a los profesionales del periodismo, que también, sino a todos esos turistas que aparecen en sus fotos de vacaciones con sonrisas sinceras, nada forzadas, con la mirada y las manos donde se supone que debe tenerlas una persona feliz de estar donde está. Yo me angustio y miro mal y poso mal y pongo las manos en sitios absurdos.

De las muchas personas que dominan este arte, me gusta particularmente Barack Obama. De no haber optado por el camino del liderazgo mundial y el Nobel, hubiese sido un excelente conductor de variedades o un destacado turista. 

Esta semana, sin ir más lejos, el presidente de Estados Unidos se dirigió a la nación desde las pantallas de FOX y National Geographic. El vídeo fue grabado en la Casa Blanca. Treinta segundos, plano medio. Al fondo, una chimenea sin fuego y las barras y estrellas recogidas en su mástil. Obama, relajado y natural como siempre le vemos, compareció ante sus conciudadanos justo antes del estreno del nuevo Cosmos. Y, mirando fijamente a la lente negra, dijo lo siguiente:

"América siempre ha sido una nación de intrépidos exploradores. Personas que han soñado más grande y más lejos de lo que otros pudieron siquiera imaginar. Ése es el espíritu de descubrimiento que Carl Sagan capturó en el Cosmos original. Hoy vamos a recuperarese espíritupara una nueva generación. Porque hay nuevas fronteras que explorar, y necesitamos americanos impacientes por hacerlo. Sin límites. Así que abre los ojos y la imaginación. El próximo gran descubrimiento podría ser tuyo."

Al escuchar esto, no pude evitar preguntarme cómo sonaría eso mismo, o algo parecido, en nuestro país. ¿Se lo imaginan? No es fácil, ya lo sé, pero les propongo que lo hagamos juntos. Aunque solo sea como ejercicio catártico.

La ciencia en la televisión española

Para empezar, tendríamos que imaginar un programa de televisión de ciencia, cosa de la que ahora mismo andamos huérfanos. Además, y aquí empieza el verdadero trabajo para su imaginación, tiene usted que imaginarlo en prime time (o sea, entre las 22:00 y las 22:30) en una cadena privada. Una de las grandes.

Al escuchar esto, no pude evitar preguntarme cómo sonaría eso mismo, o algo parecido, en nuestro país. ¿Se lo imaginan?

Imagínese una buena campaña de publicidad, porque nuestro programa imaginario ha sido caro y queremos rentabilizarlo. Ponga carteles llamativos en las marquesinas de autobús y en el metro. Haga un par de anuncios espectaculares, inspiradores, y muévalos por las redes sociales. Ahora viene lo más difícil. Porque ahora tiene que imaginar que, justo antes del esperado estreno, con la expectación bullendo, Rajoy aparece en la pantalla. Sin previo aviso. Sin tics. Está en La Moncloa, con la rojigualda plegada al fondo, y una mirada relajada al objetivo. Entonces, como si llevase toda la vida preparándose para este momento, el presidente va y suelta:

"España siempre ha sido una nación de intrépidos exploradores. Personas que han soñado más grande y más lejos de lo que otros podían siquiera imaginar. Ése es, sin duda, el espíritu de descubrimiento que impulsa a nuestros jóvenes a marcharse al extranjero. Porque hay nuevas fronteras que explorar, y necesitamos españoles impacientes por hacerlo en otros países. Sin límites. Después de todo, somos europeos. Así que abre los ojos y estudia idiomas. El próximo gran descubrimiento podría ser tuyo. No en España, claro. Pero, oye, no se puede tener todo”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Barack Obama Psicología Mariano Rajoy