convirtiendo la clase en una aventura

Tecnología en los colegios para aumentar la motivación de los alumnos

Muchos niños se aburren en clase, lo que repercute en su rendimiento. Soluciones como 'Classcraft' convierten el estudio en un juego por lo que aumenta el interés y mejora los resultados

Foto: 'Classcraft' transforma el colegio en un juego
'Classcraft' transforma el colegio en un juego

Hay muchos niños que se aburren en clase, así de triste. Conseguir motivarlos es uno de los retos a los que se enfrenta cualquier profesor a diario en colegios de todo el mundo. En su ya famosa charla sobre educación en TED,  Sir Ken Robinson hablaba de esa creciente dificultad en un mundo cada vez más tecnológico.

En Finlandia, ahora andan dándole vueltas a  la posibilidad de enseñar de otra manera: primero se pone un problema, un reto, y de ahí cuelga toda la explicación posterior  que puede tener parte de historia, de física o de matemáticas. Es lo que se ha llamado The flipped classroom o cómo darle la vuelta a la clase.

En Canadá, un profesor de Física, Shawn Young, se puso muy práctico y pensó que si los niños se enganchaban a juegos de estrategia, y a otros como Farmville, ¿por qué no hacer un juego que premiara los logros conseguidos en el colegio? Él explica que la idea surgió al hablar con una alumna: “¿Cómo sería que estar en clase fuera como una aventura?” Y así fue como nació Classcraft con una traducción al español, tenemos que decir, francamente mejorable.

Si el niño hace los deberes desbloquea superpoderes en el juego virtual y recompensas en el mundo realCon este juego, si el estudiante llega tarde a clase, se pone chulo con algún alumno, interrumpe con mala educación, pierde batallas en el juego y sufre castigos reales como quedarse más tiempo en el cole o tener menos minutos para acabar un examen.

Por otro lado, si ayuda a sus amigos con los deberes, saca buenas notas, entrega a tiempo los deberes, acumula puntos positivos que desbloquean superpoderes en el juego virtual, además de darle recompensas en el mundo real. “No solo sacan mejores notas, también han cambiado a mejor las relaciones entre ellos”, explica Shawn en un vídeo corporativo.

Al inicio del juego, cada alumno elige un avatar de tres tipos de jugadores. Además, se forman equipos de cinco o seis estudiantes. El profesor tiene acceso a gráficas que le van diciendo qué tal va cada uno de sus alumnos, lo mismo que los padres, que pueden ver también la evolución de sus hijos en clase. Shawn empezó a usarla en su clase de física en Quebec y, ahora, se ha extendido a colegios en más de 30 países.

Una de las cosas positivas del juego es que, aunque la conducta individual es importante, los resultados del equipo también, algo vital luego en la vida laboral real, donde cada vez se trabaja más de esa manera. Así, los alumnos consiguen animarse unos a otros para dar lo mejor de sí mismos.

Otra de las ventajas de Classcraft, según su creador, es que es muy fácil de usar, por lo que es atractivo para profesores que suelen tener miedo a tecnologías que les parecen muy complicadas. Shawn explica que, en su opinión, conviene dejar el idealismo y bajar a la realidad. En el mundo ideal, los alumnos querrán aprender por el placer de hacerlo pero, en muchos casos, no ocurre.

En 'Classcraft' la conducta individual es importante, pero los resultados del equipo también, algo vital en la vida laboral real

Cuando fundamos Smartick, tuvimos claro que una de las patas del proyecto tenía que ser dar una motivación extra a los niños. De ahí que lo primero que hacen los alumnos de Smartick es también elegir su avatar, el que les saludará a diario cuando entre en la sesión. Dependiendo de cómo hagan los ejercicios y de la frecuencia de la que sean capaces, el método les da ticks con los que luego podrán comprar en la tienda todo tipo de complementos para el avatar y para el dormitorio.

Los padres nos cuentan que, para conseguir sentar a un niño todos los días a hacer una sesión de matemáticas, ha sido fundamental que tengan ese aliciente. Puede que los mejores estudiantes, los más motivados por su carácter, no necesitaran esa motivación extra pero, como dice el fundador de ClassCraft, el juego ha sido importante para recuperar a alumnos que estaban a punto de dar por perdida la física.

Ya va siendo hora de que la tecnología juegue a favor de los niños y sus motivaciones. O te alías con ella, o seguimos perdiendo a niños que se aburren y alimentando las estadísticas del fracaso escolar. No parece que tengamos muchas más opciones. 

Quince minutos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios