iPhone 5S: directo al corazón
  1. Tecnología
  2. Techfacts
José Mendiola

Techfacts

Por

iPhone 5S: directo al corazón

El nuevo 'smartphone' de Apple demuestra un gran conocimiento del mercado. Se olvida del concepto 'phablet' y encuentra el camino de la innovación en el nuevo lector de huellas dactilares

placeholder Foto: El nuevo iPhone 5S contará con tres versiones en cuanto al diseño, una dorada, otra plateada y otra en tonos grafito
El nuevo iPhone 5S contará con tres versiones en cuanto al diseño, una dorada, otra plateada y otra en tonos grafito

Silencio en la sala. Un abarrotado Town Hall en Cupertino, sede inédita y preludio de muchas novedades, espera ansioso el espectáculo. Si bien es cierto que las presentaciones de Apple son siempre muy cotizadas y mantienen en vilo al mundo de la tecnología, nos atrevemos a decir que esta en concreto despertaba un morbo especial. La competencia aprieta cada vez con más ganas y a diferencia de Steve Jobs, la sombra del eterno juicio se ciñe sobre la figura del enigmático Tim Cook.

¿Conseguirá mantener la magia de la casa? ¿Acabará con el embrujo y convertirá a Apple en un fabricante más del sector? Así las cosas, la firma californiana llegó cargada de novedades, aunque se repitió algo que últimamente venimos viviendo con asiduidad: la secuencia cíclica de rumor, expectación, anuncio, decepción… y posiblemente nuevo éxito de ventas.

Hablábamos de novedades inéditas y es que por primera vez en la historia de la compañía se han presentado dos nuevos iPhones de forma simultánea. Y ya no queda margen para la sorpresa.

La firma californiana llegó cargada de novedades, aunque se repitió algo que últimamente venimos viviendo con asiduidad: la secuencia cíclica de rumor, expectación, anuncio, decepción

Conocíamos forma, diseño, y hasta los nombres de los nuevos equipos. Atrás quedaron los tiempos en los que se perdían prototipos en fiestas regadas con cerveza y rocambolescas historias que nos encandilaban. Ahora todo es mucho más predecible, pero no por ello pasará desapercibido, ni mucho menos.

iPhone 5S, directo al estómago de los rivales

El primer equipo presentado ha sido el iPhone 5C, un smartphone que los rumores situaban como low cost pero que no va a salir barato precisamente: el modelo más barato costará libre 549 dólares, con que pensar en el precio en euros da vértigo. La estrategia de Apple, contra todo lo que se había especulado, no era económica: siguen anclados en la gama alta que tan excelentes resultados les está aportando.

Pero el 5C no era el plato fuerte de la jornada. La bestia negra realmente era el iPhone 5S, un smartphone que llega con tres claves que van directas al corazón de los clientes y el estómago de sus rivales. La primera de ellas, es que Apple ha dado la espalda a los smartphones sobredimensionados o phablets. Defendieron en su día la importancia de manejar el móvil con una sola mano y han mantenido esta postura de forma numantina pese a la presión de los rivales que se han abrazado en masa a este formato.

El segundo mensaje, y este cargado de curare para sus rivales, llega en el terreno de la innovación. En este sentido, avanzamos a comienzos a año que el nuevo iPhone contaría con una killer feature que lo diferenciaría de sus rivales, y así ha sido: es fácil decir que el sensor de huellas para identificar al usuario no es algo, ni de lejos, nuevo en la industria, pero si de algo está seguro un cliente de los productos de la manzana, es que cuando éstos equipan alguna novedad técnica, es útil, y lo que es más importante, funciona.

Samsung, conejillos de indias

En este sentido, comentábamos que Samsung había apostado de lleno en lo referente a los avances tecnológicos en su Galaxy S4, y se había encontrado con la desagradable sorpresa de que buena parte de los usuarios nunca utilizaba estas funciones, y de hecho, el móvil cuenta con un modo fácil para ocultar estas sofisticaciones.

Lo que propone Apple es sencillo pero con un gran alcance: acabar con las contraseñas y optar por un sistema biométrico de identificación, mucho más seguro, pero sobre todo, sencillo

Por contra, lo que propone Apple es sencillo pero con un gran alcance: acabar con las contraseñas y optar por un sistema biométrico de identificación, mucho más seguro, pero sobre todo, sencillo. Y por último, el dardo final del producto es su cámara, que ha sido completamente rediseñada satisfaciendo de esta manera una de las mayores utilidades que los usuarios del iPhone aprovechan del dispositivo.

En definitiva, como suele ser habitual en los lanzamiento del iPhone, unos dirán que es igual, pero otros que no es lo mismo, y como siempre, será el mercado, ese fiel amigo de la casa, el que dará su veredicto final. Y para concluir nos quedamos con una perla que soltó ayer Jony Ive y que define muy bien la posición de Apple en el mercado: “La tecnología está en su punto álgido cuando simplemente desaparece”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tecnología Apple IPhone Steve Jobs Innovación
El redactor recomienda