Surface mini, la estrella de la nueva era de Microsoft
  1. Tecnología
  2. Techfacts
José Mendiola

Techfacts

Por

Surface mini, la estrella de la nueva era de Microsoft

Microsoft ha invitado a los medios a una presentación el próximo día 20 que incorpora la palabra 'small'. Todo apunta a que nos sorprenderá con otro 'tablet'

Foto:

Ocupé mi plaza en el AVE y tras bajar la mesilla del asiento delantero, coloqué el Surface 2 en su superficie. Un viaje de una noche y muy ligero de equipaje, apenas el Surface y un iPad mini que hizo las veces de módem durante las cortas horas del trayecto.

Miradas de curiosidad desde los otros asientos. ¿Será un tablet? ¿Un portátil ultra fino? El arriesgado equipo de Microsoft llegó con toda la trompetería de la ocasión pero recibió una tibia acogida en un mercado demasiado habituado al régimen cuasi monopolístico del iPad. Aquello no resistía la comparación con la tableta de Apple de un primer vistazo: más pesado, más grande y con escasas aplicaciones, la derrota del recién llegado en la batalla frente al tablet de Apple estaba asegurada. Pero… ¿es realmente su enemigo? De hecho, la gran pregunta que debe plantearse es a quién se enfrenta realmente la nueva apuesta de Microsoft en el mercado. 

Y la respuesta no es fácil. Comenzó el traqueteo en el vagón y con él los primeros golpes en el teclado, en mi caso, el Type Cover, una funda con un teclado físico de un grosor mínimo que convierte al Surface en una clase de libreta mientras se lleva plegado y en un portátil cuando se utiliza. Es en este momento cuando uno empieza a captar el potencial del producto de Microsoft: no es un tablet, ni un portátil, pero se ubica en una interesante opción entre los dos de la que es fácil enamorarse.

Una vez que nos libramos de los rigores de clasificación del mercado, uno entiende el producto de Microsoft como un excelente compañero de viaje

Una vez que nos libramos de los rigores de clasificación del mercado, uno entiende el producto de Microsoft como un excelente compañero de viaje que equilibra con elegancia la importancia de un tamaño compacto con la potencia de un minúsculo ordenador hecho y derecho. 

Bien pensado, Surface es una inteligente maniobra que permitirá a los de Redmond alimentar la llama de un negocio que hasta la fecha les ha hecho enormes: la venta de software.

Para el equipo de Satya Nadella es crítico reforzar las posiciones medidas en número de licencias de Windows y Office en un mercado, el de la venta de ordenadores, en caída libre. Y el producto de Microsoft pretende poner freno a esta preocupante pérdida de ventas, aun a costo de perder dinero en la venta de hardware: Computerworld estima que la firma vende por debajo de coste, y el agujero que están creando no es pequeño precisamente, ya que se acerca, según algunas fuentes, a los 300 millones de dólares.

¿Un suicidio premeditado? No tanto. La estrategia de Microsoft es aumentar el número de usuarios en los servicios que realmente le dan dinero, aun a costa de sacrificar en la venta de hardware. Esta estrategia la conoce bien, salvando las evidentes diferencias, Amazon con el Kindle: se trata al final de hacer un conjunto general de ingresos y gastos y que la balanza sea positiva para el cómputo de la empresa, pese a que en uno de los apartados, las pérdidas sean unitarias en la venta del hardware

Surface mini, la nueva punta de lanza

Así las cosas, y en medio de esta confusión generalizada en la relación marca-cliente que había mantenido hasta la fecha Microsoft, llega un nuevo estilo de rompe y rasga de la mano de Nadella con un impulso absolutamente necesario en el mercado de los dispositivos móviles. ¿Será Surface flor de un día? Parece que no. Ni mucho menos.

placeholder

Nos lo confirmó Mary Jo Foley el pasado mes de abril al confirmar que la firma presentaría una versión más compacta del equipo y sería en breve además. Rumores hay muchos, pero la palabra de Foley cuando se refiere a la marca va a misa. Y así parece que será: Microsoft ha invitado a los medios a una presentación el próximo día 20 que juega un poco con el lenguaje y que incorpora la palabra small, dando por sentado que habrá una versión más compacta del peculiar equipo de la firma.

Ahora bien ¿cuáles son las claves de esta medida? Todo parece indicar que la estrategia de la firma pasaría por completar la gama de opciones ante un potencial comprador del equipo, y por este motivo ofrecería una versión más reducida.

Una versión reducida del Surface mejoraría la experiencia de uso gracias a un tamaño y peso más reducido, sin comprometer en exceso su faceta de portátil

Como apuntábamos, un Surface es un mal tablet (si comparamos la experiencia de uso con un iPad o tablet Android), pero un aceptable portátil, consiguiendo con esta extraña combinación permitir que uno viaje sin problemas con un solo equipo en la maleta. Una versión reducida del Surface mejoraría la experiencia de uso gracias a un tamaño y peso más reducido, sin comprometer en exceso su faceta de portátil. Un giro un poco hacia a la izquierda en una posición en la que además se encuentra un número creciente de usuarios.

Informationweek especula además que el nuevo Surface mini contaría con un precio muy agresivo que pondría las cosas aun más difíciles para los que se acerquen a la tienda a hacerse con un tablet, portátil o ambos. ¿Es arriesgada la apuesta? Sin duda, pero Satya Nadella camina con paso firme y parece claro que esta es la única estrategia viable para conseguir no sólo frenar la caída de las ventas de un mercado en declive, sino para afianzarse en posiciones de fuerza en un segmento, el de los dispositivos móviles, con mucho más margen de crecimiento.

Microsoft