Apple, ¿qué pasa realmente con tu Watch?

El segmento contenía el aliento ante la presentación de los resultados financieros del trimestre de Apple, y en esta ocasión especialmente: ¿qué había sucedido exactamente con el Apple Watch?

Foto: Apple, ¿qué pasa realmente con tu Watch?

“¿Dónde está la bolita?”, el trilero mueve los cubiletes con soltura mientras uno intenta averiguar dónde estará la maldita bola ¿estará en el de la derecha? ¿tal vez en el de la izquierda? Error. La verdadera pregunta que hay que hacerse es si hay o no bolita en realidad.

Salvando las evidentes distancias, algo parecido está sucediendo en el mercado con el Apple Watch. El segmento contenía el aliento ante la presentación de los resultados financieros del trimestre de la firma de la manzana, y en esta ocasión era más especial que nunca: ¿qué había sucedido exactamente con el Apple Watch? ¿Ha sido un éxito de ventas o un fracaso? Si uno se asoma a los titulares en la red encontrará ambas versiones, pero siempre basadas en especulaciones porque ¿lo adivinan? Apple no ha filtrado un sólo dato.

Sí, el Apple Watch ha sido un éxito de ventas…

La empresa de la manzana se ha visto sin quererlo atrapada en su propia trampa: Tim Cook reconoció en la presentación de los resultados financieros que el Apple Watch “había superado todas las expectativas” e incluso apuntó que la demanda era muy superior a la capacidad productiva.

Pero eso fue todo lo que dijo de uno de los productos que se presuponían más revolucionarios para la casa. En una empresa que no duda en desplegar sus “amazing” o “incredible” en sus presentaciones ¿por qué no poner cifras a esa millonaria venta? Bien, Strategy Analytics lo ha hecho, y sugiere que la firma de Cook y compañía acapararía ya el 75% de la cuota de mercado de los relojes inteligentes.

No está mal para un producto que fue comercializado hace tan solo unos meses. Un éxito de ventas sin paliativos si la vara de medir es el número de smartwatches en el mercado. Sin embargo, parece que esta voluminosa cifra de ventas, que algunos sitúan ya en 4 millones de unidades, no habría sido motivo suficiente para descorchar el champán.

…aunque podría no haber cubierto las expectativas

La firma fundada por Steve Jobs es maestra como ninguna en el arte de la comunicación, y en este caso, cuenta casi más lo que no cuenta que lo que dice. El mercado recibió como un jarro de agua fría este pasar de puntillas sobre el Watch y las acciones cayeron a plomo al concluir la presentación de resultados del cierre del trimestre.

Algunos analistas corrieron a aventurar que el mercado castigó con dureza que no se cumplieran las millonarias expectativas de ventas del iPhone, que dada la excelente salud de este producto en el mercado, es como si uno hace cima en el Himalaya y el drama es que se olvida de hacerse la correspondiente foto.

La firma fundada por Steve Jobs es maestra como ninguna en el arte de la comunicación, y en este caso, cuenta casi más lo que no cuenta que lo que dice

No, el verdadero problema que tiene Apple ahora mismo se encuentra en los techos de los mercados en los que opera: el iPad se encuentra está en clara retirada y las cifras así lo corroboraron, y el iPhone, por su parte, hizo tope también en el segmento al que se dirigía: el usuario premium. Un nicho que le ha reportado pingües beneficios pero es limitado.

Para seguir creciendo el astuto Cook se dirigió al poderoso mercado chino (donde, por cierto, la firma vende iPhones como churros), pero también era necesario comenzar a robar usuarios de forma abierta a Android. Se trata de una guerra que Apple históricamente se ha resistido a admitir, pero esta charca es tan menguante que a la postre tienen todos que bajar a beber para sobrevivir.

Y es aquí donde entra en escena el Apple Watch: la estrategia de la casa pasa por atraer a nuevos usuarios de otras plataformas con este wearable por un lado, pero por otro a atar más si cabe a su base de clientes.

Conviene recordar que el Watch necesita un iPhone al lado para poder operar. Sobre lo primero, Cook habló abiertamente apuntando que en este periodo se había vivido “el ratio de migraciones de Android a iPhone más elevado” de la historia, con lo que parece que por esa parte, la estrategia funciona.

Pero… ¿y la base instalada? Apple se ha empeñado en ocultar su Watch en la categoría de “Otros” y ahí es imposible saber realmente cuál ha sido el resultado. En este sentido, BMO Capital sugiere que la firma apenas logrará llegar al 7% de la base instalada de iPhones en el mercado, y eso sucedería en 2016. Esto nos podría dar una pista sobre el misterio en torno a la cifra de ventas

¿Qué va a suceder entonces con el Apple Watch en el futuro?

Lo bueno de no desvelar las cartas es que nunca se sabe realmente qué mano se tiene. Y parece que Apple tampoco. La firma optó prudentemente por evitar las colas en el lanzamiento de su reloj obligando a la reserva previa, y este dato ya de por sí era llamativo porque la firma se ha beneficiado históricamente de este fenómeno. Y ahora ha optado por no contarnos cómo han ido, en cifras, las ventas del Watch.

¿Qué puede pasar? A corto plazo y en esta primera versión del reloj, no parece que vaya a convertirse en un fenómeno social que arrastre al mercado, pero puede acumular una buena cifra de ventas sobre la cual la marca siempre obtiene un margen. O bien puede suceder que el reloj siga sine die en la categoría de “Otros”, donde comparte espacio con otro enigmático producto: Apple TV, un proyecto que muchas veces se dio como fracasado pero que sigue vendiéndose como churros. Al final, la firma siempre hablará maravillas de su nuevo producto, pero no sabemos realmente lo amazing que ha sido su recepción en el mercado. 

Techfacts
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios