Un cambio de regulación pone en peligro el despliegue de fibra óptica en España

La velocidad de navegación ha crecido un 42% en España en el último trimestre. Este año, la CNMC decidirá si cambia la regulación sobre este mercado

Foto: Un cambio de regulación pone en peligro el despliegue de fibra óptica en España

Según datos de Akamai la velocidad media de navegación ha aumentado un 42% en España en el último trimestre del año, un crecimiento importante que se ha producido gracias al despliegue de fibra óptica. Este año la CNMC decidirá si cambia o no la regulación sobre ese mercado y eso significa que Telefónica y los operadores alternativos podrían cambiar de estrategia en base a la decisión del organismo público.

En enero de 2009 la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) aprobó la regulación de las redes de nueva generación con dos decisiones importantes. Por un lado Telefónica estaría obligada a proporcionar una oferta mayorista de acceso a la banda ancha hasta 30 megabits, decisión muy criticada por sus rivales.

Por otro lado, la operadora debería permitir el acceso a sus canalizaciones e infraestructuras de obra civil para que sus competidores desplegaran fibra.

La CMT justificó su decisión señalando que era imprescindible garantizar las inversiones de los operadores atendiendo además a las recomendaciones de la Comisión Europea, que había advertido previamente que una regulación desfavorable contra los intereses del operador incumbente podrían penalizar el despliegue de redes de nueva generación.

En el momento que el regulador eximió a Telefónica de ofrecer una oferta mayorista por encima de 30 megas, automáticamente la operadora comenzó a ofertar 50 y 100 megas y aumentó sus inversiones en fibra a pesar de la crisis económica.

Telefónica invierte en fibra

Aunque no existen cifras de inversión sólo en fibra, la compañía ha comunicado inversiones en España en 2012 de casi 1.700 millones de euros, aproximadamente el 40% de las inversiones totales del sector, enfocados principalmente al despliegue de redes de nueva generación. En el primer semestre de 2013, había invertido más de 627 millones de euros para reforzar la construcción de esa red Ultra BroadBand (UBB) que combina FTTH y tecnología 4G.

El regulador reconoce que el límite de 30 megas podría verse superado, incluso por las ofertas estándares de banda ancha minoristaLa cifra de inversión acumulada de la operadora supera ampliamente los 10.000 millones de euros, de lo que un porcentaje importante han ido directamente a la construcción de la red de fibra. 

Gracias a ello, la compañía presidida por César Alierta cerrará el 2014 con cerca de 8 millones de unidades inmobiliarias en cobertura. Lógicamente este despliegue ha tenido un impacto importante en el mercado con cerca de 700.000 clientes navegando a 100 megabits y con un aumento importantísimo de la velocidad media de navegación.

Según Akamai, la velocidad media en España es de 6,9 Mbps, un dato que nos sitúa en tercera posición por detrás de Alemania (7,6 Mbps) y Reino Unido con 9,1 megabits.

Los alternativos comienzan a posicionarse

El despliegue de Telefónica ha propiciado que sus rivales hayan decidido apostar por las redes de nueva generación con el objetivo de mantener una posición destacada en el mercado de la banda ancha.

Así por ejemplo, Orange y Vodafone acordaron desplegar fibra en 3 millones de hogares hasta marzo de 2016. Por su parte, Jazztel acordó con Telefónica desplegar fibra en 1,5 millones de unidades inmobiliarias para tener acceso a un total de 3 millones de hogares en cobertura. En definitiva, habrá al menos 3 redes de nueva generación en España y la competencia será importante.

Como apuntamos, la CNMC ya ha informado que prepara una nueva regulación de las redes de nueva generación para los próximos años y eso significa que podría cambiar por completo el panorama actual.

El regulador reconoce que el límite de 30 megas podría verse superado, incluso por las ofertas estándares de banda ancha minorista. La CNMC también está analizando el impacto de los servicios de acceso de banda ancha 4G por los operadores de comunicaciones móviles con red propia.

En definitiva, se avecinan cambios y muy probablemente, si el regulador decide aumentar el límite de velocidad Telefónica congelará automáticamente sus inversiones en fibra. Se da la circunstancia de que los alternativos podrían hacer lo mismo y es que tendrían como opción revender los 100 megabits igual que sucedió con el mercado de ADSL indirecto.

En mi opinión, no tiene demasiado sentido que en un momento en el que hay al menos cuatro operadores desplegando fibra y que además está en marcha un proceso de consolidación, la CNMC modifique la regulación de las redes de nueva generación.

Habrá que estar muy atentos pero sería terrible que España perdiera todo el terreno ganado en los últimos años en materia de banda ancha.

Tecnozone
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios