El 'streaming' y los servicios de vídeo impulsan la fibra óptica en España
  1. Tecnología
  2. Tecnozone
Javier Sanz

Tecnozone

Por

El 'streaming' y los servicios de vídeo impulsan la fibra óptica en España

En España ya hay trece millones de personas que navegan con fibra óptica, y subiendo. La razón es que cada vez queremos más velocidad en nuestra conexión

Foto:

El panorama actual es el siguiente: trece millones de usuarios navegan en España con banda ancha y la cifra sigue creciendo gracias al impulso de las conexiones de fibra óptica. Todo parece tranquilo, ordenado, estable… nada más lejos de la realidad.

Estamos seguros que la fuerte demanda del streaming y los contenidos en vídeo siempre demandan más y más velocidad. Por ello los operadores no paran.De ahí que nos preguntemos ¿Qué ofertas veremos en los próximos años? ¿Qué capacidad tienen los proveedores para aumentar la velocidad?

El pasado mes de marzo las conexiones de ADSL alcanzaron su cota máxima en nuestro país. 9,6 millones de usuarios navegaban utilizando el par de cobre y precisamente desde entonces este tipo de tecnología ha iniciado su declive.El último dato que arroja la CNMC habla de 9,4 millones y es más que probable que cerremos el año por debajo de los 9 millones.

La razón no es otra que la fuerte pegada de las conexiones de alta velocidad. Todos los operadores están como locos desplegando fibra para conquistar el mayor número de hogares posible y lo más sencillo es migrar a aquellos que tienen ADSL. De hecho, Movistar planea cerrar centrales con esta tecnología, lo cual acelerará aún más el despliegue de redes de nueva generación.

Más velocidad

El mercado, que sigue consolidándose y que quedará únicamente con tres operadores nacionales de banda ancha (Movistar, Orange y Vodafone), camina hacia las ofertas convergentes y sobre todo hacia la alta velocidad. El primero en disparar ha sido Movistar, que ha prometido este mismo año ofertas de 200 megabits y de cara al próximo año promete conexionesde 1 gigabit simétrico, es decir misma velocidad de bajada y subida.

ONO también acaba de presentar nuevas ofertas de 200 megabits y ha comunicado que en el segundo trimestre del 2015 contará con la tecnología DOCSIS 3.1 que le permitirá ofrecer como mínimo hasta 1,8 gigabits de bajada y hasta 300 megabits de subida. Esto significa que en no mucho tiempo veremos cómo las conexiones vuelven a multiplicarse por diez o incluso por cien en el caso del ADSL, sin que haya una necesidad real por parte de los usuarios.

Si echamos la vista atrás, hace cinco años el acceso a internet era lento y sobre todo caro. Países como Lituania, Holanda o Francia nos adelantaban por la derecha y todos los informes que aparecían sobre la saludde nuestras telecomunicaciones situaban a España en la cola de Europa. En los últimos tres años el panorama ha cambiado por completo.A día de hoy los operadores están acelerando sus despliegues de fibra y parece que la próxima guerra estará en los contenidos y en la velocidad.

El FTTH, del inglés Fiber To The Home, o fibra óptica hasta el hogartiene capacidad más que suficiente para proporcionar tasas de transferencia inimaginables a día de hoy, pero no es la única tecnología ultrarrápida capaz de hacer volar las conexiones. El HFC (fibra híbrida coaxial (Hybrid Fibre Coaxial) que emplea ONO y otros operadores locales como R, Telecable o Euskaltel también tiene muchísimo recorrido y teóricamente puede alcanzar los 10 gigabits.

Todavía es pronto para saber lo que podremos hacer con estas conexiones pero la realidad es que el tráfico peer to peersigue descendiendo en favor del streaming. Si a ello sumamos que las cámaras de los móviles cada vez graban a mayor calidad y los contenidos que se emiten cada vez tienen más tamaño, es evidente que los cables se convertirán en autopistas de contenidos.

El cobre no puede seguir el ritmo

Como dice el proverbio chino, en todo lo bueno hay algo malo y es que estas conexiones ultrarrápidas no llegarán a todos los usuarios. Las zonas aisladas o que están lejos de los grandes núcleos de población tendrán que conformarse con el ADSL durante muchos años. Esta tecnología también ha evolucionado y de los 256 kilobits ha pasado a los 30 megabits prácticamente sin despeinarse.

Sin embargo, las pruebas piloto y los ensayos con 100 ó 1000 megabits se han quedado precisamente en eso, pruebas de laboratorio que difícilmente veremos en los hogares. Además, los operadores españoles no lo ven como una prioridad por lo que la banda ancha ultrarrápida para estos abonados llegará del aire, gracias al famoso 4G.

Tecnología Telecomunicaciones Fibra Optica