No te la jueges

¿Problemas con tu 'ecommerce' en el Black Friday? Cómo evitar que te tumben la web

Es el miedo de todo empresario. El 'Viernes Negro' es la fecha más señalada del año para todo comerciante, y más si vende por internet, así que hay que estar preparado

Foto: (Foto: EFE)
(Foto: EFE)

29 de noviembre, esa es la fecha del ya archiconocido Black Friday. Ese día (y no solo esa jornada en concreto, sino incluso semanas previas y algunos días posteriores) está marcado en el calendario por muchos dueños de tiendas 'online' como el más productivo en cuanto a ventas del año. Durante esa jornada, el tráfico web de los 'ecommerce' supera, en muchas ocasiones, entre 10 y 20 veces el tráfico de un día normal. Pero no es solo el Black Friday, estas fechas son muy importantes en el calendario: el 31 de octubre es la noche de Halloween, está el '11 del 11' o Single Day, el 2 de diciembre se celebra el Cyber Monday... Todas estas fechas hacen relamerse a muchas empresas del sector retail, y a sus canales de venta online y hay que estar preparado.

Para que todas las campañas que se realicen con el objetivo de para atraer a miles de usuarios a un 'ecommerce' no se vean afectadas por la disponibilidad del sitio web en cuestión debemos tener todo a punto. Por eso dejamos varios consejos que harán sacar el mayor provecho a tan señaladas fechas comerciales y ganarse la lotería de Navidad con todas las ventas realizadas.

Consejo 1: Puesta a punto de tu tienda online

Para poner a punto tu 'ecommerce' a nivel técnico, lo primero que necesitas es responder la siguiente pregunta:¿Qué picos de tráficos pueden soportar tus servidores?

Si has hecho bien los deberes y todo va según lo que tienes planeado, tu tienda va a sufrir un incremento exponencial del tráfico web. Tanto que, si no haces nada al respecto, tus servidores no serán capaces de absorber estos picos. Por eso, lo mejor que puedes hacer es no jugártela y anticiparte, porque si tu web deja de funcionar, aunque solo sea durante segundos, perderás ventas, la reputación de tu marca se verá dañada, y tus usuarios no solo no convertirán, sino que muy probablemente se irán con la competencia.

Empieza por comprobar cuánto tráfico puede soportar tu 'ecommerce' sin caerse, mediante herramientas tales como Load Impact, o Pingdom.

Consejo 2: Optimiza tu web. Velocidad de carga

La velocidad de carga y el WPO (Web Performance Optimization) son términos que escuchamos mucho desde hace cierto tiempo, y sobre todo desde que Google lo utiliza como algoritmo para posicionar tu sitio web en los resultados de búsqueda. Así que para tener contento a Google, lo primero es conocer tu página web, cuanto pesa y que velocidad maneja a través de diferentes herramientas online que te permiten conocer esta información, incluso de manera gratuita.

Herramientas tales como PageSpeed Insights de Google, WebPagetest o GTmetrix te permiten valorar el desempeño de tu página web. Aquí, el tamaño y la velocidad si importan.

Consejo 3: Seguridad web. Protege tus servidores

Planificar y detectar ataques con anterioridad es algo complicado, por eso y para evitarlos, la seguridad de tu 'ecommerce' debe ser una prioridad. Una de las acciones más comunes para proteger tus 'sites' de ataques DDoS (los ataques más comunes online) es tener una infraestructura basada en Cloud que permita amortiguar estos ataques y de esta manera evitar la caída de la página o el robo de información delicada.

Además de la infraestructura necesaria, aquí algunos aspectos a tener en cuenta para la mitigación de ataques DDoS:

  • Comprobar la configuración del 'firewall'. Tan solo dejar abiertos aquellos puertos que estén autorizados y sean necesarios para el correcto funcionamiento del servidor. O mejor aún, establece una regla por defecto de bloqueo y habilita solo los que utilices.
  • Monitorización para detectar cuanto antes los ataques y mitigación en la red privada y en la red pública.
  • Configurar los parámetros del servidor personalizando los valores TCP y UDP.

Consejo 4: Mejorar el rendimiento. Utilización de una CDN

Una CDN, o Red de entrega de contenido es un conjunto de servidores distribuidos alrededor del mundo que acercan el contenido web al usuario final mostrando, según la ubicación del usuario, la información almacenada en caché en el servidor más cercano a este. Dentro de las ventajas de tener una CDN, está el disponer de una página más rápida ya que la latencia se reduce, y no es la única. También puedes absorber cantidades ingentes de tráfico, evitando la saturación de la web y la CDN aporta per se una capa de seguridad, pudiendo bloquear ataques de denegación de servicio (además de proteger los servidores de origen de las peticiones de los usuarios finales, ya que estas serán absorbidas por los nodos propios de la CDN).

Por lo tanto, con la integración de una CDN en tu 'ecommerce' vas a mejorar la velocidad de carga de tu web, vas a soportar mayores picos de tráfico (que por supuesto estarás encantado de que produzcan), y vas a dotar de una capa de seguridad externa a tus servidores. Es decir, tendrás los 3 consejos anteriores bajo una sola herramienta.

Además de estos beneficios, una CDN te ayuda a cambiar la resolución de las fotografías de tu catálogo, en función del tipo de dispositivo que la va a visualizar, geobloquear contenidos o cambiar dinámicamente los precios. En cuanto a qué empresas ofrecen CDNs, las más conocidas son las estadounidenses Akamai, Fastly, Cloudflare, entre otras. Sin embargo, a nivel local, España tiene su representación en este ámbito con Transparent CDN: una plataforma de primer nivel, española, con distribución global, una suite de funcionalidades de las más amplias del mercado, y un soporte técnico muy cercano, especializado y eficiente.

*Enrique Rodríguez Márquez es Sales & Marketing Director de Transparent CDN

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios