Por qué vivimos en emergencia climática: las temperaturas se disparan en la última década

España sufrió entre 2010 y 2019 la mayor temperatura media desde que se hacen mediciones. Desde los 70 hasta hoy el calor ha aumentado a nivel anual en hasta 2 grados

Foto: Ola de calor en Galicia. (Foto: EFE)
Ola de calor en Galicia. (Foto: EFE)

El decenio 2010-2019 deja atrás la temperatura media más alta en España desde que empezaron a hacerse mediciones y desde los años 70 del siglo pasado cada década ha sido más calurosa que la anterior. Esto ha coincidido, además, con las evidencias del cambio climático en forma de eventos meteorológicos extremos y cada vez más frecuentes también ha aumentado, según el informe del 'Observatorio de Sostenibilidad'.

El trabajo 'España, cada vez más cálida' analiza la evolución de las temperaturas medias desde 1965 y las compara con el periodo 2010-2019, y el 2015-2019. También resumen las olas de calor, las olas de frío, los incendios y las inundaciones a partir de datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el Ministerio para la Transición Ecológica, así como del Consorcio de Compensación de Seguros.

El análisis tiene una conclusión clara: España es cada vez más cálida y las temperaturas medias han aumentado de manera generalizada de modo que 2019 cierra un decenio de máximos de calor y fenómenos meteorológicos extremos. Y no solo en España sino que algo parecido ocurre en el resto del mundo como señala la World Meteorological Organization y Copernicus.

De hecho, la temperatura media en España en estos diez años es la mayor desde que hay constancia, y se sitúa en 15,7 grados centígrados entre 2010 y 2019, frente a los 14ºC de media entre la década de 1970 a 1979. Incluso, en el último quinquenio, de 2015 a 2019 la temperatura media en España llegó a 15,9ºC, la más alta nunca alcanzada por quinquenios. También se observa que las olas de calor se concentran en los últimos años y las de frio en los primeros del periodo de observación.

Respecto a las olas de calor también ha sido este un decenio récord en olas de calor, ya que fueron de mayor extensión, intensidad y duración que en las décadas anteriores y destacan las de 2017 con cinco olas de calor y 25 días. A ese año le siguen las cuatro olas de calor del año 1991, (23 días) y 2016, con 15 días de ola de calor. 2019 tuvo como protagonista una grave ola de calor que se extendió por toda Europa y que marcó varios récords de temperatura en España y en el resto del continente.

La AEMET concluyó este año que las olas de calor en junio son ahora diez veces más probables que en la década de los 80 y 90 del siglo pasado. Las olas de frío de mayor duración, extensión y con temperaturas mínimas se produjeron en la década de los 80 y una a principio de la década de los años 2000, lo que también apunta a un calentamiento global.

Por otra parte, se prevé que cada vez vaya a haber más fenómenos meteorológicos extremos y que las precipitaciones van a ser, y están siendo ya, cada vez más irregulares. El informe destaca también la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) que afectó a España en septiembre y dejó un temporal de lluvia histórico y sin precedentes en los últimos cien años en la Vega Baja del Segura. El coste estimado de los daños provocados por las inundaciones que provocaron estas precipitaciones podría superar los 422 millones de euros, lo que se acerca al récord de 500 millones de euros pagados por el Seguro en 2011 a causa del terremoto de Lorca (Murcia).

El Observatorio calculó en su informe Poblacion en riesgo por inundaciones en los primeros 10 km de costa” que España tiene casi un millón de personas viviendo en zonas de inundación recurrente en esta franja y que además estas inundaciones afectan en muchos casos a las poblaciones más vulnerables, como es el caso de la localización de actividades como camping en las zonas más vulnerables.

Inundaciones en Murcia por la DANA. (Foto: EFE)
Inundaciones en Murcia por la DANA. (Foto: EFE)

El estudio resume también que en el conjunto de España han ardido desde el año 1961 un total de 8,2 millones de hectáreas. El OS advierte de que las políticas y prácticas forestales que se están realizando no están teniendo en cuenta el escenario de cambio climático y por ello pueden volver a repetirse tragedias como las que ya han sucedido otros años con superficies quemadas de 400.000 hectáreas en los años 1978, 1985, 1989 y 1994. Una rápida mirada a lo que está pasando ahora mismo en el verano de las antípodas debería obligar a pensar y planificar con mucha atención este tema para que no se repita ese escenario aquí exactamente en seis meses.

Estas tendencias, y valores máximos, sobre todo si se siguen manteniendo en el tiempo, son especialmente importantes ya que van a condicionar todas las políticas públicas, las inversiones privadas, las actividades económicas, las ciudades, la calidad de vida y probablemente todas nuestras actividades. Ante estos datos, el OS recomienda medidas urgentes para disminuir las emisiones ahora, descarbonizar la economía para evitar un aumento de la temperatura de 3ºC de aquí a final de siglo con consecuencias graves para el bienestar de la humanidad e insta a iniciar ya a tomar medidas urgentes como reclama la emergencia climática a tomar medidas de adaptación al cambio climático.

*Fernando Prieto y Carlos Alfonso son miembros del Observatorio de Sostenibilidad.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios