Es noticia
Scorsese levanta un 'imperio' sólido en la TV
  1. Televisión
  2. La hija del Acomodador
María José S. Mayo

La hija del Acomodador

Por
María José S. Mayo

Scorsese levanta un 'imperio' sólido en la TV

Denme el coche más rápido para huir de la justicia. Acabo de ver en internet el episodio piloto Boardwalk Empire.   Tenía ganas de homenajear un gran microrrelato,

Foto: Scorsese levanta un 'imperio' sólido en la TV
Scorsese levanta un 'imperio' sólido en la TV

Denme el coche más rápido para huir de la justicia. Acabo de ver en internet el episodio piloto Boardwalk Empire.   

Tenía ganas de homenajear un gran microrrelato, sin utilizar ‘decir la verdad’, ‘rey’ y ‘caballo’ (busquen, busquen…). También de contemplar qué había hecho Scorsese en su acercamiento a la pequeña pantalla meses antes de que llegue a España de la mano de Canal +. 

El pasado 19 de septiembre, HBO, la cadena de pago norteamericana que ha contribuido a la alfabetización de la pequeña pantalla gracias a series como A dos metros bajo tierra o Los Soprano, estrenaba el episodio piloto de su gran apuesta: Boardwalk Empire. La serie surgía de una idea de Mark Whalberg, que tras Infiltrados parece que le cogió gusto al asunto de los topos y decidió hacer algo parecido en la época de la ley seca. Le dijo a Scorsese que se apuntase al proyecto, y ambos se convirtieron en productores ejecutivos. Para publicitar aun más el asunto, el bueno de Martin, además, empezaría poniéndose tras las cámaras para luego pasar el testigo a otros.

Tal ha sido la acogida de esta nueva apuesta catódica en su estreno, que HBO confirmaba ayer que contaría con una segunda temporada. No es para menos. El arranque de unos 75 minutos que se ha podido ver promete mucho, mucho. Personajes descritos con apenas unos apuntes y sin necesitar de fragmentos excesivamente discursivos. Escenas geniales, como aquella en la que dos agentes del FBI tratan de identificar a los corderitos que planean seguir surtiendo de alcohol a medio EEUU... O la del descubrimiento de un primerizo Al Capone... O alguna que se interna en los traumas sentimentales de nuestro protagonista, en la piel de Steve Buscemi. Pero ante todo encontramos un reflejo eminentemente realista de la época: ambientes cargados, vestuarios que han tenido vida, italianos a los que les cuesta negociar en inglés...

Vuelvo a traer aquí a Robert McKee y su teoría sustentada en el hecho de que las grandes series, como las películas, lo son por sus guiones, y en su utilización de varios directores demuestran que esta figura quizá no es tan importante. Aquellos que continén la labor de Scorsese en Boardwalk Empire tendrán oportunidad de refrendar o no el osado discurso del gurú del guión.

De momento, abrillanten sus televisores y preparen una buena copita de vino. Con un reparto que quita el hipo -Michael Pitt -gran descubrimiento de Soñadores-, Michael Shannon -genial en Revolutionary Road-, además del mencionado Buscemi y alguna sorpresa más, llega  una serie con ganas de quitar el trono a Baltimore y convertir a Atlantic City en el nuevo terreno de la ficción más negra. No se la pierdan.