El temido final abierto: como la vida misma
  1. Televisión
  2. La hija del Acomodador
María José S. Mayo

La hija del Acomodador

Por

El temido final abierto: como la vida misma

Creo que los fans de Perdidos no le tienen mucho cariño. Tampoco los espectadores más cuadriculados, los que esperan que una película ponga todo de su

Foto: El temido final abierto: como la vida misma
El temido final abierto: como la vida misma

Creo que los fans de Perdidos no le tienen mucho cariño. Tampoco los espectadores más cuadriculados, los que esperan que una película ponga todo de su parte; los que se declinan por tener un cine-fórum tranquilo; los que prefieren extras que se limiten a detalles más técnicos que filosófico-existencialistas. Pero, mucho ojo, que también se cuentan como enemigos acérrimos los espectadores devotos del cine clásico de Hollywood -"esos malditos finales franceses", dice mi padre-