MALDITOS SPOILERS

Triste adiós a una de las grandes de la ficción

Siempre se ha dicho que los niños y los borrachos dicen la verdad. ¡Cuánta razón! Decía la pequeña Evelyn en el penúltimo episodio de El Internado que

Foto: Triste adiós a una de las grandes de la ficción
Triste adiós a una de las grandes de la ficción
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Siempre se ha dicho que los niños y los borrachos dicen la verdad. ¡Cuánta razón! Decía la pequeña Evelyn en el penúltimo episodio de El Internado que "la gripe no se cura con cualquiera máquina, sino con recetas". No podría estar más acertada. Y es que la mejor ficción española de los últimos años, El Internado, se despedirá esta noche de sus seguidores enredada en una serie de teorías, muertes y surrealismos varios que han hecho que sus fans le hayan abandonado en sus últimas temporadas. Una pena. No lo merecía.

    Pero ya saben: la avaricia rompió el saco. La serie, que puede presumir de haber contado en su reparto con prestigiosos actores como Luis Merlo, Amparo Baró, Natalia Millán o Lola Baldrich, se convirtió en todo un éxito de crítica y audiencia desde su estreno, algo que ni Globomedia y Antena 3 quisieron dejar de explotar.
     
    El Internado no era un producto al uso. Por eso la sorpresa inicial de su éxito. La ficción, con sello de la todopoderosa Globomedia, se convertía en la primera serie "familiar" que mezclaba elementos de comedia y suspense. De hecho, muchos hablaron de sus similitudes con Perdidos, la serie estrella de ABC. No faltaban razones. Desde la música y los créditos del principio, hasta la utilización de los flashbacks, todo parecía señalar que la ficción americana había servido como "fuente de inspiración".
     
    ¡Pero qué más daba! Los aficionados a las series estaban de enhorabuena. Por fin un "drama" había tenido éxito en nuestro país vengando a otras series como la propia Perdidos, A dos metros bajo tierra o tantas otras. Por fin una serie de calidad, reconocida en su primer año con el premio Ondas -algo inusual-, lograba colarse en el hogar de millones de españoles adictos a 'bazofias' como Los Serrano o La familia mata.
     
    Sin embargo, a medida que fueron pasando las temporadas, los guionistas cayeron en la codicia y se fueron ahogando en unas tramas que no daban más de sí, desnudando a los ‘papachichos’ Martín Rivas y Yon González para crecer unas décimas de share, matando injustamente a personajes cruciales (¡Y eso que era una serie familiar!) y sobre todo demostrando que iban hacia un final sin sentido.
     
    Todo un despropósito que, sin embargo, han sabido solucionar en los últimos episodios a base de más muertes cruciales, que a buen seguro han hecho llorar a más de un espectador. No obstante, lo cierto es que los guionistas han estado muy comedidos con estas pérdidas, ya que podrían haber sido más crueles recurriendo a flashbacks, que recordaran los mejores momentos de esos personajes con algún tipo de música triste, y así forzar aún más la lágrima. Hubiera sido un buen homenaje.
     
    Pero lo realmente triste es que ese parecido de El Internado con Perdidos no se haya extrapolado a su final -¿cuántos nos levantamos a las seis de la mañana el pasado 24 de mayo?- y el desenlace de la ficción de Globomedia se haya convertido en una simple arma contra la nueva serie de Telecinco, Tierra de Lobos, en vez de en un verdadero acontecimiento televisivo. Una lástima.
     
    Esperemos que, tras el final, no quedemos como tontos o estúpidos. O que no sea un sueño de Amparo Baró.
    Malditos Spoilers
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    5 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios