Es noticia
La maldición de Chanquete o el duro estigma de quitarse un personaje de encima
  1. Televisión
  2. Malditos Spoilers
Juan Manuel Fernández

Malditos Spoilers

Por
Juan M. Fdez

La maldición de Chanquete o el duro estigma de quitarse un personaje de encima

No sé si se habrán enterado de que esta semana Jennifer Aniston ha visitado España para promocionar su próxima comedia Sígueme el rollo. Entrevistas, ruedas de

Foto: La maldición de Chanquete o el duro estigma de quitarse un personaje de encima
La maldición de Chanquete o el duro estigma de quitarse un personaje de encima

No sé si se habrán enterado de que esta semana Jennifer Aniston ha visitado España para promocionar su próxima comedia Sígueme el rollo. Entrevistas, ruedas de prensa, fiestas. Todo lo necesario para que la cinta no fracase en taquilla. Sólo había un pero: no se podían hacer preguntas sobre Brad Pitt.

Sí, sí, la maldición de Chanquete. Y es que, si echan la vista atrás, como diría Karina, aquel tierno pescador fue quien dio nombre a esta maldición. ¿O es que me van a decir que la mayoría de ustedes conocen el nombre del actor que lo interpretaba? Fue Antonio Ferrandis, que por casualidades del destino tuvo que cargar durante lo que le quedó de vida con el peso de haber interpretado a uno de los personajes más emblemáticos de la televisión española. 

No fue el único de aquella serie, Verano Azul, que tuvo que cargar con el estigma de un personaje. Juan José Artero, ahora en El barco, se ha pasado media vida siendo Javi, mientras que María Garralón, la dulce pintora Julia, necesitó décadas para quitarse de encima su personaje. Lo hizo gracias al personaje de María de la Encarnación en Farmacia de Guardia o la madre de Valle en Compañeros. ¡Vaya! ¡Otra maldita! La pobre Eva Santolaria. La catalana, cuya última aparición televisiva fue en 7 vidas, tampoco ha conseguido quitarse de encima su personaje. No era tarea fácil. ¡Como olvidarse de aquellas coletas! ¡De esa delgadez¡ ¡De esas vestimentas! Ni siquiera un desnudo que tuvo en una película de serie B.

Tampoco lo ha tenido fácil La Juani. ¡Uy, perdón! Luisa Martín. La graciosa chacha de la familia Martín en Médico de Familia necesitó años y más de un papel dramático para que olvidaramos su moño y su gracia andaluza. Aunque peor fue fue a su novio en la ficción, Antonio Molero. El actor, que en unas semanas estrenará la sitcom BuenAgente en laSexta, fue maldecido doblemente por la maldición y pasó de ser el Poli en Médico de Familia a el Fiti en Los Serrano.

Son solo unos ejemplos patrios. La lista es larga. Jane Badler siempre será la mala de V, Larry Hagman el malo de Dallas o Jane Wyman es recordada por su papel de Angela Channing en Falcon Crest.  ¿Cuánto tardará el Duque, Miguel Ángel Silvestre, en dejar a un lado su título nobiliario? ¿Podrá Juango Puigcorbé borrarnos de la cabeza su cómica interpretación del Rey don Juan Carlos en la chistosa Felipe y Letizia?

Más en twitter.com/juanmafdez