Es noticia
Menú
'Expediente X' y otras resurrecciones nostálgicas paranormales
  1. Televisión
  2. Series
Aloña Fernández Larrechi

Desde Melmac

Por
Aloña Fernández Larrechi

'Expediente X' y otras resurrecciones nostálgicas paranormales

La televisión estadounidense tirará de nostalgia la próxima temporada: vuelven 'Héroes', 'Padres forzosos' y la serie de David Duchovny y Gillian Anderson

Foto: 'Expediente X', un icono noventero
'Expediente X', un icono noventero

No falta mucho para que, una noche cualquiera, un fanático de las series de televisión pueda elegir entre la producción de ciencia-ficción más importante de los noventa, la comedia familiar más famosa de la misma década o el grupo de héroes más conocido de este siglo. Y no, no se trata de la última promoción de un periódico, ni del supercatálogo con el que sueña cualquier plataforma audiovisual que se precie. Son los estrenos de la temporada 2015-2016, a pesar de quees sabido que el deseo de las cadenas por revivir una vieja producción suele ser, salvo excepciones, inversamente proporcional al apoyo que encontrará entre el público. Pero los remakes, reboots y demás continuaciones de historias con solera forman parte, desde hace tiempo, de la propia ficción.

Una de las excepciones que ha despertado un gran interés en la comunidad seriéfila es el regreso de Expediente X, trece años después de la despedida de Mulder y Scully de la pequeña pantalla. Los agentes del FBI interpretados por David Duchovny y Gillian Anderson regresarán en formato miniserie, con tan sólo seis episodios, el próximo 24 de enero para trabajar en nuevos misterios paranormales. A pesar de las reticencias iniciales que despertó el interés por revivir una producción tan exitosa y venerada, la cadena Fox se ha preocupado por contar con el equipo original de la famosa producción. El primer episodio estará dirigido por Chris Carter, creador de la producción, y también aparecerán personajes como Walter Skinner, encarnado por Mitch Pileggi y el famoso “fumador” en la piel de William B. Davis.


Para los románticos, el remake y sus variantes son una forma de homenajear la historia original, de enaltecerla, mientras que para los más escépticos el reciclaje de historias que ya han sido llevadas a la pequeña pantalla responde a una preocupante falta de ideas. Además, desde hace algunos años, es muy importante el matiz lingüistico. No es lo mismo un remake, en el que se propone una nueva versión de una historia ya filmada, que un reboot, literalmente reinicio, en el que se respetan elementos reconocibles de la ficción, generalmente personajes, pero se reescribe la trama. Al igual que FOX con Expediente X, la NBC se decantará por está última fórmula para retomar una historia conocida. La producción elegida para ello ha sido Entrenador, la serie emitida en España por Canal + en los 90 y protagonizada por Craig T. Nelson, en el papel del entrenador de fútbol americano Hayden Fox. En su regreso, Fox ya está retirado, pero se ocupará de ayudar a su hijo entrenando al equipo de una prestigiosa Universidad de Pennsylvania.

Algo parecido sucederá en la misma cadena con Héroes, que regresará en los próximos meses con una nueva generación de seres prodigiosos partiendo de la historia de Noah Bennet, el personaje interpretado por Jack Coleman. Pero esta ventajosa utilización de la biblioteca de producciones no es exclusiva de los canales tradicionales. La plataforma de contenidos audiovisuales Netflix será la encargada de resucitar, sin las Olsen de por medio, a la familia Tanner de Padres Forzosos. Aunque podría considerarse más un spin-off, por aquello de que se centrará en la mayor de las hermanas, C.J, y no en los tres aprendices de padres, estos también participarán en la ficción, que se estrenará el año que viene y contará con trece episodios.

Películas, versiones y revisiones

Para devolverle al espectador un personaje conocido o una historia familiar no sólo sirven las series de televisión, y en numerosas ocasiones la inspiración llega del cine. La CBS, por ejemplo, estrenará la próxima temporada Limitless, basada en la película homónima de 2011 protagonizada por Bradley Cooper y que contará en el reparto con el actor nominado en tres ocasiones a un Oscar. Por su parte, Fox adaptará Minority Report a la pequeña pantalla, con Stark Sands (Generation Kill) como protagonista. Un recurso que ya ha sido utilizado en la última temporada televisiva, con el reboot de la película protagonizada por Bruce Willis y Brad Pitt, 12 monos, a cargo de la cadena especializada en ciencia-ficción Syfy.

Pocas producciones logran más titulares que aquellas que despiertan en el espectador un recuerdo

En otras ocasiones, las cadenas sólo tiene que echar un vistazo a lo que triunfa en otros países donde la calidad televisiva cuenta con reconocimiento internacional. Por todos es conocida lo sugestivas que resultan a las cadenas norteamericanas las producciones de países anglosajones como Reino Unido y Australia. A pesar de que a las listas de éxitos y fracasos no les separa un abismo, las discretas audiencias de producciones como Gracepoint, remake de la británica Broadchurch, o The Slap, versión de la serie australiana del mismo nombre, llevan a uno a preguntarse ¿qué necesidad habrá? Afortunadamente no podemos decir lo mismo de las adaptaciones estadounidenses de las británicas House Of Cards, Shameless o Veep, la venezolana Jane The Virgin o la israelí In Treatment.

Pero en lo que se refiere a la reescritura de la televisión norteamericana, las cadenas se han empeñado durante años en resucitar éxitos muy sonados en su momento, que en su regreso no soportaron el paso del tiempo. Ni del remake. Sensación de vivir, Dallas, Los Ángeles de Charlie, El coche fantástico, La mujer biónica o Melrose Place son grandes ejemplos de fracasos que trataron desesperadamente de recuperar una historia y llevar a los espectadores unas décadas atrás. Pero los errores ajenos nunca son lo suficientemente ilustrativos para las cadenas, y menos cuando el simple hecho de intentarlo puede ser más provechoso que atreverse con una producción nueva.

Las cadenas se han empeñado durante años en resucitar éxitos muy sonados en su momento, que en su regreso no soportaron el paso del tiempo

Ventajas del remake

Cuando una cadena se lanza a producir un remake, es consciente de que el presupuesto para la campaña publicitaria con la que se trate de atraer a posibles espectadores es mucho más económica que la de una serie de estreno. Y más si tenemos en cuenta el poder que actualmente albergan las redes sociales. Pocas producciones logran más titulares que aquellas que despiertan en el espectador un recuerdo y cuentan con un respaldo previo. Una historia conocida, un entorno familiar y unos actores que recuperan un personaje despiertan en la audiencia un interés mayor que producciones de las que sólo conoce un adelanto o una sinopsis. En el caso de los remakes de series extranjeras, estas suelen llegar precedidas de un éxito internacional, por lo que también es fácil que despierten el interés de medios y espectadores.

Así que sin grandes dispendios económicos, el día del estreno del remake de turno es muy probable que el número de espectadores que se siente frente al televisor sea, seguramente, mayor que si se tratase de otro tipo de series. En consecuencia, los anunciantes, sabedores del encanto de las ficciones ya conocidas, puede mostrar mayor disposición a anunciar sus productos ante una audiciencia expectante. Y en el caso de que la expectación sea flor de un día, se cancela el remake y ya está. Que de series de televisión que no funcionaron está la pequeña pantalla llena.

No falta mucho para que, una noche cualquiera, un fanático de las series de televisión pueda elegir entre la producción de ciencia-ficción más importante de los noventa, la comedia familiar más famosa de la misma década o el grupo de héroes más conocido de este siglo. Y no, no se trata de la última promoción de un periódico, ni del supercatálogo con el que sueña cualquier plataforma audiovisual que se precie. Son los estrenos de la temporada 2015-2016, a pesar de quees sabido que el deseo de las cadenas por revivir una vieja producción suele ser, salvo excepciones, inversamente proporcional al apoyo que encontrará entre el público. Pero los remakes, reboots y demás continuaciones de historias con solera forman parte, desde hace tiempo, de la propia ficción.