HBO estrena su proyecto más importante

'Westworld', la respuesta fácil de HBO al fin de 'Juego de Tronos'

La nueva creación del canal de cable ahonda en la fórmula de éxito en su nueva serie: sexo, violencia y efectos especiales

Foto: James Marsden y Evan Rachel Wood en 'Westworld'
James Marsden y Evan Rachel Wood en 'Westworld'

El pasado lunes, 19 de septiembre, fue una jornada llena de felicidad y y halagos en las oficinas de HBO. Un año después de batir records en la ceremonia de los premios Emmy, logrando 43 estatuillas, la cadena volvía a ser una de las más exitosas, consiguiendo 22 galardones. Juego de Tronos se convertía de nuevo en la rotunda ganadora en la categoría de drama, Veep hacía lo propio en comedia y en las miniseries, la derrota estaba asumida de antemano por culpa de O.J. Simpson y Ryan Murphy.

Mañana, sin embargo, la jornada no será tan apacible, al igual que esta noche no estará regada de champán y abrazos, sino más bien de tensión e incertidumbre. Porque dentro de unas horas, la cadena de cable más relevante el las dos últimas décadas de la pequeña pantalla, estrena ‘Westworld’, una producción que llega en un momento crucial. A pesar de sus incontestables victorias en diferentes ceremonias de premios, HBO no pasa por su mejor momento. Desde sus oficinas repletas de premios, los directivos del canal de cable atisban un horizonte plagado de incertidumbre y de despedidas de grandes producciones. Un panorama que hace necesario encontrar el relevo que aclare, aunque sea ligeramente, su futuro. Algo a lo que contribuiría, que la audiencia acompañase esta noche de estreno. Aunque tal vez 'Westworld' no sea la serie que devuelva el brillo y el esplendor que hace unos años conoció la cadena. Esa época en la que antes de los dragones y las tetas, iban las buenas historias.

'Westworld', la respuesta fácil de HBO al fin de 'Juego de Tronos'

Oeste, androides y Nolan

Escrita por Jonathan Nolan y Lisa Joy, su esposa, la adaptación de la película homónima dirigida en 1973 por el novelista estadounidense Michael Crichton cuenta con Bryan Burk y J. J. Abrams en la producción ejecutiva. El nivel del elenco de actores no desmerece, en absoluto, al equipo que trabaja tras las cámaras, y frente a ellas nos encontramos nombres como Ed Harris, Evan Rachel Wood y Anthony Hopkins. Además de Sidse Babett Knudsen, la presidenta Nyborg en ‘Borgen’, James Mardsen o los afroamericanos Thandie Newton y Jeffrey Wright.

‘Westworld’ se ambienta en un universo en el que los avances de la robótica hacen posible que un humano y un androide apenas pueden distinguirsePerteneciente al género de la ciencia-ficción, ‘Westworld’ se ambienta en un universo en el que los avances de la robótica hacen posible que un humano y un androide apenas pueden distinguirse. Y más concretamente en un parque temático del viejo, y mítico, oeste, al que los humanos acuden para vivir todo tipo de experiencias. Situado en el entorno del Gran Cañón del Colorado, el recinto satisface todo tipo de deseos, ya sean lúdicos, sexuales o sangrientos. De ello se encarga el doctor Robert (Hopkins), fundador de un universo en el que trabajan supervisores de seguridad, programadores y directores de contenido, entre otros.

Con un presupuesto aproximado de más de cincuenta millones de dólares, y diversos retrasos en la producción, ‘Westworld’ llega después de tres años de parones, descansos y demás inconvenientes, que llevaron a algunos a pensar que el proyecto no vería la luz. Los críticos norteamericanos que han podido disfrutar los primeros capítulos de la serie, que consta de una temporada de 10 episodios, ya han comenzado a dar a conocer sus opiniones. A primera vista, coinciden en señalar que, la manida expresión de “el relevo de ‘Juego de Tronos’” que tanto se comentaba, no es casual. Porque entre los paisajes del Gran Cañón no aparecerán dragones enormes, pero no faltarán efectos digitales, ni diversidad de tramas, ni mujeres desnudas, con su consiguiente polémica.

'Westworld', la respuesta fácil de HBO al fin de 'Juego de Tronos'

El desastre del 16

Más allá de que la ciencia-ficción no es, precisamente, mi género favorito, echo de menos aquellos tiempos en los que los proyectos de HBO estaban plagados de nombres menos rimbombantes, y creaciones más “mundanas”. Series en las que lo importante no era un reparto lleno de grandes nombres, sino las historias, y la forma de plantearlas, que despertaron el interés y la admiración de medio mundo. Producciones que todavía se encuentran en cualquier selección que se precie, y que todo el mundo recomienda, ya sea ‘The Wire’, ‘Sexo en Nueva York’ o ‘A dos metros bajo tierra’. Las mismas que la cadena necesita encontrar para conservar un trono que Netflix, entre otras, quiere disputarle seriamente.

De que esta noche, y las próximas semanas, ‘Westworld’ funcione depende el balance final de un año en el que el canal de cable ya ha cancelado uno de sus proyectos más importantes, ‘Vinyl’. Una suspensión que se produjo semanas después del final de la primera temporada,a pesar de que la serie había sido renovada automáticamente. Un fiasco pocas veces visto en la pequeña pantalla, que cobra aún más importancia si se tiene en cuenta el presupuesto de la serie, cien millones de dólares. O los nombres que formaban parte del proyecto, entre los que se encontraban Martin Scorsese o Terence Winter. Quién por cierto se desvinculó del mismo entre el final de la primera entrega y la cancelación.

El fracaso de la serie sobre el mundo de la música en los 70 se unía así a la rotundidad con la que ‘True Detective’ dejó de ser tema de conversación, al adiós precipitado de ‘Togetherness’ o a la injusta discreción con la que ‘Silicon Valley’ pasa por la parrilla televisiva. De la que, por cierto, desaparecerá la próxima temporada la comedia de Lena Dunham ‘Girls’. Y a la que llegará, más tarde de lo habitual, la joya de la corona, ‘Juego de Tronos’.

'Westworld', la respuesta fácil de HBO al fin de 'Juego de Tronos'

Los verdaderos buenos tiempos

La superproducción de Benioff y Weiss es la creación que más galardones a ha aportado a las estanterías de HBO. Pero, paradójicamente, es poco probable que vaya a superar en prestigio a series como las ya mencionadas o ‘Los Soprano’. Un hecho que, en realidad, poco importa a los millones de seguidores que ‘Juego de Tronos’ tiene en todo el mundo. Aunque sí preocupa a todos aquellos que, de una forma u otra, acabaron interesándose por el mundo de las series gracias a alguna de las creaciones “tradicionales” de la cadena.

Donde antes había historias arriesgadas, ahora hay atrevidos presupuestos que insisten en repetir una fórmula conocida y efectivaPorque donde antes había historias arriesgadas, ahora hay atrevidos presupuestos que insisten en repetir una fórmula conocida y efectiva, pero de un prestigio criticable. HBO ha logrado, con ‘Juego de Tronos’, alcanzar a ese público que hasta su llegada, no tenía razones de peso para interesarse por las creaciones de la cadena. Una vez conseguido, y con un panorama en el que “cualquiera” hace una serie, el canal ha encontrado el aval de los galardones. Y la preocupación por el prestigio que hace unos años convirtió en una verdadera seña de distinción el lema “It’s not TV, it’s HBO”, se confunde con el brillo de los premios.

‘Juego de Tronos’ no es eterna, afortunadamente, y en los próximos dos años la cadena emitirá la última temporada de la serie. Un infortunio para HBO al que hay que sumar las peculiaridades de su emisión, que vienen dadas por la ambientación de la historia y el invierno que llega. Y que tal vez provoquen que la serie no pueda ser nominada en la próxima edición de los premios Emmy, que este año cerraron la puerta a todas las series emitidas después del 31 de mayo. Una buena noticia para directores, guionistas y creadores dramáticos. Y para aquellos intérpretes que encuentren en el hueco dejado por los actores en las nominaciones (que no en los premios, porque casi no tienen) una razón para la alegría.

Cuestión de historias

'Westworld' no llega a la pantalla de HBO con la intención de ser una gran serie, o de colocarse a la derecha de 'The Wire' y a la izquierda de 'Los Soprano'. 'Westworld' quiere ser un fenómeno televisivo, una producción de la que se habla durante semanas, se espera durante meses y se disfruta en apenas diez horas. Una creación al servicio de sus autores, que bajo el paraguas de la ciencia-ficción podrán abrir todas las puertas y ventanas que consideren necesarias con tal de ofrecer una historia atractiva a sus espectadores. Bien hecha, bien contada y con gancho. Que ofrezca la suficiente intriga para convertirse en tema de conversación, pero sin apabullar. Que enganche pronto y no provoque dudas en el espectador. Y que mantenga una esencia reconocible. Aunque si, como en la última temporada de 'Juego de Tronos', la riqueza literaria se pierde por el camino tampoco pasa nada.

Y todo ello es perfectamente legítimo, y quizá muy importante para el futuro de la pequeña pantalla. Pero no es a lo que HBO nos había acostumbrado, ni lo que estaba destinada a ser en los comienzos de este siglo. Poco importa, mientras la máquina de hacer dinero siga en marcha. Y la preocupación por el verdadero prestigio queda, únicamente, para los nostálgicos.

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios