Crímenes reales, series históricas y mujeres peligrosas: tendencias de la ficción televisiva

La creación de producciones serializadas viene determinada por las tendencias que se extienden por las cadenas, plataformas y productoras de todo el mundo

Foto: Imagen de la serie belga 'Tygat Chocolat'.
Imagen de la serie belga 'Tygat Chocolat'.

¿Hay muchas series de médicos en la pequeña pantalla? ¿Crees que, desde hace unos años, el nordic-noir que puso de moda 'The Killing' está en todas partes? ¿Te parece apabullante el interés de las cadenas norteamericanas por recuperar la ciencia-ficción espacial esta temporada? ¿Por qué el western resucitará en los próximos meses como si John Wayne y John Ford se hubiesen reencarnado en “showrunners” del siglo XXI? Aunque parezca difícil todas estas preguntas tienen una explicación, y no, no es casualidad que mientras estás disfrutando de tu serie favorita te sorprendas pensando que todas las cadenas parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de llevar a la pequeña pantalla una temática, un género o un tipo de personaje concreto.

La ficción televisiva también crea y destruye tendencias y nada de lo que vemos en nuestras pantallas es casualidad. Una realidad que conoce a la perfección Conchi Cascajosa Virino, profesora de Universidad Carlos III y autora de varios libros sobre el medio y sus ficciones tales como 'La cultura de las series' o 'La Caja lista: Televisión norteamericana de culto' entre otros. En el marco de la programación de DAMA, la entidad de gestión de derechos de autor de medios audiovisuales, Cascajosa ha impartido esta semana una conferencia titulada “Las series que veremos. Tendencias en la ficción televisiva internacional” en la que analizó el panorama audiovisual que conforman las producciones serializadas de todo el mundo.

El gran motor de las producciones internacionales de ficción televisiva es el género del drama” señaló la ponente al comienzo de la charla, razonando así la escasa presencia que las comedias iban a tener en la misma. Acto seguido la también directora del Máster de Guión de Cine y TV de la universidad madrileña aclaró que no iba “a hablar de series que son lo mejor de la Historia, ni del año, sino de aquellas que marcan tendencia”. Una puntualización necesaria que desvincula definitivamente el éxito de una producción a su trascendencia posterior.

Gráfica de FX sobre los estrenos de series en los últimos años.
Gráfica de FX sobre los estrenos de series en los últimos años.

A dos meses de cerrar el 2017, la principal incógnita de este año es si la burbuja de las series que marca la ficción internacional desde el comienzo de la década llevará la producción de ficción a números nunca vistos hasta ahora. Es decir, la redonda cifra de 500 series originales estrenadas desde enero, cuarenta y cinco más de las que llegaron a las pantallas de todo el mundo en 2016. Un número que en los últimos años no deja de crecer gracias a la presencia disruptiva de las plataformas de streaming, empeñadas en convertirse en un elemento más del ocio en la actualidad.

En Europa el mercado está mucho más fragmentado que en Estados Unidos pero aún así, según señaló la profesora, la explosión de ficción serializada se beneficia del funcionamiento del mercado norteamericano. Y los festivales y mercados profesionales como el Mipcom o el Drama Series Days de la Berlinale son los encargados de imponer el criterio a la hora de guiarnos entre la creciente ficción del viejo continente. Un lugar en el que, a pesar de las diferencias culturales o de idioma, se compran y venden cada vez más producciones.

Inversión y fidelidad

“El lema 'el contenido es el rey' está más vigente que nunca” subrayó Cascajosa antes de añadir que la creciente producción de series de televisión no obedece únicamente a que millones de personas las hayan incluido entre sus aficiones. Que cada semana haya un estreno (o más) en muchas cadenas de televisión de todo el mundo tiene que ver con la necesidad de las cadenas de “hacer marca”, además de ser “una inversión duradera y segura” que contribuye a reforzar la biblioteca de contenidos de las mismas. Algo a lo que también ayuda la desaparición de la “noción tradicional de operadores, plataformas y nacionalidad”, uan novedad patente en producciones como 'Suburra', detrás de la cual están Netflix y la cadena pública italiana Rai.

Cascajosa también quiso incidir, antes de introducirse en las tendencias que marcan la ficción serializada, en la importancia de dotar de identidad a una producción para que adquiera relevancia internacional. “Se había pensado que para hacer series que viajasen tenían que ser producciones sin identidad. Ahora es todo lo contrario. Las series tienen que decir algo sobre un tiempo y un lugar, ser reconocibles para el espectador de cualquier lugar del mundo” señaló antes de recalcar la importancia que han adquirido las antologías en todo tipo de países o la trascendencia que el género fantástico tiene para los canales y plataformas premium, una tendencia vital en este tipo de canales porque “aportan fidelidad” del suscriptor.

Realidad y thrillers extremos

Según las producciones que los canales de todo Europa, desde Rusia a Portugal pasando por Suecia e Italia, han presentado en los mercados y festivales en los últimos meses, Cascajosa compartió con los asistentes una selección de temáticas que aúnan diversas producciones, las líneas que marcan y marcarán las próximas ficciones. La primera y más evidente, a la vista de los últimos estrenos, es la popularidad que ha adquirido la serialización de crímenes reales "que alteran el paradigma del género", ya que las ficciones policíacas pasan del "quién lo hizo" al "por qué lo hizo". Desde el éxito de 'Making a Murderer', la docuserie de Netflix sobre Steve Avery, hasta la llegada de 'Mindhunter', pasando por 'Manhunt: Unabomber' o el próximo estrenos sobre los hermanos Menéndez, la ficción televisiva evidencia un interés (que no terminará aquí) por ofrecer al espectador "autenticidad y realidad". Series que, como el último éxito de Netflix, triunfan porque como ficciones tal vez sean difíciles de creer, tal y como reconoció Cascajosa.

Otro de los géneros que aúna alguno de los últimos estrenos televisivos de ficción es el que la profesora denominó "thrillers extremos", producciones que "buscan planteamientos que se salgan del procedimental clásico, en las que el villano ocupa una posición preminente" y en los que la línea entre el bien y el mal es difusa. Con 'The Fall' como punto de partida, su ejemplo lo han seguido producciones francesas como 'Hotel Beau Séjour' o británicas como las recientemente estrenadas 'Liar' y 'Rellik'. Y siguiendo la estela del suspense, también "son una clara tendencia las series sobre 'mujeres peligrosas', personajes protagónicos femeninos que, por diversas razones, son una figura amenazante". La belga 'Tabula Rasa' o la norteamericana 'The Sinner' son los últimos ejemplos de un género que lleva varias temporadas en alza, gracias a la importancia que la mujer tiene a la hora de consumir televisión. Una tendencia que, como señaló Cascajosa, no se tiene en cuenta en nuestro país y ello "limitará la expansión internacional" de las producciones patrias.

Distopías sociales y personajes atípicos

Ante el agotamiento de un concepto narrativo como el del hijo perdido, sobrexplotado en los últimos años, actualmente se propone al espectador una historia en la que el progenitor es "una figura de orden y el hijo o hija un detonante" con el que se sigue explotando la culpabilidad paterna de la idea original. Una vuelta de tuerca necesaria a la que también se han visto abocadas las series históricas y las distopías. Para Cascajosa, las primeras se centran ahora en recuperar "los mitos fundacionales de una nación" y en "explorar la memoria" del pasado, especialmente en aquellas épocas de acontecimientos relevantes como los conflictos del siglo XX. 'Babylon Berlin', llamada a ser la producción europea del año, la británica 'Britannia' o la sueca 'The Restaurant' son algunas de las producciones que confirman que el interés por la Historia en televisión sigue muy presente. En el caso de las distopías, series como la brasileña '3%', la noruega 'Valkyrien' o la holandesa 'The Swell' son una clara muestra de que las series sobre sociedades ficticias son dramas colectivos que, cada vez más, "pivotan sobre preocupaciones contemporáneas y muestran una clara intención social".

La lista de tendencias la cierran los políticos, que llevan años en el punto de mira de las series, y los protagonistas que se salen de la norma

Las "comedias macho" con un amplio interés en explorar las miserias humanas, y anti-héroes como protagonistas, conforman otra de las tendencias de la ficción serializada actual, producciones dispuestas a ofrecer al espectador "finales poco complacientes". La lista de tendencias actuales la cierran los políticos, que llevan varios años en el punto de mira de las ficciones serializadas, y los protagonistas que se salen de la norma. En el caso de de los representantes del pueblo, tras los dramas de rigor como 'House of cards' o 'Borgen', los creadores han recuperado un planteamiento conocido para los amantes de la ficción audiovisual. El de 'Su distinguida señoría', una sátira de los años 90 en la que "un político llega al poder desde la nada e intenta mantener su honestidad". Entre los últimos ejemplos nos encontramos la estadounidense 'The Mayor', en la que un cantante de hip-hop termina siendo alcalde, o la ucraniana 'Servant to the people' con un profesor se convierte en presidente de la nación gracias a Youtube.

En lo que respecta a los roles atípicos, creaciones como 'Speechless', 'The Good Doctor' o 'Atypical' evidencian el interés que la pequeña pantalla tiene por ser cada vez más inclusiva, otorgando el protagonismo a personajes con alguna discapacidad que, lejos de limitarles, "resulta iluminadora para ellos mismos y aquellos con los que conviven". Personajes con parálisis cerebral o autismo, que enriquecen situaciones en las que, hasta ahora, solo se había visto a roles "normales". Producciones que, como el caso de la belga 'Tygat chocolat', protagonizada por personajes con síndrome de Down, conforman una propuesta original y honesta que termina vendiéndose a cadenas extranjeras ser adaptada en cada su país.

Para cerrar la conferencia, Conchi Cascajosa quiso destacar el trabajo que cinco países de todo el mundo están realizando en el ámbito de la ficción serializada. En Europa, la televisión belga parece haberse especializado en "darle un giro sugerente a los géneros tradicionales", mientras que la turca "redefine el melodrama con series de grandes conceptos". En Asia continúa siendo destacable la presencia en la parrilla televisiva surcoreana de dramas con cierto toque de realismo mágico, mientras que en Sudamérica, Argentina y Brasil acaparan toda la atención. Los primeros continúan siendo el motor de la industria televisva del sur del continente, mientras que los segundos, gracias a la obligación que las cadenas tienen de realizar producciones propias semanales, el drama social "empieza a hacerse un hueco entre la primacía de la telenovela".

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios