Globos de Oro: la antesala castaña de los Oscar desprecia las series de televisión

En las categorías pertenecientes a la pequeña pantalla se adivina un sorprendente vacío en la agenda de los votantes, que últimamente no han visto ningún drama que merezca la pena

Foto: La Asociación de la Prensa Extranjera no cree que ninguno de estos dos se merece un premio.
La Asociación de la Prensa Extranjera no cree que ninguno de estos dos se merece un premio.

La suerte está echada y el próximo 7 de enero los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera entregarán sus reconocimientos a las mejores series de 2017. O mejor dicho, a las producciones televisivas que ellos creen que son las mejores del último año. El matiz puede parecer una obviedad, pero es la única forma de tomarse estos premios sin que, siendo aficionado a las series de televisión, te den ganas de volar hasta Hollywood y preguntarles a los votantes de marras qué han estado haciendo estos últimos cuatro meses. O si la lista de nominados se la han pasado sus colegas de la Academia de la Televisión, que en septiembre entregaron sus Emmys con un panel de nominados parecido al suyo.

Hace años que la aficionada que llevo dentro aprendió que los Globos de Oro, como los Oscar, los Emmy o cualquier galardón que entreguen al otro lado del charco, no son cosa únicamente de un grupo de sesudos votantes que se dedican única y exclusivamente a ver series, o películas, para discernir cuál de ellas es la mejor. Las campañas de promoción, las fiestas de postín, los Harvey Weinstein de Hollywood y el poder de las distribuidoras también cuentan a la hora de premiar una producción. Así que no, el sistema de elección de las series que pasarán a la Historia de la "antesala de los Oscar" no es tan limpio, ni tan meritorio como a cualquier aficionado le gustaría pensar. Pero aunque asumas eso, hay omisiones que duelen, y más viniendo de unos señores que se supone que se dedican a ver y escoger lo mejor de lo mejor.

Pero comencemos por los que sí están, y no se lo merecen. ¿Katherine Langford nominada por 'Por Trece Razones'? ¿Liev Schreiber por 'Ray Donovan'? ¿Otra vez? ¿Para qué? ¿Por qué está Bob Odenkirk como protagonista de 'Better Call Saul' pero la serie ha tenido que ver cómo 'Juego de Tronos' o 'This is Us' le comían la tostada? ¿'Black-ish' otra vez? ¿Para qué? ¿Cumplir con la cuota afroamericana? ¿Y por qué no 'Dear White People' entonces? ¿'Fargo' en su peor temporada? ¿Desde cuando producciones tramposas como 'The Sinner' tienen un hueco en un evento de tal envergadura? ¿Cuánto se han estrujado la mollera para encontrar cuatro actores de cine en la nominación de mejor actor de miniseries? ¿Christian Slater por 'Mr. Robot' y Chrissy Metz por 'This is Us'? ¿En serio?

Dos hombres que se merecían una nominación y no la tienen, los protagonistas de 'Mindhunter'.
Dos hombres que se merecían una nominación y no la tienen, los protagonistas de 'Mindhunter'.

Ausencias imperdonables

Hechas las aclaraciones pertinentes, llega el momento de analizar las que no están, esas series que a todas luces parecían destinadas a conseguir su minuto de gloria en la ceremonia y ni siquieran han sido convocadas para pasar por la alfombra roja. Y para mí hay ausencias que resultan difícilmente asumibles cuando crees que los señores que votan saben (o deben saber) todo lo que pasa por la pequeña pantalla. Producciones que, en algunos casos, han logrado el aplauso de la crítica y el público, pero que no valen lo suficiente para los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera.

La primera, y más sorprendente, omisión es la de 'Mindhunter'. Me he pasado por iMDB para ver si los votantes sienten el mismo desprecio por David Fincher que por David Simon, el padre de 'The Wire' y 'The Deuce' entre otras. La respuesta es negativa pero, curiosamente, el único Globo de Oro que tiene el director de la serie de Netflix es por 'La Red Social' que, seamos sinceros, es probablemente su peor película. Así que sólo cabe pensar que la Asociación en su conjunto se perdió el estreno de la producción criminal, aplaudido por cualquiera que se haya limitado a sentarse frente al televisor. Pero obviado con tanta rotundidad que ni siquiera sus protagonistas han merecido un hueco en la categoría de mejor actor principal dramático, formada por grupo de nombres que, digámoslo claramente, huele a rancio y populista.

Pero si esto no les sorprende demasiado, prepárense porque en comedia el órdago es aún mayor. A nadie que conozca el mundillo televisivo norteamericano se le escapa que el amor que la Academa de la Televisión ha tenido por 'Veep' no tenía nada que ver con el trato que le proporcionaban los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera a la comedia de HBO. Forma parte del circo, y mientras los académicos le reconocian con casi una veintena de premios, los críticos apenas les han nominado media docena de ocasiones. Hasta este año, que han debido de pensar que era más lógico mantener 'Black-ish' mientras la actriz cómica más galardonada de la televisión se quedaba en su casa viendo la ceremonia por televisión. Doloroso, más por la serie que por la actriz, quizá porque la categoría de mejor actriz cómica sea la más completa de todas.

Esta cara se le ha quedado a Ian McShane después de comprobar que 'American Gods' tampoco merece ser nominada.
Esta cara se le ha quedado a Ian McShane después de comprobar que 'American Gods' tampoco merece ser nominada.

Más allá de lo clásico

Resulta sorprendente que señores que se dedican a reconocer un medio tan popular y universal como es la televisión insistan en guardar unos asientos a los padres de la pequeña pantalla, las cadenas tradicionales, mientras obvian producciones que traen nuevos aires al mundo de las series. Y así, mientras Freddie Highmore y Sterling K. Brown (enormes intérpretes contra los que no tengo nada) defenderán el honor de la televisión clásica, nadie vaya a alzar su escudo y su espada por producciones que se salen de lo tradicional. Como 'American Gods', narrativamente sorprendente, visualmente implacable y con grandes interpretaciones que, sin embargo, no merece ni las migajas de la interpretación secundaria.

Algo similar sucede con 'The Leftovers', el drama de HBO que este año ha dicho adiós a sus seguidores sin conseguir ni una mísera nominación tras tres temporadas en pantalla. El trabajo de intérpretes como Carrie Conn, Ann Dowd, Christopher Eccleston o Justin Theroux ha llevado a críticos de todo el mundo a analizar hasta la extenuación una serie que no era popular pero sí notable. Pero esto a los miembros de la Asociación no les preocupa lo más mínimo, porque aunque son críticos, en realidad lo que quieren es que sus nominados no estén demasiado lejos de aquello que disfruta la audiencia. Y claro, ahí encaja mucho mejor 'Stranger Things' o 'Juego de Tronos' que 'The Leftovers'.

Jeffrey Tambor hizo historia con 'Transparent' y ahora ambos son repudiados.
Jeffrey Tambor hizo historia con 'Transparent' y ahora ambos son repudiados.

Las ausencias "forzosas"

Todos estos olvidos, porque seguro que son eso, tienen explicaciones lógicas. Por un lado, ser miembro de la Asociación y sobrevivir a los Globos de Oro, debe ser complicado con tanta categoría para votar. Por otro, seleccionar una producción que merezca la pena ver, pero no cuente con nadie incómodo en su elenco debe ser complicado en estos tiempos en los que Hollywood vive de demanda en demanda. Asi que, de un plumazo, y tras tres temporadas exitosas, 'Transparent' ha desaparecido del mapa de los nominados, no vaya a ser que al denunciado Jeffrey Tambor le de por aparecer por la ceremonia.

El caso de 'Better Things' es aún más sangrante, quizá porque mientras la producción de Amazon va perdiendo seguidores, la comedia de FX que en España podemos ver en HBO suma adeptos con cada una de sus entregas. La segunda temporada de la producción protagonizada por Pamela Adlon ha visto como esta era nominada al galardón de la mejor actriz cómica, pero se ha quedado fuera de la categoría de mejor comedia. Tal vez esto esté relacionado no con su calidad, que se supera en cada episodio, si no con los responsables de la producción. Porque en los títulos de crédito, junto a la maravillosa Adlon aparece otra de las figuras más controvertidas de los últimos meses, Louis C. K. E imagínese usted qué papelón el del realizador de la ceremonia si 'Better Things' es reconocida y el cómico sube al escenario a dar las gracias.

En este aspecto, la pantalla grande ha estado mucho más hábil y, borrando de un plumazo a Kevin Spacey, 'Todo el dinero del mundo' ha conseguido incluso nominar a Christopher Plummer, que hasta antes de ayer todavía estaba rodando las escenas que meses antes había grabado su colega de profesión. Supongo que en una asociación tan políticamente correcta y amigable como la de los señores de la prensa extranjera, no enviar una invitación a tipos como Tambor o Louis C. K no se contempla, porque para eso hay que tomar partido. Y eso ya es mucho pedir a un grupo de informadores de algo tan frívolo como el cine o la televisión. ¿O no?

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios