'Broken', la durísima serie británica con Sean Bean como cura piadoso de oscuro pasado

Movistar Series estrena el lunes esta miniserie de la BBC compuesta por seis episodios y que narra las dificultades de una comunidad azotada por la crisis

Foto: Imagen de Sean Bean, que en 'Broken' interpreta al padre Michael Kerrigan.
Imagen de Sean Bean, que en 'Broken' interpreta al padre Michael Kerrigan.

Año 2017, norte de Inglaterra. Christina Fitzsimmons tira de su hija pequeña mientras camina apresuradamente por las calles vacías de su ciudad. Las persianas de los negocios están cerradas, no porque sea demasiado temprano, sino porque la crisis los ha liquidado. Una sucesión de tiendas que vivieron tiempos mejores y que ahora solo constribuyen a convertir las aceras en lugares fantasma por los que nadie pasa. Christina sigue caminando, y después de una pequeña carrera entra en la iglesia de su barrio. Allí, el padre Michael Kerrigan va a comenzar la misa dominical, a la que seguirán los preparativos de las primeras comuniones que se celebrarán en unas semanas. Unos compromisos con los que Christina, que debe ir a trabajar, no contaba.

Suena su teléfono móvil. La jefa de Christina llama para saber por qué llega tarde. El padre Kerrigan se ofrece para acercar a su hija a casa cuando terminen los preparativos de la celebración. Christina corre hacia la sala de apuestas en la que trabaja. Pero sus explicaciones no servirán de nada. Cuando llega al local, su jefa ha encontrado el papel que puso en la caja registradora para dejar constancia de las 60 libras que había cogido prestadas. La última gota sobre un vaso que hace tiempo que se desborda, aunque tal vez no sea culpa de Christina, o de su jefa. Ambas discuten, y la sufrida madre es despedida. Se queja. Su exjefa le abofetea. Christina le devuelve el golpe. Se agarran de los pelos, y acaban en el suelo mientras un cliente continúa enganchado a la máquina tragaperras, que quiere más monedas.

Con la nariz ensangrentada, Christina recorrerá el camino hacia su casa preguntándose qué va a hacer con su vida. Y con la de sus tres hijos. Ella es la encargada de cuidarlos y alimentarlos, con su salario y con la pensión de su madre. Una mujer viuda que rejuvenece mientras cuida de sus nietos, y permite a Christina vivir con algo más de holgura que la que le proporcionaba su sueldo de la casa de apuestas, en la que cobraba una libra a la hora. Pero hasta ese mísero trabajo lo ha perdido, y sin prestación por desempleo ni empleo, la comunión de su pequeña parece el más inoportuno de los eventos y la última de sus preocupaciones. Porque sus problemas no han hecho más que empezar.

Con este punto de partida arranca 'Broken' la producción de la BBC que el lunes estrenará en España Movistar Series (22:30h.) Con el prestigioso creador británico Jimmy McGovern a cargo de la dirección y el guión de la historia, esta serie compuesta por seis episodios se centra en el padre Kerrigan y sus feligreses, vecinos de una ciudad deprimida del norte de Inglaterra. Una comunidad azotada por la crisis, en la que los problemas económicos se convierten en la semilla de otro tipo de conflictos relacionados con la tolerancia, la convivencia o o el respeto a los demás.

Christina Fitzsimmons con sus tres hijos (Movistar)
Christina Fitzsimmons con sus tres hijos (Movistar)

La comunidad después de la crisis

Con Sean Bean ('Juego de Tronos', 'El Señor de los Anillos') en el papel del padre Kerrigan, 'Broken' desvela poco a poco las dificultades que atraviesan los miembros de su comunidad a partir de la relación que el protagonista desarrolla con ellos. Así, tras desvelar en el primer episodio el particular drama de Christina Fitzsimmons, la producción introduce los problemas de una mujer adicta al juego, cuyas decisiones le han llevado a una situación irreversible para ella y su familia. Posteriormente llegarán el joven policía local y padre de familia que, tras un incidente, se ve dividido entre su deber moral y su futuro profesional. O la madre católica, fuerte y optimista que sin embargo lleva una vida cargada de dificultades.

El padre Kerrigan es un hombre carismático en su comunidad, que participa en actividades relacionadas con el colegio y las asociaciones presentes en el barrio. Además de cumplir con sus obligaciones religiosas, el cura tiene tiempo de visitar a los parroquianos enfermos, mediar en reuniones escolares sobre jóvenes problemáticos o proporcionar vales del banco de alimentos a las familias más necesitadas. Una dedicación absoluta con la que trata de expiar sus propios pecados. Porque el inconformista representante de la Iglesia Católica debe lidiar con su oscuro pasado y sus propios fantasmas, que no dejan de atormentarle en los momentos más inesperados. Una lucha interna que sin embargo no le impedirá ser consejero o confidente de sus feligreses, que tratan de reconciliar sus creencias con los desafíos del día a día.

Secuencia de 'Broken'. (Movistar)
Secuencia de 'Broken'. (Movistar)

McGovern, padre del drama

Estrenada en primavera por la BBC, 'Broken' es uno de los dramas más aplaudidos del año en Reino Unido. Su apuesta por el realismo social y por las historias cargadas de situaciones dramáticas siguen la estela de otras producciones estrella de la televisión británica, como 'Broadchurch' o 'Happy Valley'. Series en las que la historia principal llega acompañada de pequeños relatos en los que la más cruda realidad se impone en la vida de cada uno de los personajes. Una apuesta avalada por el currículum de su creador, Jimmy McGovern.

Presente en la industria televisiva desde mediados de los años 80, McGovern fue reconocido una década después por la primera de sus muchas creaciones notables, 'Cracker'. Y en la última década ha recogido dos Emmy internacionales, en 2010 por 'The Street', en 2011 por la imprescindible 'Accused', que también le sirvió para lograr el BAFTA al mejor guión dramático. Una trayectoria imparable, en la que destaca el compromiso del guionista por llevar a la pequeña pantalla historias de personas reales, que viven en los lugares más deprimidos del país. Dramas que consiguen llegar a la audiencia gracias a las buenas interpretaciones de sus estrellas, pero también por culpa de la brillante escritura de McGovern, especialista en construir las tragedias humanas más desgarradoras de la televisión británica.

El padre Michael, dispuesto a afrontar sus propios problemas. (Movistar)
El padre Michael, dispuesto a afrontar sus propios problemas. (Movistar)

Los demonios del párroco

El padre Kerrigan es el hilo conductor de las historias que el guionista quiere llevar a la pantalla, pero también el instrumento necesario para expresar sus inquietudes en torno a la fe. La continua expiación en la que vive el protagonista de 'Broken', permanentemente acosado por sus recuerdos, sirve para llevar a la pantalla un nuevo punto de vista sobre los representantes de la iglesia. El sufrimiento de Kerrigan en su niñez, y los hechos que marcaron su adolescencia, son el punto de partida de su fe, el salvavidas al que se agarró cuando, cansado de sufrir, llegó a plantearse el suicidio. A partir de ese momento Kerrigan canaliza su angustia, y decide convertirla en esperanza para todos aquellos que se preguntan si realmnente Dios está ahí cuando más se le necesita.

Acompañada por una banda sonora con aires norteamericanos, en la que Nina Simone y algunos de sus colegas acompañan musicalmente las tramas, 'Broken' es una producción tan notable como difícil para el espectador, en la que la realidad se impone sobre cualquier atisbo de prosperidad o alegría. Una producción para la que McGovern confesó que se inspiró en '¡Qué bello es vivir!' "¡excepto que es más largo y un poco más oscuro a veces!". Tal vez porque como George Bailey, el padre Kerrigan encuentra en los demás los motivos necesarios para seguir adelante con su (a veces insoportable) existencia.

Desde Melmac
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios